Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Capítulo 9. La Isla. Ada Melgar, 2010
Ir

Capítulo 9. La Isla. Ada Melgar, 2010

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Las fichas, las fotos, todo salió a la luz gracias a un accidente. Un día de junio de 2005, un polvorín en la Brigada Mi­litar Mariscal Zavala, uno de los cuarteles más im­portantes del país, situado en la zona 17 de la ciudad de Guatemala, estalló. A unos tres kilómetros de dis­tancia, al otro lado del Puente de Belice, en la zona 6, los vecinos del Barrio de San Antonio se inquieta­ron.
Se supone que allí estuvo La Isla. Aunque no se han encontrado pruebas, algunos supervivientes han iden­tificado el lugar como la cárcel clandestina y centro de torturas conocida por ese nombre.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 12 mins

Como una enredadera, la guerra se entrelazó con la vida. Algunos murieron asfixiados por ella. Otros supieron trepar. Esta es la historia de dos hombres, la Universidad de San Carlos y un crimen. Las vidas de Vitalino Girón, un expolicía que acabó siendo uno de los últimos intelectuales del partido comunista, y del rector Eduardo Meyer se entrecruzaron en 1984, cuando el Ejército aún decidía quién podía vivir en Guatemala y quién no. Documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional permiten comprender la lógica de una de las últimas campañas de “control social” contra el movimiento sindical ejecutadas por la dictadura militar.

Ada Melgar recuerda que los primeros días en el equi­po de investigación del Archivo Histórico de la Policía Na­cional, el AHPN, fueron muy duros. Una compañera su­ya estaba viendo y organizando fotografías de casas de seguridad de las organizaciones guerrilleras tomadas por el ejército. Algunas fotos eran terribles. Su compa­ñera le dijo: “los muertos nos hablan, Ada, los muertos nos dan información”. Y esa noche Ada, después de mu­cho tiempo, soñó con su padre.

...

Autor
Autor
a
a