Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La condena que no frena las extorsiones en La Línea
Ir
Información

La condena que no frena las extorsiones en La Línea

redes sidebar

Tras un año de investigación de la Fiscalía contra las Extorsiones del Ministerio Público (MP), el 28 de noviembre el Tribunal Quinto de Sentencia Penal condenó a 18 integrantes de la clica Santos Locos Salvatrucha a 77 años de prisión. Los miembros de la clica y sus colaboradores fueron sentenciados por haber extorsionado a más de 144 trabajadoras sexuales que trabajaban en la Línea, en la zona 1. Pero la vida de las víctimas no mejoró, por el contrario, otros miembros de la mara continúan extorsionándolas y ahora, por haber denunciado, les aumentaron la cuota.

El onceavo nivel de la Torre de Tribunales luce desolado a las 16:00 horas, dos agentes de seguridad y los oficiales de la sala de vistas resguardan la entrada en donde solo se escucha a un par de los familiares de los acusados hablando. Mientras, el Tribunal toma su lugar media hora tarde, pues la deliberación tomó más tiempo de la cuenta.

Esta audiencia es especial, no solo porque es la última y definitiva (sin tomar en cuenta la del 5 de diciembre cuando se entregará la sentencia a las partes), sino porque es la primera en la que las mujeres involucradas en la estructura criminal no fueron trasladadas a la torre. Ellas y sus “colegas” pandilleros reciben la noticia de su sentencia en salas dentro del Preventivo de la zona 18 y en El Boquerón, Santa Rosa.

Una de ellas es Andrea Celeste Tello Álvarez, alias “La Canche”, una colaboradora de la estructura, a quien una informante de la Fiscalía de Extorsiones identificó como “la jefa de las mareras mujeres”.

“La Canche” era la encargada de atemorizar a las trabajadoras sexualesy de recoger junto con su esposo, Ever Josué Dubón Pineda, alias “El Flaco”, el dinero de la extorsión cada jueves al mediodía. Además, “La Canche” obligaba a las prostitutas a vender galletas para tener un ingreso extra, según contó la informante.

[frasepzp1]

Dos audiencias previas, “La Canche” le sonreía al fiscal del MP, Juan Amilcar Orozco, y le pedía con el tono más despreocupado, que “no le echara más tierra al asunto”. Ahora en la última audiencia Andrea Celeste escucha, sin moverse de su asiento y con el semblante serio, la explicación del Tribunal que da crédito al testimonio del expandillero de la clica Black Demon, Sergio Gudiel Vásquez, alias “El Minimix”.

“El Tribunal no tiene duda de la vinculación de cada uno de los procesados con esos cobros ilícitos y por ello les atribuye una responsabilidad en la comisión de estos hechos” – dice el Presidente del Tribunal Quinto. “Lo que el testigo cuenta se vio confirmado por medio de los diferentes medios de pruebas que se presentaron”.

Un expandillero arrepentido, asesinado a mediados de 2017 por los miembros de su pandilla después de que rindiera testimonio; una informante que conocía de cerca el negocio de los Santos Locos y las escuchas telefónicas del MP confirmaron cómo la clica lucraba a costa de las trabajadoras sexuales.

Las fotos encontradas en los celulares incautados también sirvieron para confirmar la vinculación entre miembros de la clica. Además, los investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) tomaron fotografías con las que “El Minimix” y la informante pudieron identificar a la mayoría de los integrantes de la estructura.

[relacionadapzp1]

La defensa planteaba que el dinero que cobraban era el pago por la venta de almuerzos y no una extorsión. Pero al Tribunal le pareció “incomprensible” que el dinero que era entregado a la clica, Q25 diarios o Q175 semanales, fuera producto de la venta de comida para las trabajadoras sexuales pues ninguna dejaba de pagar la cuota. “Es claro que eran intimidadas en sus cuartos”, dice.

El dinero recaudado se entregaba al jefe de la clica, Silvestre Lemus, alias “El Extraño”, quien guarda prisión en El Boquerón, pero las constantes visitas que recibía, generaron sospecha en el Tribunal. “Él tiene muchas visitas. Sí nos queda claro que muchas veces ni la misma familia visita a los procesados, ni los mismos abogados defensores, y menos hacen viajes tan largos hacia El Boquerón desde Guatemala. Entonces se necesita tener una relación muy cercana para que se den esas visitas tan constantes”.

El Tribunal también los condenó por la muerte de un piloto, el intento de asesinato de una trabajadora sexual apodada “La Quinceañera”, y varios intentos por dar muerte a miembros de la pandilla rival, la Mara 18, que se encontraban dentro de su territorio.

Los delitos de la sentencia (conspiración, conspiración para el asesinato, extorsión, extorsión continuada y asociación ilícita) fueron dictados de manera que estos no puedan ser conmutables con una caución o pago económico.  

Pero el panorama para las trabajadoras sexualesque siguen trabajando en La Línea no ha cambiado. Al contrario, la informante refirió que la cuota de extorsión nunca dejó de cobrarse pese a la captura de los integrantes de la clica. Esto se debe a que otros miembros de la MS se hicieron cargo del territorio y continuaron con el negocio, pero con un cambio. Ahora la cuota de Q175 semanales subió a Q200. 

"El panorama para las trabajadoras sexuales que siguen trabajando en La Línea no ha cambiado. Al contrario, la informante refirió que la cuota de extorsión nunca dejó de cobrarse pese a la captura de los integrantes de la clica"
Texto
Edición
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que las síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.