Cerrar

Ir

Las tetas de la diabla, las cenizas de Fidel y el circo nacional

Tipo de Nota: 
Opinión

Las tetas de la diabla, las cenizas de Fidel y el circo nacional

01 de Diciembre de 2016
Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

Los rubios mechones caen provocativamente sobre su torso desnudo. Anclados, dos pechos rojos asombrosos señalan a sus pares, el volcán de Fuego y el Acatenango. En una esquina de la plaza, la fiscal del Ministerio Público observa a los vecinos con las manos ocultas en los bolsillos, absortos en su lascivia, pecando de pensamiento.

Redes-lateral

Está convencida de que esa impúdica exhibición denigra a todas las mujeres antigüeñas, guatemaltecas, americanas y del mundo. No puede permitirlo. Una llamada al jefe de la división del Plan Cuadrante Antigua Segura de la PNC resuelve el problema. Ha ordenado retirar la diabla, figura que debería ser quemada el 7 de diciembre. Bueno, esa es la versión oficial. También está la de su parecido con Susana, pero esa es otra historia.

Ha muerto Fidel. Las calles de Miami se llenan de alegría...

Autor



Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico