Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Capítulo 16. Los dos discursos de Meyer, marzo de 1984
Ir

Capítulo 16. Los dos discursos de Meyer, marzo de 1984

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Tiempo aproximado de lectura: 2 mins

Como un enredadera de tallo nudoso, la guerra se entrelazó con la vida. Algunos murieron asfixiados por ella. Otros supieron trepar. Esta es la historia de dos hombres, la Universidad de San Carlos y un crimen. Las vidas de Vitalino Girón, un expolicía jutiapaneco que acabó siendo uno de los últimos intelectuales del partido comunista, y del rector Eduardo Meyer se entrecruzaron en 1984, cuando el Ejército aún decidía quién podía vivir en Guatemala y quién no. Documentos inéditos hallados en el Archivo Histórico de la Policía Nacional permiten comprender la lógica de una de las últimas campañas de “control social” contra el movimiento sindical ejecutadas por la dictadura militar antes del comienzo del actual periodo democrático.

La universidad debe denunciar cualquier forma de explotación y opresión, realizar obras de proyección social, estudiar y plantear soluciones a los problemas nacionales y defender el patrimonio y la identidad nacional. La función social o cívica deviene, entonces, en una de las más trascendentales para la universidad. No desvirtúa ni desnaturaliza de ninguna manera las funciones propias de la institución, sino que las enriquece y actualiza a la luz de las más urgentes e inaplazables demandas de nuestras sociedades. La universidad no puede ni debe circunscribirse al campo académico, no puede convertirse en una cadena productora de profesionales, ni en una torre de marfil aislada de su contexto social y político. En otras palabras, no puede ser ajena al drama en el que se debate el pueblo que sostiene la universidad. Debe, en consecuencia, tener un papel en los cambios que las sociedades requieren y generan.

Eduardo Meyer, discurso pronunciado en IV Congreso de la Organización Univer­si­taria Interamericana, Ciudad de México, 19 marzo de 1984.

***

El Alma Mater realiza una labor de altura y no permitiré que se inmiscuya el sectarismo. No toleraré que tendencias partidarias manoseen a la Usac. No permitiré que la Usac sea llevada a un experimento azaroso en el que pueda salir perjudicada toda la comunidad universitaria. Nuestro deseo es únicamente encauzar a nuestra universidad a la docencia, la investigación y el servicio, que es lo que le corresponde. La Usac no es un partido político.

Eduardo Meyer, discurso pronunciado durante un homenaje que le organizó el Colegio de Médicos, Ciudad de Guatemala, 27 de marzo de 1984.

Autor
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.