Cerrar

Ir

La guerra contra las drogas y víctimas colaterales

Matar a nuestra gente en nombre de la lucha contra las drogas no ha disminuido el consumo de estas, pero sí asegura la expropiación de nuestros recursos naturales, la vulneración de los derechos humanos y la militarización de nuestras comunidades para convertirlas en campos de guerra y explotación.
Tipo de Nota: 
Opinión

La guerra contra las drogas y víctimas colaterales

08 de Abril de 2016
Tiempo aproximado de lectura: 6 mins

Redes-lateral

Han pasado ya 45 años desde que Richard Nixon les declaró la guerra a las drogas y abrió la puerta a una lucha militarizada que en la región latinoamericana ha dejado como saldo miles de muertos y desaparecidos que no precisamente responden a la imagen del narcotraficante despiadado, sino a familias, niños y jóvenes con poca o ninguna relación con el narcotráfico, pero a quienes ser pobres en medio de esta guerra los convierte en desafortunadas víctimas colaterales del subdesarrollo.

Ya lo decía Chomsky. La guerra contra algunas de las drogas provee un eficaz motivo para la intervención de Estados Unidos en nuestras regiones que realmente no tiene que ver con las drogas, pero permite la limitación de libertades civiles y la represión de tensiones o conflictos sociales, de modo que se asegure la hegemonía de esa nación.

Esta lógica de guerra se ha sostenido a través de estrategias de seguridad ejecu...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a