Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
“Me lo pintaron todo tuanis, pero cuando llegué…”
Ir

“Me lo pintaron todo tuanis, pero cuando llegué…”

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
...Que ha dormido mal y ha pasado frío. Explica que inhala disolvente para matar el frío y el hambre. Un bote cuesta Q2, es más barato que la comida. Pero añade que ha disminuido de tres a uno los botes de disolvente diarios que consume. También tiene un aspecto curtido por la calle, pero su mirada está más atenta. Relata su historia. Su padrastro le golpeaba.
―Mire usted que como en los tres últimos meses llega el pisto empiezan la cacería―. Sandy explica que las organizaciones llegan en sus camiones a cazar a los jóvenes de la calle. Aunque Julio, otro de los jóvenes le corrige, “no se dice cazar, se dice ‘reclutar’”.
Luís, Gregorio y Glenda de la organización MOJOCA llevan café y panes para la refacción de los muchachos que participarán en las actividades de la mañana.
Actividad lúdica con el grupo del Parque Central. Las dinámicas sirven para despertar a los jóvenes, muchas veces, narcotizados por el solvente.
El grupo del “Tanque”, ubicado cerca de la Avenida Bolívar, realiza la limpieza en la madrugada.
William, de 23 años, lleva 15 viviendo en la calle.
Julio Cesar, de 24 años, y José, de 23, sacan cobre de unos desechos eléctricos. Llevan 13 y 15 años, respectivamente, de vivir en la calle.
Nancy, de 22 años de edad, vive en el “Tanque” desde hace ocho años junto a su esposo.
Cristian, de 23 años de edad, y Jakelin, de 18,  viven juntos en el “Tanque” desde hace 5 años. Tienen un bebé de 1 año, que vive con la mamá de ella, ya que el juzgado se los quitó.
En la sede de MOJOCA, Felisa, de 25 años, junto con su hijo de cinco meses, está sacando su examen final de 4to. primaria.
El grupo de jóvenes de la zona del “Super 24”, a la orilla de la Calzada Roosevelt.
Antes de iniciar la actividad con los operadores de MOJOCA, los jóvenes del “Super 24” hacen una oración e invocan la protección de Dios.
Claudia, de 20 años de edad, lleva 9 viviendo en la calle. Los operadores de MOJOCA controlan que en su pelo no haya piojos.
Superado el primer chequeo contra los piojos, llega la hora del lavado del pelo.
La ventana de un pick up es utilizada como espejo.
En las actividades formativas se aborda con énfasis el tema de la autoestima.
Alejandra, de 22 años, prepara la refacción al terminar las actividades formativas.
Un menor de edad perteneciente al grupo que vive cerca del mercado de la Terminal cubre su rostro ante la presencia de la cámara..
Adolescentes y mayores de edad forman parte del grupo de la “Terminal”.
Alfonso, de 26 años, limpia la herida que Alex, de 20, causada en una pelea la noche anterior.
Las chamuscas acercan a los jóvenes de la calle con otros apasionados del futbol. Acuden cada domingo a jugar en la calle colindante al “Tanque”.
Al atardecer, algunos jóvenes de la zona 1 se reúnen en la calle frente al hospital San Juan de Dios para pasar la noche juntos.
Otro día pasa por las calles de Guatemala.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 20 mins

Se conocen casi todos los hogares abrigo. Y también los llamados centros de rehabilitación. Hablan de malos tratos, comida mohosa, pero también de lugares donde les llevaban a la piscina y les daban una bicicleta a cada quien. Escaparon de todos ellos, ¿por qué? Por las drogas, por malos tratos, o simplemente porque se desesperaron. Estos son algunos testimonios de los jóvenes que viven en las calles de la capital de Guatemala.

Luis aparece en una esquina del Parque Central, entre los bancos de piedra ubicados entre  la sexta y la quinta avenida, cerca de la Concha Acústica. Su aspecto y, sobre todo, su mirada de desesperación, hacen parecer que es la primera vez que pisa el parque. Aunque en realidad es uno más de los jóvenes que diariamente deambula por la plaza, entre taxistas, funcionarios, vendedores, lustradores y los hombres que leen el periódico.

Mide aproximadamente 1.40, es delgado y pálido. Su...

Autor
Autor
a
a