Opinión / De Capiuza

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

Se dice sociólogo y ha disfrutado largos años de residencia en México y Brasil. Ha aprendido que el mundo es mucho más que las empedradas y conservadoras calles de la Antigua, donde jugó a la chiviricuarta con el Cadejo y la Siguanaba. Empecinado en lograr que algún día la educación sea de calidad para todos y deje de ser mercancía para ejercerse como derecho, ha realizado estudios e investigaciones que permitan aclarar y entender los conceptos y los procesos escolares en Guatemala y en el continente. Le repugnan los crímenes de lesa humanidad cometidos en Guatemala y se esfuerza en apoyar todas aquellas formas que permitan al país superar con justicia esa etapa negra de su historia, convencido de que solo podrá haber perdón cuando al establecimiento de la verdad le siga la justicia.

redes sidebar

El despido de Rabanales y la irresponsabilidad gubernamental

Con tanto escándalo por corrupción que golpea a las élites, el grupo gobernante imagina que las 41 víctimas del 8 de marzo pueden pasar al olvido. Pretende, además, que la protección de los niños y los adolescentes sea de nuevo una cuestión que llene los bolsillos de sus secuaces y que se resuelva solo con represión y muerte.

Virgilio Álvarez Aragón

La destitución de Cándida Rabanales era previsible desde antes de que fuese nombrada. En su momento afirmamos que el presidente le prometería el cielo y la tierra para luego dejarla en el total abandono. Y sucedió como anunciado. Rabanales se dejó engatusar por las palabras dulces del inquilino de Casa Presidencial, urgida, además, por la crisis que se vive en la protección estatal de los infantes y los adolescentes.

Morales y sus allegados seguramente se mostraron interesados por lo que ella había hecho en espacios no vinculados a la corrupción estatal, pero no llegaron a entender nada sobre la responsabilidad pública en la protección de los menores de edad. Incapaces de diferenciar entre niños con necesidad de protección y niños en conflicto con la ley, quieren tratar a todos del mismo modo. Tal vez porque nadie le ha explicado al señor presidente que su hijo José Manuel, ahora mayor de edad, es el caso típico de un niño en conflicto con la ley, pues delinquió siendo adolescente, y que en esos casos el Estado debe proteger a los otros hermanos, dado que los padres no han sabido educar a sus hijos en el cumplimiento de las normas.

Rabanales actuó con base en su experiencia y visión del problema, pero no encontró en su jefe, ni en los aliados ni en los socios de este, el apoyo político necesario para impulsar acciones urgentes que al menos permitieran comenzar a paliar la crítica situación en la que actualmente se encuentran niños, adolescentes y jóvenes bajo protección y vigilancia del Estado. Al presidente Morales le interesa satisfacer a los de su grupo, que ojalá no resulte ser una clica como la que dirigía el empresario y político Alejandro Sinibaldi.

Para satisfacerlos, Jimmy Morales se ha empecinado en nombrar gobernadores sin cumplir el ordenamiento jurídico. Insiste en supuestos estados de calamidad por la pésima gestión en la obra pública, así como en proteger y salvar a sus ministros de interpelaciones para que los negocios continúen viento en popa. Sus diputados, los propios, los comprados y los que está por adquirir, salvaron al ministro de Comunicaciones del voto de desconfianza por el pésimo estado en que mantiene carreteras y caminos, pero este no ha dejado de contratar a empresas con antecedentes de corrupción.

Morales no ha destituido a ninguno de los directa o indirectamente vinculados al horrendo crimen cometido contra las 41 niñas incineradas el 8 de marzo, y en cinco meses solo las acciones del MP avanzan, sin que las investigaciones prometidas por el ministro de Gobernación a los jefes policiales responsables hayan dado algún resultado. Todo lo contrario, los altos mandos de la Policía y militares que tenían bajo su responsabilidad a los que vejaron a las niñas y las dejaron morir siguen en sus puestos.

Rabanales contaba con la simpatía y el apoyo de los sectores que entienden que la política de apoyo a niños y adolescentes debe ser modificada de raíz, pero, a diferencia de otros funcionarios comprados por el régimen, no tuvo a su favor ni a los movimientos rosa ni a los lila, mucho menos a los medios de comunicación, para convertirla en otra superpoderosa. Para muchos, la situación de desprotección de niños y adolescentes es un asunto sin importancia y, cuando les llega a interesar, la convierten en una protesta estridente que se preocupa más por desprestigiar al Estado, al que confunden con un gobierno incapaz, que por salvaguardar a las personas.

Morales evidentemente comparte la posición de los que piden muerte y sepultura para todo adolescente o niño que se encuentre en riesgo. Si no participó del visible abrazo frente al Congreso entre los rojos más encendidos y las ultraneoliberales ahora carcomidas por la corrupción, en demanda de que las adopciones vuelvan a ser una venta especulativa de huérfanos, fue porque posiblemente una fiesta o alguna otra celebración se lo impidió.

Guatemala es el país de Centroamérica que menos invierte en niñas, niños y adolescentes. Además, carece de una política pública con lineamientos que orienten a las instituciones del Estado sobre la atención y la protección de los menores de edad. Actualmente, cada institución y organismo hace lo que le place, pues no existe un sistema de protección de los infantes efectivamente articulado y coordinado.

Rabanales apoyaba la aprobación de la iniciativa de ley 5285, en la que se propone la creación del instituto de protección especial de la niñez, se eliminaba la caduca y corrupta Secretaría de Bienestar Social y se retiraba a la Procuraduría General de la Nación de la atención a los infantes y a los adolescentes. La iniciativa no goza de las simpatías de los diputados jimmystas (efecenistas y aliados por intereses), ya que se eliminan bolsones de empleos para sus clientelas. Puede ser que por esto, y por no simpatizar con la práctica de limpieza social, ya evidentemente practicada en los centros de detención de niños en conflicto con la ley, Jimmy Morales la haya destituido.

La aprobación de la 5285, así como la puesta en marcha de una efectiva política de protección de infantes y adolescentes, no solo exigen la movilización de rosas y lilas, sino también requieren de una comprometida visión de país en que los diversos sectores entiendan que es en la protección y en el desarrollo de los niños y las niñas donde se construirá nuestro futuro.

Mientras tanto, ojalá que los extremistas de ocasión, ultrarrojos encendidos con dinero de Serrano y azules emelenistas con dinero de Sinibaldi, se autodestruyan en sus disputas maximalistas, de modo que dejen a los demás avanzar en la construcción de amplias, serias y fructíferas alianzas.