Artículos / Lectura rápida

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • El juez Miguel Ángel Gálvez ligó a proceso al expresidente y lo envió a prisión preventiva por tres delitos.
    Sandra Sebastián
    El juez Miguel Ángel Gálvez ligó a proceso al expresidente y lo envió a prisión preventiva por tres delitos.
  • Otto Pérez Molina debe permanecer tres meses en prisión preventiva mientras el Ministerio Público realiza la investigación.
    Sandra Sebastián
    Otto Pérez Molina debe permanecer tres meses en prisión preventiva mientras el Ministerio Público realiza la investigación.
  • El juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, luego de tres días de audiencias, ligó a proceso al expresidente, y lo envió a prisión preventiva al cuartel Matamoros.
    Sandra Sebastián
    El juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, luego de tres días de audiencias, ligó a proceso al expresidente, y lo envió a prisión preventiva al cuartel Matamoros.
  • “Las pruebas contra Otto Pérez Molina no pueden entenderse solas sino todas en conjunto”, dijo José Antonio Morales, de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), ante el juez Gálvez.
    Sandra Sebastián
    “Las pruebas contra Otto Pérez Molina no pueden entenderse solas sino todas en conjunto”, dijo José Antonio Morales, de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), ante el juez Gálvez.
  • Otto Pérez Molina fue ligado a proceso penal y enviado a prisión preventiva por tres delitos: asociación ilícita, cohecho pasivo y casos especiales de defraudación aduanera.
    Sandra Sebastián
    Otto Pérez Molina fue ligado a proceso penal y enviado a prisión preventiva por tres delitos: asociación ilícita, cohecho pasivo y casos especiales de defraudación aduanera.
  • El Ministerio Público acusó a Otto Pérez Molina de ser uno de los líderes de la red de defraudación aduanera “La Línea”.
    Sandra Sebastián
    El Ministerio Público acusó a Otto Pérez Molina de ser uno de los líderes de la red de defraudación aduanera “La Línea”.
  • Otto Pérez Molina explicó a la prensa su frustración. Lucía resignado, ofendido, cansado, y sin embargo, su semblante quería recobrar por ratos la fuerza de un Presidente al hablar frente a la Nación.
    Sandra Sebastián
    Otto Pérez Molina explicó a la prensa su frustración. Lucía resignado, ofendido, cansado, y sin embargo, su semblante quería recobrar por ratos la fuerza de un Presidente al hablar frente a la Nación.
redes sidebar
Ligado a proceso y prisión preventiva por caso “La Línea”

Otto Pérez Molina o la resignación del expresidente

El MP lo consiguió. Acusó a Otto Pérez Molina de ser uno de los líderes de la red de defraudación aduanera “La Línea”, y el martes 8 de septiembre el Juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, lo ligó a proceso y envió a prisión preventiva por tres delitos. Sucedió en un momento en que el ex mandatario asumió, con resignación, la perdida de todo su poder.

En menos de dos semanas Otto Pérez Molina ha quedado tendido sobre la lona. El expresidente de Guatemala ha perdido todo su poder. El juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, luego de tres días de audiencias, lo ligó a proceso penal y lo envió a prisión preventiva después de que el Ministerio Público lo acusara de tres delitos: asociación ilícita, cohecho pasivo y casos especiales de defraudación aduanera. Pero, en realidad, la pelea para Pérez Molina apenas inicia: es el principio de algo más grande que puede terminar en un juicio y una condena.

Para el juez Gálvez la duda sobre la inocencia de Otto Pérez Molina fue clara. Las pruebas contra el exmandatario aportaban indicios suficientes para sospechar de su liderazgo sobre la red de defraudación aduanera llamada “La Línea”. “Esto es lo que tengo. No tengo nada más. Si tan sólo, usted, Otto Fernando Pérez Molina, hubiera accedido a responder las preguntas del MP (Ministerio Público) tendríamos al menos más indicios para decidir”, explicó el juez durante su resolución.

Pero Otto Pérez Molina, asesorado por su abogado César Calderón, el viernes pasado se había negado a responder a la fiscalía y a las preguntas del juez.

Y de esa manera el expresidente fue enviado a prisión preventiva seis días después de que el Congreso de la República aceptara su renuncia; quince días después de que la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, fuera ligada a proceso penal, acusada, también, de liderar junto a él la defraudación en las aduanas; cinco meses después de que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) desarticulara “La Línea”; dos días después de que se llevaran a cabo las elecciones generales de Guatemala, en las que su partido, el Partido Patriota (PP), apenas alcanzó un 4.62 % de los votos válidos para la Presidencia, y sólo consiguió 17 de 158 diputados en el Congreso. Otto Pérez Molina llegó ante las cortes de justicia siendo Presidente, con algo de poder, y ahí dentro, frente al juez Miguel Ángel Gálvez –frente a toda Guatemala–, poco a poco todo se desvaneció. “No entiendo la resolución del juez, no entiendo las razones por las cuales se me liga a proceso. Me siento tranquilo porque nunca he pertenecido a una estructura criminal”, dijo el expresidente minutos antes de ser llevado a la prisión en el interior del cuartel de Matamoros.

El número uno

“Las pruebas contra Otto Pérez Molina no pueden entenderse solas sino todas en conjunto”, dijo José Antonio Morales, de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), ante el juez Gálvez.

Durante su exposición, respaldada por decenas de escuchas telefónicas, el fiscal Morales relató de manera detallada la forma en que operaba “La Línea” dentro de las aduanas más importantes de Guatemala. Una historia que la fiscalía ha relatado en otras ocasiones para acusar a otros integrantes de la estructura externa e interna de la red, entre ellos la ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

—Los importadores llegan a las aduanas con productos que deben pagar impuestos.

—La mayoría de contenedores debe pasar un proceso burocrático bastante largo.

—La red de defraudación ofrecía un servicio exprés: una notable disminución de los impuestos a cambio de un soborno. “La Cola”, le llamaban.

—Los importadores debían llamar a un número telefónico, “La Línea”, para ser usuarios de este servicio.

—El 39% de las ganancias era repartida entre mandos medios y bajos. El 61% se distribuía entre los altos mandos, donde se ubicaba al expresidente, Otto Pérez Molina, a la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, al secretario privado de la Vicepresidencia, Juan Carlos Monzón, y al jefe de la estructura externa, Estuardo González, alias “Eco”.

—Según la fiscalía, la red de corrupción desvió Q28.5 millones (US$3,8 millones), de los cuales US$800 mil habrían correspondido a Otto Pérez Molina.

[frasepzp1]

“Quiero decirle, señor juez, que mi dignidad no vale la cantidad de dinero que el MP me acusa de haber recibido”, se defendió el exmandatario al momento de prestar su primera declaración en contra de las imputaciones. Fue su argumento más grande, el más importante, que acompañó con el recuerdo de su pasado como uno de los elementos de Inteligencia del Ejército que capturó al narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán en 1993. “No acepté dinero, ninguna negociación”, dijo en su declaración.

Sandra Sebastián

Las comunicaciones entre los miembros de “La Línea” presentadas por el MP, sin embargo, relataron ante el juez la existencia de un personaje que tenía un poder importante dentro de toda la estructura. Le llamaban el “uno”, “el dueño de la finca”, “El presidente”, “el alto señor”. Su injerencia en todas las operaciones de “La Línea” resultaba importante. Decidía, daba órdenes, tenía capacidad de colocar gente en puestos determinantes para el funcionamiento de la red de defraudación.

“Una red criminal se organiza en función de sus propios intereses. Lo que se buscaba en este caso, como se puede inducir, tras el análisis de la crítica lógica razonada, es el control total de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Llama poderosamente la atención la constante mención del ‘uno’, del ‘alto señor’, del ‘presidente de la empresa’”, indicó Gálvez al momento de dictar su fallo en contra de Pérez Molina.

De hecho, en una de las escuchas telefónicas, Roxana Baldetti habla con Estuardo González y menciona al presidente: “Es que estaba platicando con el jefe de la reunión de anoche, entonces me estaba contando los números que hicieron… Yo personalmente, sabe que a Julio yo le tengo desconfianza… Yo no creo que el presi… que el señor… que el presidente de la empresa tenga que pagar eso, yo creo que deberíamos hablar con Mario…”, dijo la exvicemandataria, el 27 de marzo de 2015, en una escucha que el MP utilizó para confirmar una reunión entre Estuardo González y, presuntamente, con Otto Pérez Molina.

 La voz del expresidente

El 3 de noviembre de 2014, dentro de la red criminal de corrupción, había problemas de liderazgos. Algunas malas decisiones, el desorden, según los miembros de “La Línea”, los habían expuesto ante la CICIG. Según las escuchas, por orden de “el Presidente”, se debía reordenar la recaudación de los sobornos y colocar el dinero, “la cola”, en cuatro cuentas bancarias a nombre de la empresa CorpoGold S.A. “La Línea” necesitaba cambiar a los mandos medios de la estructura externa, y pasar de Osama Aziz Aranqui, a Miguel Hernández, como una transición a la espera de Javier Ortiz, “el Teniente Jerez”, a cargo de la recaudación. Pero, como indicó el MP, también era necesario el control total sobre la SAT. “Desde el Superintendente hasta el encargado de Recursos Humanos”, dijo el fiscal Morales.

Sandra Sebastián

El expresidente, en consecuencia, escuchó su voz dentro del edificio en un momento en que todavía era Presidente: “El de Recursos Humanos, que habíamos dicho de los cambios, porque si no, no me va a caminar nada. Ya el sindicato ya dice que va a empezar a boicotear y hacer cosas, entonces antes de eso... Entrémosle. ¿Por qué no me quiere cambiar al de Recursos Humanos?”, preguntaba Otto Pérez Molina al entonces superintendente Carlos Muñoz.

Y a partir de entonces, el relato del MP se enfocó en contarle al juez sobre la forma en que la estructura no descansó hasta cambiar al Superintendente de Administración Tributaria. Omar Franco sustituyó a Carlos Muñoz, el 28 de enero de 2015. Las escuchas, no obstante, describen que “La Línea” sabía del cambio un mes antes de que sucediera. Y lo más importante: “Era una designación a cargo del presidente Otto Pérez Molina”, dijo la Fiscalía.

Gálvez dijo: “¿Cómo es posible que se supiera 34 o 36 días antes de este cambio en la SAT si no fuera un indicio real de la existencia de una estructura criminal bien definida?”.

[frasepzp2]

La defensa de Otto Pérez Molina, a cargo de César Calderón, llevaba sus alegatos bajo el intento de refutar cualquier implicación del exmandatario. “Son indicios y no hay nada concreto. No hay una sola mención que se refiera directamente a Otto Pérez Molina”, señaló Calderón. Antes de dar paso a las palabras finales a cargo del juez, la defensa cuestionó los tipos penales por los que se acusaba al expresidente. Ninguno encajaba, según la defensa, con el actuar de su defendido. “No dirigió, no defraudó, no fue responsable como funcionario público de lo que pasaba”, resumió Calderón.

“Los líderes de las redes criminales, hay que entenderlo, delegan responsabilidades. Esa es su capacidad”, replicó Gálvez. Y agregó, casi al final: “la relación es directa, sin tener que haber comunicación entre el Presidente y los integrantes de la estructura de defraudación”.

Una vez que el juez dictó su fallo, Otto Pérez Molina explicó a la prensa su frustración. “Si este sistema trata así a un ex presidente no puedo imaginar cómo trata a un ciudadano común y corriente”, dijo. Lucía resignado, ofendido, cansado, y sin embargo, su semblante quería recobrar por ratos la fuerza de un Presidente al hablar frente a la Nación. Pero la realidad de ir a prisión preventiva, derrotado, con la posibilidad de escuchar que se pide juicio en su contra luego de los tres meses de investigación que pidió el MP, ya no se lo permitía. Se trataba en ese momento de un Otto Pérez Molina junto a su resignación de haber dejado de ser Presidente.

-Según la fiscalía, la red de corrupción desvió Q28.5 millones (US$3,8 millones), de los cuales US$800 mil habrían correspondido a Otto Pérez Molina.
Las comunicaciones entre los miembros de “La Línea” presentadas por el MP, sin embargo, relataron ante el juez la existencia de un personaje que tenía un poder importante dentro de toda la estructura. Le llamaban el “uno”, “el dueño de la finca”, “El presidente”, “el alto señor”.