Cerrar

Ir

“La hidroeléctrica no nos va a resolver el problema del hambre”

Aunque el sistema siempre nos ha dicho que las consultas no sirven, en nuestro sistema son un procedimiento ancestral de toma de decisiones. Y lo que se dice en ellas es palabra de la gente.
En Santa Cruz Barillas, después de que la gente dijera que no en la consulta, viene esta empresa de capital español, chantajea a la población, presiona al alcalde y ubica su hidroeléctrica, sin tener todavía su licencia.
Rigoberto Juárez, coordinador del Gobierno Plurinacional de Huehuetenango, expone sus argumentos para oponerse a la instalación de hidroeléctricas en ese departamento.
Rigoberto Juárez tiene un programa en la radio comunitaria del municipio de Santa Eulalia.
Tipo de Nota: 
Información

“La hidroeléctrica no nos va a resolver el problema del hambre”

Read time: 9 mins
Historia completa Temas clave

El Gobierno Plurinacional, la organización dirigida por Rigoberto Juárez, representa la principal oposición a la minería y las hidroeléctricas en Huehuetenango. El Gobierno acusa a Juárez de ser el responsable de la quema de maquinaria e instalaciones en la finca San Luis de su municipio, en diciembre de 2013, así como del incendio en la aldea Ixquisis en San Mateo Ixtatán, en mayo pasado.

Redes-lateral

Rigoberto Juárez usa el cabello largo, lentes, sombrero y el capixay oscuro característico de Santa Eulalia, Huehuetenango, su lugar de origen. Todas las tardes llega a la radio comunitaria del municipio, donde transmite un programa de una hora. Es el coordinador del Gobierno Plurinacional, una organización formada a finales del año pasado por miembros de cuatro pueblos indígenas, Canjobal, Chuj, Acateca y Poptí.  Estos pueblos se ubican en 14 municipios del territorio Canjobal, en el norte del departamento.

En esta entrevista, Juárez, exguerrillero y técnico en salud pública, niega cualquier responsabilidad en esos hechos, y explica sus razones, y las de la agrupación que dirige, a las hidroeléctricas y proyectos de minería.

En Huehuetenango hay un total de 19 proyectos de minería y 21 de hidroeléctricas asegura.  Esas iniciativas, dice, representan la imposición por parte del Estado de un modelo de desarrollo que lo que menos haces es contribuir al desarrollo de la población.

En su cosmovisión, el humano es el último eslabón de la naturaleza, tiene el objetivo de mantener el equilibrio entre todos los elementos y su presencia es pasajera. Es por ello que no admite que en un período corto de tiempo se pueda alterar un orden que proviene de hace muchos siglos.

¿Por qué se oponen a la instalación de las hidroeléctricas?

¿De verdad son para nuestro desarrollo o el de quién? Entre 2005 y 2010 se realizaron consultas comunitarias para estos proyectos en ocho municipios del territorio canjobal. En los ocho hubo un “no” rotundo.

Aunque el sistema siempre nos ha dicho que las consultas no sirven, en nuestro sistema son un procedimiento ancestral de toma de decisiones. Y lo que se dice en ellas es palabra de la gente.

Sobre esas consultas vienen ellos, el gobierno y sus instituciones, y otorgan licencias sin reconocerlas. ¿Acaso no es esto una agresión, una violación?

¿Han tratado de acercarse a las instituciones públicas para manifestar su punto de vista?

Hay un sinfín de documentos oficiales enviados desde nuestros pueblos a las instituciones de gobierno con las manifestaciones que hemos hecho en el marco de sus leyes, aun cuando no son las nuestras. ¿Sirven o no sirven para ellos?

No hemos sido nosotros los que hemos dicho si son buenas o malas estas leyes, las hemos acatado y hemos dicho que no.

¿Cuál ha sido la respuesta?

Dicen que no, que están al margen de la ley.

A lo largo de los tiempos y de los últimos años, los pueblos de Huehuetenango hemos sido los más propositivos. Si fuéramos a los archivos del Estado, puedo asegurar que encontraríamos una gran cantidad de documentos que lo constatan.

El Estado nos ha agredido permanente. Hoy está cambiando esa modalidad de agresión. Nuestros abuelos la aguantaron para que, por lo menos, lo único que podía resguardarse nos lo dejaran a nosotros y ese poquitito que pudieron resguardar nuestros abuelos vienen ahora y nos lo quieren despojar.

¿Ante una agresión qué queda? Lo único que ha hecho nuestra población en los últimos meses es defenderse con dignidad.

¿Cómo se manifiesta esta agresión?

Por ejemplo, en Santa Cruz Barillas, después de que la gente dijera que no en la consulta, viene esta empresa de capital español, chantajea a la población, presiona al alcalde y ubica su hidroeléctrica, sin tener todavía su licencia.

Sin Estudio de Impacto Ambiental, instala sus proyectos a la orilla del río, donde supuestamente habían comprado el terreno y colocan minas.

Personas ajenas a nuestro territorio lo convierten en una amenaza para nosotros.

¿Ha pasado en otros lados?

También en Santa Eulalia, con la hidroeléctrica San Luis. Al dueño de la finca, Iván Ovalle, se le otorgaron de manera anómala terrenos que se les había otorgado a nuestros abuelos en 1904. Las personas que vivían en ese terreno quedaron como mozos del nuevo patrono.

A la gente que estaba antes la fueron expulsando poco a poco, de tal manera que se quedaron con la finca. Se le ha pedido que demuestre ante la población los títulos que lo acreditan como dueño. En ningún momento lo ha hecho.

Pero si no tiene títulos, ustedes pueden tomar acciones legales.

Es fácil decir eso cuando se está del otro lado. Nuestra gente ha ido tantas veces con sus títulos a la capital para que les digan que no sirven. ¿Cuántos abogados no manipulan los títulos para adjudicarlos a quien mejor les paga?

No representamos nada para ellos. Hoy nuestra gente ya lo entendió porque ha ido a estudiar a sus escuelas y a sus universidades. Hemos aprendido su idioma. Eso nos permite entender nuestra realidad y es por eso que hoy ya no es posible que nos sigan engañando

Si porque defendemos nuestro territorio a ellos les toca pasar por los cadáveres de mucha gente, lo tendrán que hacer.

Ustedes se definen como Naciones

A lo largo de todo este tiempo, ¿qué presencia ha tenido el Estado acá? Ninguna.

Tienen pena cuando decimos que somos Naciones porque con ello también estamos diciendo que vamos a vivir de forma autónoma, porque lo que ya no queremos es que nos exploten, sino que nos dejen vivir en nuestro territorio.

Y cuando nos dejen vivir ya veremos si podemos salir solos.

¿No puede haber un punto de entendimiento?

¿Cuándo ha venido el Estado a preguntar qué tipo de desarrollo queremos? En ningún momento. Sólo aparecen acá sus candidatos cuando hay campañas con sus ofrecimientos.

Cuando termina, se regresan a la capital, los congresistas al Congreso,  el presidente al Palacio y jamás los vemos otra vez por acá

Entonces, ¿quién va a propiciar nuestro desarrollo? Si hay alguna vivienda en mejores condiciones hoy en estos municipios, no es porque el Estado haya hecho el esfuerzo.

Quienes han mantenido a flote la economía de nuestro territorio son los paisanos sobrexplotados en Estados unidos. La población canjobal, chuj, acateca y poptí estamos aportando a los impuestos de este país y esos impuestos ni siquiera regresan para nosotros.

Encima dicen que los proyectos de minería e hidroeléctricas traen desarrollo. Esa mentira ya no se la cree nadie.

Pero hay gente en el territorio que apoya los proyectos

Podrán chantajear a algún vecino. Por supuesto que tienen necesidad de trabajar, por eso se arriman con ellos, pero no porque de verdad sientan que la hidroeléctrica les va a generar desarrollo.

¿Habría alguna forma en la que ustedes estarían dispuestos a aceptar los proyectos hidroeléctricos?

Es que el problema no son las hidroeléctricas. La energía es sólo un aspecto que puede contribuir al desarrollo pero no es el único. Lo que se necesita es que nos sentemos a dialogar sobre cómo abordar los temas de seguridad alimentaria, vivienda, medio ambiente, salud, educación, migración, justicia, niñez y otra serie de problemas que no tienen nada que ver con las hidroeléctricas.

La hidroeléctrica no nos va a resolver el problema del hambre.

Pero para que podamos entrar a dialogar con el presidente, la condición es que salgan las empresas.

¿Por qué esa condición?

Porque con la imposición de empresas lo que estamos viendo ahora es que los tres Organismos del Estado están al servicio de ellas. La empresa los usa para imponerse por encima de nosotros

Nosotros queremos desarrollo y lo vamos a hablar con el Estado y no con las empresas. Si al final del diálogo hay un consenso de que entre las necesidades está la hidroeléctrica, puede ser un componente para generar desarrollo, pero debe salir de la discusión y no imponerse como punta de lanza.

En este momento la instalación de la hidroeléctrica no responde a una necesidad nuestra, sino de la empresa.

Sólo miremos la mina Marlin (de Montana Exploradora de Guatemala, ubicada en San Miguel Ixtahuacán, San Marcos). Sólo el 1 % otorga de regalías, hablan de un 5 %, pero ¿qué representa eso para nuestros pueblos?

Solamente de ese punto un puntito del territorio se han llevado millones y millones de dólares y ¿qué desarrollo tenemos? enfermedades, más sequía, contaminación del agua. Ese es el falso desarrollo que quieren decirnos acá, que por favor no nos crean ignorantes.

Y es básicamente lo mismo lo que pasa con las hidroeléctricas.

Si los tres Organismos nos dicen que no pueden garantizarnos el desarrollo, entonces diremos muchas gracias. Si el Estado no puede satisfacer nuestras necesidades básicas, que no nos joda imponiéndonos a estas empresas.

Cuando nos dejen se verá si vamos a mendigar sus bondades, o de repente podemos salir adelante solos.

Sin embargo, el Gobierno sostiene que para ampliar la cobertura y llegar a la población más necesitada se requieren hidroeléctricas.

Si así fuera, ¿por qué se ha incrementado tanto el valor de la energía eléctrica en nuestros pueblos?

En Alta Verapaz están ubicadas las hidroeléctricas que generan la mayoría de la electricidad para el país y sólo el 38 % de la población de este departamento cuenta con el servicio.

¿A dónde va la luz? ¿Para quiénes es?

Se habla de que dentro de grupos de este tipo se da manipulación de algunos pocos con algún interés en particular sobre una masa desinformada.

Eso es racismo y discriminación ¿cómo es posible que una persona mayor de 12 años no pueda pensar al ver su realidad?

¿Acaso no son las empresas con su pisto los que vienen a manipular a las comunidades?, ¿acaso no es el gobierno el que viene a manipular con sus programas asistencialistas?

También se menciona la presencia de extranjeros en estos movimientos

Dicen que son los extranjeros los que están manipulando a la gente. Entonces, ¿nuestra gente no puede acudir a alguien para que se establezca un intercambio solidario entre los pueblos?

Pero el Gobierno sí puede darles permisos a los empresarios y ellos sí entran hasta al fondo. Son empresas internacionales las que están sembradas en nuestro territorio dividiendo a nuestra gente.

¿Ha fracasado el Estado en este territorio?

Yo no quiero caer en el falso término de que hay un Estado fallido, porque decirlo es aceptar que hubo Estado. Para nosotros nunca lo ha habido.

Lo que ha existido es un grupo que vino a destruir nuestro estado como mayas.

¿Se sienten ustedes guatemaltecos?

Y ¿qué es Guatemala?

Esa es una explicación que uno no encuentra.

Nosotros hemos dicho que volvamos a nuestra identidad, si nos identificamos como lo que somos y nos respetamos como tales, seremos capaces de construir una sociedad distinta.

En el territorio canjobal hablamos de cinco nacionalidades, las cuatro de la plurinacional y la mestiza, porque creemos que la población mestiza tiene que asumir su identidad, de dónde viene, cómo surgió, sus raíces y su historia. Cuando haya asumido esos aspectos que fundamentan su identidad se va a sentir igual que los demás.

Nuestro pueblo maya tiene un concepto distinto de la vida, pero el respeto a las diferencias es lo que da armonía entre los pueblos.

Pero acá hay una uniformidad puesta sobre los guatemaltecos con una sola idea y eso ha producido una catástrofe enorme para este país

El aporte nuestro no va en función de dividir al país, sino de basarse en esa realidad que vivimos, donde el oriente es totalmente diferente al occidente y el norte diferente al sur. Hay que reconfigurarlo todo para esa identidad de país pueda crearse. 

Autor
Autor
a
a