Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Ocho casos y siete empresas que se beneficiaron de “La Línea”
Ir

Ocho casos y siete empresas que se beneficiaron de “La Línea”

Los informes judiciales muestran la participación de agentes aduaneros como nexo entre importadores y la red externa encargada de gestionar la defraudación. Despliegan los correos electrónicos, los mensajes de texto y los chats para coordinar las acciones y la alteración de documentos.
Cotzojay explica que la empresa importa vasos de vidrio a Q39 las cajas de seis docenas, así como tazas para café a Q39 la docena, pero que estas últimas han subido de precio en los últimos días a Q43 la docena “por problemas en las aduanas”.
Local de Comercial La Victoria ubicado en la Avenida Elena 27-29, zona 3.
Domicilio reportado para Importadora Flash e Importadora Bolvito ubicados en Avenida Bolívar 39-70, zona 3
Dirección registrada a nombre de Yiyi, S.A. ubicada en 4 Avenida 19-30, su propietario confirmó que operan con el nombre Almacén Kosta.
Dirección registrada para la empresa Mongar S.A. ubicada en la 7 Calle A, 17-60 zona 6.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 41 mins

Corruptos y corruptores se encuentran en los extremos de “La Línea”. Esta es la reconstrucción de ocho casos que son parte de la investigación que la CICIG y el MP realizaron sobre la red de corrupción y defraudación aduanera a la que Plaza Pública tuvo acceso. Aquí se exponen las indagaciones de las empresas que aparecen en el expediente judicial en la fase de acusación contra los sospechosos de integrar la estructura. La mayoría de los casos registrados en el expediente corresponden a compañías importadoras de toda clase de productos, desde repuestos de motocicleta hasta zapatos; ropa interior, vajilla o productos de plástico. Esta es una pequeña porción del total de investigaciones en marcha.

A “La Línea” no llegaban incautos. Esto se deduce después de leer alrededor de 600 páginas de informes y 1,000 de documentos de respaldo. La defraudación aduanera para muchos de los usuarios de “La Línea”, no empezaba al llamar al número telefónico que les garantizaba pagar menos impuestos, sino desde el momento en que realizaban la compra del producto importado. En estas facturas (la mayoría provenientes de Panamá, China e India) las mercancías ya estaban registradas con un valor menor, o incluso eran diferentes a lo que en verdad llegaban al puerto.

Muchos de los clientes de “La Línea” iban en busca de un servicio que sabían disponible: pagar a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), un 40% del impuesto que les correspondía, entregar un 30% como soborno a la estructura criminal, y ahorrarse (al defraudar al fisco) el restante 30%. Con esta medida, el Estado perdía el 60% de la recaudación en los furgones ingresados bajo esa modalidad. Hasta ahora no hay un estimado del total de los recursos que el Estado de Guatemala dejó de recibir por el desfalco de esta estructura desarticulada el 16 de abril. Los investigadores han calculado, grosso modo, que cada semana, “La Línea” obtenía un promedio de Q2.5 millones. Lo que sí documentó la investigación de la CICIG y el MP, es que entre mayo de 2014 y febrero de 2015, al menos 500 contenedores usaron el servicio exprés de defraudación que pretendió convertirse en el monopolio de las aduanas. Información extraoficial del caso sitúa en cerca de 2,500 los estudiados hasta este momento de la investigación.

A la estructura llegaban importadores de una gran variedad de productos: ropa, zapatos, accesorios, vajillas, repuestos de vehículos… Los empresarios, usuarios de esta red, consignados en el informe judicial, son importadores de productos al mayoreo que, en muchos casos, luego venderán a comerciantes informales. Los informes del Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), no incluyen un listado de todos los involucrados. Cómo lo apuntó el comisionado, Iván Velásquez, al revelar el caso “Bufetes de la impunidad”, la comisión no pretende publicar “listas negras” sino presentar casos o “eventos”, como los llaman en los reportes, perseguibles penalmente. La CICIG ya adelantó que investigan alrededor de 40 casos de evasión vinculados a la estructura criminal.

Los informes judiciales muestran la participación de agentes aduaneros como nexo entre importadores y la red externa encargada de gestionar la defraudación. Despliegan los correos electrónicos, los mensajes de texto y los chats para coordinar las acciones y la alteración de documentos. Los seguimientos policiales probaron que el contacto de los clientes con la organización externa era a través de los mandos medios, como Julio César Aldana Sosa, encargado externo de la Aduana Puerto Quetzal. La relación de los importadores con la SAT se limitaba al eslabón más bajo de la institución, los técnicos aduaneros, y siempre por mediación de la red externa. Unos pocos tenían contacto con jefes externos de la red, como Osama Ezzat Aziz Aranki, quien dejó de operar el 12 de agosto de 2014, y después con los nuevos liderazgos, como Francisco Javier Ortiz Arreaga.

[frasepzp1]

Un exfuncionario de la SAT de alto rango, quien pidió el anonimato por temor a represalias, indicó que las prácticas más recurrentes de defraudación por parte de los importadores son desde el origen, es decir, desde la empresa extranjera que vende el producto: reportan productos de una calidad diferente a la real (lo cual implica menos impuestos), registran una cantidad menor a la que se transporta, un peso menor al verdadero, o consignan un tipo de producto libre de impuestos, y en ocasiones una mezcla de todos estos procedimientos anómalos. El expediente judicial del caso “La Línea” confirma estas prácticas.

“Muchos importadores se la juegan cargando los contenedores con productos que no se corresponden con lo que declaran. Saben que si el Selectivope (el sistema automatizado que decide cuáles contenedores se revisan y cuáles no) da verde, pasan y pagan menos; si les sale rojo, el técnico aduanero los revisa y deben pagar más. El problema es la arbitrariedad en el que puede caer el técnico, y peor aún, este caso en que vemos que existía una red que los tenía comprados”, explica el exfuncionario.

Como se detalla en “Negocios, traiciones y la voluntad de monopolizar el fraude” los agentes aduaneros eran el contacto entre importadores y la red externa a la SAT, eran quienes trasladaban los documentos de los empresarios. A su vez, la red externa giraba órdenes a los técnicos aduaneros, conocidos como “vistas”, para que no reportaran alteraciones, o incluso para hacer rectificaciones de los pagos por valores menores a los que les correspondía cancelar.

Todo esto con la colaboración de algunas de las más altas autoridades de la SAT. Una maquinaria bien engrasada de defraudación que operaba, además en las narices del Directorio de la SAT.

El pasado 17 de abril, un día después de las capturas de los integrantes de la presunta red criminal, el miembro del directorio de la SAT Rodrigo Montufar Rodríguez negaba que se hubiera reportado alguna anomalía en los informes de recaudación que llegaron al directorio. “No, no, yo mismo estuve en varias aduanas y el problema que había era eminentemente técnico: se cae el sistema, hay una mala distribución del personal y resulta que en las cabinas de atención de los furgones, que son cuatro o cinco, los turnos están mal distribuidos, y hay un solo receptor y entonces se hacen unas colas de furgones de varios kilómetros…”, explicó a Plaza Pública tras salir de una citación en el Congreso de la República.

La pieza clave para seguir la pista de los posibles evasores es el formulario de la Declaración Única Aduanera (DUA), que llena el propio importador y que determina cuánto se pagará de impuestos. El DUA es el hilo que utilizaron los investigadores y analistas para vincular a importadores, agentes aduaneros, responsables externos de la red y a los técnicos aduaneros responsables de contrastar lo que se consigna en los documentos con lo que en verdad contienen los furgones. Estos números se repitieron en correos electrónicos y llamadas telefónicas interceptadas. Como elementos de la investigación también figuraban fotografías en seguimientos policiales a los sospechosos. Los análisis de la fiscalía recopilaron las pruebas más contundentes con las que construyeron casos que sirven como ejemplo del funcionamiento de la organización y que pone nombres y apellidos a empresarios que probablemente serán acusados de participar en la defraudación.

1.Importadora Flash / Sandalias por zapatos

Llamada telefónica interceptada por los investigadores 14/05/2014 16:33 HRS.

Conversación entre Julio Aldana, encargado externo de “La Línea”, Puerto Quetzal, y Miguel Esquivel, auxiliar de Julio Aldana:

Julio Aldana: Entonces te voy a pasar un correíto ahorita.

Miguel Esquivel: Está bueno.

Julio Aldana: Mira el de chancla, te voy a pasar el detalle, pero ahí dice zapato, y dice que le pongamos todo chanclas, entonces una sola línea y la quiere poner como la chancla de la barata, la plástica.

Miguel Esquivel: Está bueno.

14/05/2014 17:00 HRS.

Julio Aldana: Mira la de… la del calzado. Ahí te acordás que todo se le va a poner de la chancla, de la plástica, de la más barata, va...

Miguel Esquivel: Va esta bueno. Te encargo también, entonces, los manifiestos y los fletes.

El número de Declaración Única Aduanera (DUA) es el 302-4514997, registrado por Pedro Ico Chocooj, a nombre de Importadora Flash, su dirección registrada es la Avenida Bolívar 39-70 Apartamento B, zona 3, Guatemala. En las escuchas se dice que en el furgón vienen zapatos, pero deben ser registrados como sandalias.

Los zapatos tienen un gravamen superior de impuestos al de las sandalias, la red defraudaba al registrar el ingreso de zapatos como si estos fueran sandalias. Al constatar con información pública del Portal de SAT se estableció que el 17 de mayo de 2014, tres días después de la conversación interceptada, se realizó una rectificación del contenido del furgón, cuya descripción dice “SANDALIAS SINTÉTICAS DE 4TA CALIDAD”. El registro original fue consignado el 15 de mayo de 2014.

En un correo electrónico enviado por Julio Aldana, desde la dirección asetea01@yahoo.com, el 15 de mayo de 2014, el auxiliar Miguel Esquivel, recibió la póliza de la que hablaban por teléfono. El pago acordado fue de Q25,860.57 como impuesto. En el correo se incluyó una factura emitida por una compañía China, Xiamen Million Kan Trading Co LTD, por 28,840 pares de “SANDALS SINTETIC 4 QUALITY” (sandalias sintéticas de cuarta calidad), a US$0.30 el par. Los documentos fueron aceptados sin cuestionar el contenido real del furgón.

El agente aduanero de esta transacción fue Francis Adrián López Ramos (aún no detenido y sin que se conozca que tiene orden de captura), un nombre que se repite en otros casos.

Al tener problemas con el sistema informático, Aldana se comunicó con su jefe, Osama Ezzat Azziz Aranki, al número telefónico de la empresa Río Jordán, registrada en la 19 calle 3-11, zona 1, para que este le ayudará a acelerar el paso de un contenedor por la aduana de Puerto Quetzal.

16/05/2014 12:31 HRS.

Julio Aldana: Fíjese que no nos volvió a dar firma, nos tira que puede ser el agente, pero yo no creo que hayan quitado el agente, el 302, o que no les haya tomado bien la dirección adicional.

Flor de María Sosa (auxiliar de Aldana): Es que tal vez es el agente, porque ellos no han trabajado con nosotros.

Julio Aldana: Pero es que yo sí, como yo les sacaba a ellos, y les saqué dos hace como ocho días, por eso me extraña que no dé firma (…)

Flor de María Sosa (auxiliar de Aldana): También le iba a decir que… lo de la chancla, si se pudo sacar ¿verdad?

Julio Aldana: La chancla ya está en rampa, ya en un ratito la van a revisar.

En la dirección reportada por Importadora Flash se encuentra un local similar a las decenas de locales de venta de ropa, zapatos y accesorios de vestir de la Avenida Bolívar, el epicentro de los comerciantes mayoristas. Quienes atienden el local dicen que el comercio no tiene nombre, y aseguran que no tienen teléfono. Es un pequeño negocio de no más de cinco metros de ancho por diez de profundidad, junto a un comedor que comparte la misma dirección. Este local, además, tiene una dirección semejante a la empresa del “evento 2, Importadora Bolvito” consignado en el informe: Avenida Bolívar 39-70 Apartamento B, zona 3, Guatemala, mientras que Importadora Flash tiene la dirección Avenida Bolívar 39-70, zona 3.

Al llamar al número telefónico consignado en la declaración de valor de mercancías registrado en el expediente judicial a nombre de Importadora Flash, un hombre quien evitó identificarse indicó que ese número no corresponde a esa empresa, sino a Almacén Estambul. Un negocio que aseguró tiene una dirección diferente: 2-58, 20 calle de la zona 1, el hombre también aseguró desconocer cualquier vínculo con la estructura conocida como “La Línea”.

2.Importadora Bolvito / Ropa interior de dama

Todo empezó con un correo electrónico a la naviera para confirmar el arribo del contenedor CAIU9212820 “A NOMBRE DE IMPORTADORA BOLVITO”, un requerimiento realizado por Julio Aldana el 26 de mayo de 2014.

Dos días después, en una conversación entre Aldana y Benjamín Estuardo Jáuregui Valenzuela (asistente de Aldana) se habla del pedido.

Estuardo Jáuregui: 99,300 quedó el de Bolvito

Julio Aldana: Ah, está bien, está bien (…)

Estuardo Jáuregui: Pedila pues, porque ahorita se la voy a pagar a Miguel; hay que cambiar partidas porque no sé qué diablos, aquí nos dio todo eso.

Un listado de precios para producto, obtenido también de intercepciones telefónicas, mostró que la ropa interior para dama paga “100/30”, o sea Q100 mil para la SAT, y Q30 mil para “La Línea”.

Entre las DUA 302-4516092 y 302-4516264 registradas para este evento, la primera ingresó el 26 de mayo de 2014, y la segunda fue la rectificación del cobro, el 28 de mayo del mismo año. Este dato es importante para la investigación porque el valor registrado en la rectificación Q98,940, es cercano a los precios aceptados por los clientes de la estructura: el “100/30” al que hacen referencia las escuchas. Es decir pago de Q100 mil como pago de impuestos, y Q30 mil para la red criminal.

En la factura de importación se registró la compra por Q98,940 “BLOOMERS SINTETICS ASSORTED” a US$0.05 la unidad a nombre de Importadora Bolvito, con dirección registrada también en la Avenida Bolívar 39-70 zona 3, Guatemala, la misma dirección de Importadora Flash; como datos del importador se consignó en la DUA a Vicente García Bolvito.

Como agente aduanero en los reportes otra vez aparece Francis Adrián López Ramos. El servicio del agente aduanero y sus auxiliares eran la contraparte “legal” de un procedimiento ilegal, el agente aduanero gestionaba el ingreso de documentación para defraudar el pago de los impuestos correspondientes, esta información provenía del cliente, pero de manera previa se había pactado con el integrante de “La Línea” que se aceptara como ciertos estos valores.

El servicio, en esta ocasión, fue completo, el cobro incluyó la asignación de una patrulla privada no identificada para vigilar al contenedor hasta su destino final. Este servicio, como se consigna en otras escuchas telefónicas del caso lo ofrecía Julio César Aldana Sosa, el encargado externo para red criminal, de la Aduana de Puerto Quetzal.

Importadora Flash comparte la misma dirección con Importadora Bolvito. Plaza Pública llamó al número registrado a nombre de esta empresa en la declaración de valor de mercancías, pero se pudo constar que la línea se encontraba desconectada.

3.Universal Baby´s  / Los triciclos de Osama que nadie revisa

El líder de la estructura externa de defraudación, según la investigación de la CICIG, hasta el 12 de agosto de 2014, fue Osama Ezzat Azziz Aranki. Además de formar parte de la red, Osama era importador.

La designación de Francis Adrián López Ramos, como agente de aduanas para esa empresa fue suscrita por el propio Osama en una carta de fecha 21 de mayo de 2014, con membrete de Universal Baby´s. El trámite lo realizó para otorgar la autorización a Transportes Shalon como encargado de realizar la entrega del contenedor a la bodega de su empresa en la 0 avenida bodega 8, 2-61 zona 16, Guatemala.

Una conversación del 24 de mayo entre Julio Aldana y Osama Azziz, da cuenta de esta transacción.

24/05/2014 12:02 HRS.

Julio Aldana: Mira, este, ¿lograste hablar con Flor?, para ver si se le va a hacer depósito o algo.

Osama Azziz: Flor no vino hoy, pero hablamos del triciclo: le van a ajustar una línea, y sin prueba lo vamos a sacar, y los otros ahí si lo vamos a arreglar.

Los triciclos a los que se refiere Azziz venían de China, y en una factura adjunta a la DUA se mencionaron los precios de los mismos que iban desde US$4.60 hasta US$6.70, para un total de US$20 mil en la factura original.

Los reportes en el portal de SAT, que permiten la consulta de DUA, de pólizas de importación y su correlativo consultados por Plaza Pública confirmaron la importación de estos productos en esa fecha. Las “pruebas” a las que se refieren son los documentos que acompañan a la declaración aduanera para dar fe de que los valores que se registraron en ésta son ciertos. Tal y como lo asegura el propio Azziz, ese contenedor pasa sin presentar ninguna “prueba” de que contenga lo declarado.

Cuando había retrasos en la importación del producto, era el propio Osama Azziz quien intervenía, como se aprecia en la siguiente escucha:

24/05/2014 14:19 HRS.

Osama Azziz: El triciclo manda a traer la liberación, vos. Van a liberar. Así el lunes mandamos las pruebas.

Julio Aldana: Ah bueno, ya quedó si acepto (que pasara el contenedor) Juan Carlos (Ávila Morán, técnico aduanero apresado el 4 de mayo).

Osama Azziz: Sí, ya hablaron

(…)

Osama Azziz: Con lo mío también, pero ahorita por lo menos el triciclo vos.

Julio Aldana: Ah, vaya.

24/05/2014 16:47 HRS.

Julio Aldana: Ya van en camino los del triciclo

Osama Azziz: Ah va, excelente ¿los otros cómo van?

Julio Aldana: Eeehhh, fíjate que Miriam nos dijo que hasta las 5 o 6 nos daba el ajuste.

Osama Azziz: Qué hija de puta.

Julio Aldana: Ese es el de zapatos y sandalias; el de linterna ya no lo dieron.

Osama no tenía mucha paciencia con los retrasos en las salidas de los contenedores que gestionaba ni con los propios ni con los ajenos. En esos casos, según consta en algunas escuchas, incluso hacía llamados directos a funcionarios de la SAT para ejercer presión.

En la dirección registada por la empresa funciona una serie de bodegas. Rodeado por un muro perimetral se encuentra un parqueo con varios vehículos (entre ellos camionetas y algunas paneles de carga), donde se puede entrever almacenes llenos de cajas y algunos guardias de seguridad privada. En este local, según reportes de seguimientos policiales, el 4 de junio de 2014 se celebró el cumpleaños de Osama Azziz, una fiesta en la cual se fotografió por primera vez a su jefe, alias “Eco”, cuya identidad fue establecida después como Salvador Estuardo González Álvarez, el presidente y representante legal de Corporaciones de Noticias (empresa matriz de Siglo 21 y Al Día) hasta el día de su captura por presunta participación en la red.

Para confirmar la dirección y teléfono consignados en la declaración de valor de mercancías, que aparece en el expediente judicial, a nombre de Universal Baby´s, y para obtener declaraciones del personal se llamó al número telefónico citado en la investigación. Nadie contestó a las reiteradas llamadas.

4.Comercial La Victoria  / Vasos de vidrio y la falsificación de facturas

Si los registros físicos no coincidían con los productos en los contenedores siempre era posible que los miembros de “La Línea” arreglaran los documentos, “ajustar” como le llama la red, para que el contenido de los furgones y los reportes no tuvieran tantas divergencias. “Ajustar”, también incluía alterar precios, siempre, claro, hacia abajo del valor real de los productos.

16/05/2014 21:45 HRS.

Miguel Esquivel: Estaba haciendo lo del vaso pero no cuadra la transferencia con…

Julio Aldana: ¿No cuadra?

Miguel Esquivel: Porque la transferencia sólo la hicieron por 1,250 cartones y son 1,300.

(…)

Julio Aldana: ¿Qué crees que podemos hacer?

Miguel Esquivel: Lo único es que hagan otra transferencia para que les acepten los valores.

Julio Aldana: Pero habría que… a la gran chucha, y…

El problema se originó, según Aldana, porque “don Hugo” (un nombre que coincide con el de Hugo Jo copropietario de importadora La Victoria), el cliente, le dijo que había quedado espacio vacío en el contenedor y el proveedor logró meter 50 cajas más del siguiente pedido de productos.

17/05/2014 08:45 HRS.

Hugo: Entonces, entonces no uses la factura, hacé una factura nueva.

Julio Aldana: Si pues, para que nos cuadre, bueno vamos a…

En la Declaración Única Aduanera (DUA) analizada para este caso (302-4515241), se tiene registrado como importadores a Julio Cotzojay y Hugo Jo, en copropiedad. Tanto en la factura adjunta como en la DUA aparece la misma dirección y la empresa registrada por los importadores: Comercial La Victoria, ubicada en la Avenida Elena 27-29, zona 3 de la ciudad Capital.

En otro de los correos interceptados a Aldana, multiserv_central@hotmail.com se encontraron imágenes de las “pruebas”, como llamaban en la estructura a los documentos que utilizan para la defraudación, sí como un registro de los pagos.

En la dirección de Comercial La Victoria, en la Avenida Elena, se encuentra una bodega de portón negro sin identificación. Una mujer pregunta por la disponibilidad de producto a uno de los encargados, y éste la hace pasar al almacén. Se le pregunta al mismo vendedor si realizan ventas al por mayor de productos como vasos de vidrio y vajilla, éste condujo a los periodistas ante uno de los copropietarios de la compañía, Julio Cotzojay, quién tras algunas preguntas les entrega una tarjeta de presentación. Cotzojay explica que la empresa importa vasos de vidrio a Q39 las cajas de seis docenas, así como tazas para café a Q39 la docena, pero que estas últimas han subido de precio en los últimos días a Q43 la docena “por problemas en las aduanas”.

Posteriormente se llamó al número telefónico entregado por Julio Cotzajay en su tarjeta de presentación para preguntarle por su vinculación al caso, pero en cuanto se mencionó el tema de “La Línea” el empresario colgó el teléfono y no volvió a contestar.

5.Importadora Mongar, S.A / Repuestos de tuc tuc, en lugar de repuestos de motocicleta

Los clientes de “La Línea” también pedían a empleados de la SAT que alteraran documentos o presentaban otros a sabiendas de que eran falsos.

En un correo del 22 de mayo de 2013, la Importadora Mongar, S.A. ubicada en 7 calle A, 17-60 zona 6, Guatemala, por medio de su representante legal, Mirna Lucrecia Montenegro, se autorizó el servicio de Transportes Shalon que contrataba para movilizar el producto y se nombró como agente aduanero a Estuardo Jáuregui, uno de los auxiliares de la estructura externa de “La Línea”, supeditado a Julio Aldana.

Una consulta en el portal electrónico de la SAT para importaciones de dos DUA, la primera el 22 de mayo, 302-4516084, y su rectificación, la 302-4516089, del 25 de mayo, mostraron cómo en ambas se declaró al contenedor como cargado con “REPUESTOS VARIOS PARA TUC TUC (LOTE)”. Iguales datos se registraron en una factura proveniente de la India “AUTO MOTIVE MOTORCYCLE”.

Pero las escuchas revelan que este dato de la declaración es falso:

24/05/2014 11:13 HRS.

Manuel Recinos (verificador de rampa de la SAT): Fíjate vos que lo que viene ahí son babosadas para moto, no para tuc tuc.

Julio Aldana: ¿Para qué? ¿Cómo está la cosa?

Manuel Recinos: Que los repuestos que viene ahí son para moto no para tuc tuc, y el problema es que si es para moto, por las fotos, como me dice aquel, y ahí cómo le hacemos porque viene al cero y lo pusieron todo a 0.25 (valor de cada pieza a un precio irreal). Entonces para tuc tuc no hay como sacarle, no tenemos base, va vos, y hay que subirle 10, entonces eh, él me dice: mira cómo le hago si lo que viene es para moto va vos.

(…)

Manuel Recinos: Si aquel se la juega, lo va a meter de moto ahí.

24/05/2014 11:15 HRS.

Julio Aldana: Ya, ya está listo el ajuste, ahorita me llamó el vista que lo tiene, que dice que lo que viene ahí no son repuestos para tuc tuc.

(…)

Julio Aldana: Que son cosas para moto dijo.

Byron (cliente): Vaya pero él, los tuc tuc son como tipo moto.

Julio Aldana: Sí, lo único que es que… el tuc tuc, no paga… el tuc tuc solo se va con IVA.

Byron (cliente): El tuc tuc, sí.

Julio Aldana: Ajá y los de la moto si llevan DAI (Derechos Arancelarios sobre Importaciones)

Byron (cliente): Llevan.

Julio Aldana: Si llevan DAI, si tendrías que pagar el ajus… el IVA y el impuesto, va. Pero dice aquel que tiene unas fotos de repuestos de tuc tuc que él las puede meter.

Byron (cliente): ¿Por qué no me las mandas?

Julio Aldana: No, tiene unas de las que tiene ahí en la base para poder presentar su reporte, pero lo que pasa que el cuate quiere que le pasemos algo a él.

El sentido de esta intercepción telefónica era claro, pese a que la declaración de aduanas y otros documentos proporcionados por el importador reportaban que el contenedor traía sólo repuestos de tuc tuc, en realidad se incluyeron sólo repuestos de motocicleta, los cuales están gravados con más impuestos. Ante esta situación, el técnico aduanero ofreció utilizar fotografías de otro contenedor que sí trajo repuestos de tuc tuc, para pasar su reporte y no cobrarle los tributos debidos a esa mercadería.

Las comunicaciones también involucraron al técnico de aduanas Carlos Ixcut Cuc, para que “se la juegue” y a un cliente que identifican como “Byron Navarijo”. Además se registró a Josué Morales como el encargado de enviar el aviso del arribo del contenedor a la red. Según registros de Guatecompras la Importadora Mongar tiene como representante legal a Víctor Rubén García Cabrera, con dirección en la 7 calle y 17 avenida de la zona 6, datos que coinciden con los reportados en la DUA. Las escuchas también reportaron un error en el número del marchamo del contenedor, y para evitar un retraso al solicitar una carta a la naviera los agentes de “La Línea” decidieron sobornar al mismo técnico aduanero para que no registrara esta diferencia en el número de marchamo según el informe judicial.

En el domicilio consignado para Importadora Mongar hay un garaje identificado con el mismo nombre en el cual se desarma una motocicleta, al fondo del local una fotografía con una veladora que conmemora a un piloto de tuc tuc muerto. Al fondo de la cochera está una oficina en donde su encargada explica que en el local alguna vez se vendió repuestos de motocicleta, pero ahora solo se venden de tuc tuc.

Al consultar vía telefónica a la dependiente de Importadora Mongar, quien no se identificó, sobre la mención de esta empresa en el expediente judicial del caso “La Línea”, ésta dijo que “los dueños nunca vienen” a las oficinas y que no estaba autorizada para proporcionar un número telefónico. Se proporcionó el contacto de Plaza Pública para recibir cualquier respuesta de los dueños de Importadora Mongar si decidían hablar más tarde, pero al cierre de esta publicación no se habían comunicado.

6.Importadora La Victoria / El costo de un contenedor de loza

En otro caso que también involucra a la Importadora La Victoria, el encargado de Puerto Quetzal para “La Línea”, Julio Aldana, indicó que el cobro para un contenedor de 40 pies, con loza (platos de cerámica), era de Q45 mil para pago en SAT, y de Q15 mil para la estructura. Los precios son acordados por la estructura y se sistematizan en un listado.

El cliente, como en el caso anterior, fue Importadora La Victoria, compañía que tiene registrados a Julio Cotzojay y Hugo Jo, como copropietarios.

17/07/2014 13:40 HRS.

Conversación entre César Rodríguez, asistente de la red externa, y Julio Aldana.

César Rodríguez: La loza (4 contenedores con ensaladeras y platos de dos diferentes tamaños) está a 40-15 (Q40 mil para la SAT y Q15 mil para la estructura) en el listado, pero ¿ese precio es del (contenedor) de 20 pies o el de 40 pies?

Julio Aldana: Es el de 40

César Rodríguez: 40, ah vaya, dice que los maniquíes están un poco altos vos, yo siento que también, pero no sé si así está el precio.

Julio Aldana: Sí, ese es el precio, vos.

César Rodríguez: Ese es el precio, 50-20.

Julio Aldana: Y fíjate que ese precio está más o menos como lo estaban sacando antes de “La Línea”, o sea no está mal el precio.

César Rodríguez: ¿No está mal? Ah vaya, como en el anterior estaba 35-15

Julio Aldana: Ah, pero, imagínate, 35 (Q35,000) si está muy pisado

César Rodríguez: No, o sea, en el listado primero que me diste.

En esta escucha además de mostrar cómo se había establecido una lista de precios según el tipo de producto se evidenció que la práctica de “ajustar” los precios era común en redes de defraudación que ya actuaban antes de “La Línea”. Cómo se mencionó en un caso interior uno de los copropietarios de esta empresa, Julio Cotzojay, cortó la comunicación al preguntarle por el caso.

7. Distribuidora Génesis. / Un ajuste de líneas “para no complicarse”

La defraudación aduanera realizada por la estructura también incluyó en ocasiones una revisión anómala del contenido de la mercadería. Si el técnico aduanero decidí realizar una revisión de todo el contenedor, al pasar este por el selectivo rojo, una llamada de jefes de la red aceleraba el proceso o limitaba la revisión a unas cuantas “líneas” de la declaración de mercadería. Las “líneas” son cada uno de los ítems declarados: 1 paquete de repuestos de 20 unidades, 1 paquete con 200 pares de sandalias… En este caso el contenedor variado tenía 74 “líneas” y el técnico aduanero solo revisó seis con lo cual el importador se ahorró cualquier ajuste en el tributo en el resto de ítems.

Entre el 17 y 18 de junio de 2014, se documentaron 11 sesiones de audio y un correo electrónico, alrededor de un contenedor de contenido variado importado por Distribuidora Comercial e Industrial Génesis registrada en Diagonal 6, 11-97 zona 10, edificio Centro Internaciones oficina B-210.

18/06/2014 9:54 HRS.

Julio Aldana: Este, fíjate que sólo seis líneas tocó aquel para no complicarse. Entonces, eh, lo que voy a hacer es que ahorita me las van a reenviar en un mensajito y se las mando, a Silvia, tal vez más fácil así.

Hombre (no identificado): Pues, mira, no sé cómo, si sólo esas líneas son y cuánto, yo pienso que no hay clavo.

Julio Aldana: Se las voy a mandar a aquel ahorita, ahora si necesitan que le envíe la audiencia se la mando.

Hombre (no identificado): O también sabes qué: que tomen, que le tomen una foto y que la manden por el chat, hombre.

En una sesión telefónica anterior, Estuardo Jáuregui le explicó a Aldana que el “ajuste” que realizó el técnico aduanero llegó a Q78,600, por “seis líneas”. Distribuidora Comercial e Industrial Génesis, cuyo Número de Identificación Tributaria coincide tanto en la Declaración Única Aduanera como en las facturas y el registro de la empresa en el portal de Guatecompras, con dirección en el edificio Centro Internaciones en la zona 10. Roberto Leonel Álvarez García y Edgar René Avendaño Medrano son los representantes legales registrados de la compañía.

El contenido consignado de este furgón incluyó desde abanicos de plástico, hasta agendas y accesorios para el cabello.

Al buscar la oficina B-210 en el edificio Centro Internaciones, donde se encontraba registrada la Distribuidora Comercial e Industrial Génesis, se encontró un despacho rotulado Servicios Paleo Consultores. En esta oficina una recepcionista hace pasar a los clientes y les pide sentarse en una fila de sillas alineadas bajo una cámara de seguridad. Al fondo una serie de cajas azules de plástico numeradas del 1 al 20 cubren un metro y medio desde el suelo. Detrás de la recepcionista hay una vitrina llena con folders y papeles. Mientras la dependienta llama a su jefa, pregunta, al parecer para cerciorarse del servicio pedido por los presuntos clientes, pregunta: “¿Qué empresa buscan?”. Luego de responder que “Distribuidora Génesis” ella continúa tratando de comunicarse con su “jefa”. Dijo no poder dar el nombre ni el teléfono de ella, pero que si los “clientes” dejaban sus datos la “jefa” se comunicaría más tarde con ellos y los pondría en contacto con los “vendedores”.

Plaza Pública llamó un día más tarde al número telefónico en la declaración de valor de mercancías. En este número contestaron dependientes de otra empresa, Global Logistic, ubicada en la 4 avenida 11-1 zona 14 según sus trabajadoras, una dirección diferente a la consignada en el reporte sobre la empresa Génesis. “Lo que sucede es que nosotros somos una empresa ‘consolidadora’, únicamente traemos mercadería; el número puede estar registrado porque ofrecemos servicios a varias empresas que sí son importadoras. Como ‘consolidadora’ sólo hacemos el proceso aduanal, pero no en aduanas, sino el proceso de embarque por medio de trámites”, explicó Cecilia Santizo, una de las empleadas.

Santizo, quien se identificó como secretaria, explicó que el consolidador es el encargado de traer varios clientes en un contenedor, el cual viene a nombre de la empresa Global Logistic, pero posteriormente los furgones salen a nombre de varias compañías. “Dentro de esas empresas que son importadoras directas, puede que esté la que usted me esta mencionando. Pero nosotros no hacemos ninguna operación aduanal como para retirar la mercadería de aduna, únicamente prestamos el servicio de arrendamiento de contenedor. Todos los clientes que vienen dentro de ese contenedor pueden venir ‘x’ cantidad y cada uno saca su mercadería con su póliza”, explicó.

Al preguntar específicamente por Distribuidora Comercial e Industrial Génesis: “Ahh sí, sí les prestamos el servicio a ellos”.

8.Yiyi, S.A. - Tenis imitación “Converse” registrado como “tenis del normal”

La estructura también ajustaba los precios para los clientes según el tipo de producto, como en el caso del contenedor a nombre de la empresa Yiyi, Sociedad Anónima, ubicada en la 4 avenida 19-30 zona 1, la cual en su DUA registra “TENNIS SINTÉTICO” por un valor de Q255,110.26. Un cargamento que no se corresponde con la mercadería importada, la cual según una llamada es de tenis “tipo chapulín”, el que debió pagar un mayor tributo al tratarse de un producto diferente, aunque no fuera de una marca reconocida, sino simplemente la imitación de un estilo.

04/06/2014 10:15 HRS.

Julio Aldana: Sí, aquel chapulín imitación.

César Rodríguez: Le voy a… le voy a preguntar a ése ahorita qué sea.

Julio Aldana: Decile.

César Rodríguez: ¿Cuánto será? ¿A cuánto se podría sacar ése vos?

Julio Aldana: Mira vos, ehh, que lo dejáramos como que es tenis del normal y que, y 50 de la colocha (la “cola” el pago a la estructura externa), ahí sí, porque es marca pues.

En esta escucha se muestra que el precio original que buscaban cobrar era de “90-50” (Q90 mil para la SAT y Q50 mil para la estructura) para tenis “chabela” o “chafas”, es decir para tenis de imitación de una marca, Aldana indica que le parece muy alto el precio, y que considera que es mejor para los tenis tipo “chapulín”, un pago de “80-40”: Q80 mil de tributos para SAT, y Q40 mil para la estructura.

En la factura del importador se registra “14,880 pares de tenis sintéticos” en la compra del producto en China, en una transacción registrada por Noé Reyes Santay, con dirección en la 4 avenida y 19 calle de la zona 1. El importador Yiyi, Sociedad Anónima, tiene registrado como nombre comercial Almacén Yiyi, y como representante legal a Adriana Alejandra Solomán Paz Quintanilla.

En la dirección de Almacén Yiyi se encuentra el local “Almacén Kosta”, un joven vendedor ofrece tenis de imitación de la marca Converse a Q105 en las tallas de 35 al 39, y a Q125 tallas mayores en compras al por mayor. Afirma tener disponibles pedidos de 100 pares o más de “producto importado” y garantiza el proveer con regularidad si se hacen compras constantes en números semejantes. Al fondo del local, un hombre de rasgos asiáticos sigue la conversación entre los reporteros en el papel de compradores y el vendedor. Al final el dependiente entrega a los “clientes” una tarjeta con los datos de contacto de Almacén Kosta la cual incluye los logos de las marcas Converse, Crocs y Toms.

Posteriormente al marcar al número telefónico de la tarjeta contestó un hombre quien se identificó como Jesús Alexander Lo y dijo ser propietario de Yiyi S.A. Confirmó que su local se encuentra en la dirección registrada para esa empresa, y que trabaja en ese negocio desde 2009; también reconoció que la compañía se dedica a la importación de tenis de imitación de la marca “Converse”. "¿Por qué la dirección de su empresa y su número telefónico registrado aparecen en los documentos usados por CICIG en uno de los “eventos” de defraudación investigados?", se le preguntó. “No lo sé”, respondió. Luego de repetir la pregunta dijo: “Nadie ha llamado para decir eso, desde hace un año no tenemos mucho contenedor de ingresar como usted dice, entonces lo siento muy raro”. Lo también aseguró que no ha recibido ninguna visita o llamada de la CICIG o del Ministerio Público.

Investigación en marcha

El mismo día en que la CICIG y el MP destapaban el caso de “La Línea”, el comisionado Iván Velásquez, invitaba a los empresarios “que se hayan visto afectados por esta red de corrupción”, a presentar su denuncia. La invitación se transformó el 7 de mayo, cuando se reveló la red de “Bufetes de la Impunidad”, en una declaración de intenciones: Tras la investigación de la estructura criminal dentro y fuera de la SAT, el siguiente paso era ir tras sus usuarios. En esa ocasión el comisionado aclaró que no se publicarían “listas” de los usuarios sino que se judicializaría casos y que esa investigación ya está avanzada. Hasta el momento la CICIG se ha reservado los nombres y ha ido dando a cuentagotas algunos datos de empresarios cuando ha presentado pruebas ante el tribunal.

Autor
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.