Cerrar

Ir

Pasillos de hospital

Al fin y al cabo, dentro del infinito, la masa terrícola o la mía son dos pequeñas distorsiones
Tipo de Nota: 
Opinión

Pasillos de hospital

30 de Septiembre de 2022
Palabras clave
Imagen: cortesía del autor

De noche, los pasillos de un hospital resoplan tristeza, ecos de zapatos de suela de goma de enfermeras y médicos. Zapatillas que arrastran los pacientes que, asomados a la puerta de su habitación, miran aprensivos el futuro brumoso. Yo soy uno de ellos.

Póquer de ingresos a los pabellones me repartió el futuro del año veintidós, crupier maldito que con una sonrisa burlona dejaba cartas marcadas. Allí, sentado en el colchón plastificado para que los fluidos corporales recorran su camino al suelo sin que cuelen por fisuras y no apesten el relleno de lo que debe ser ese olor aséptico y frío del espacio del sufriente. Con diagnóstico recurrente, sin causas aparentes, vuelvo a ver el mismo capítulo de dolor una y otra vez.

Como estoy hech...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor