Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Nena, ¿quieres ser mamá?
Ir
Opinión

Nena, ¿quieres ser mamá?

redes sidebar

En años anteriores se ha hecho énfasis en el drama que viven miles de niñas en el país: violaciones, embarazos tempranos, un futuro truncado por una maternidad abrupta, violenta.

Hoy, pensar en las niñas de Guatemala después del 8 de marzo de 2017 es regresar al horror. No se puede dejar de pensar que vivieron encerradas, que se las sacó a la fuerza para explotarlas sexualmente, que se las humilló cotidianamente. Algunas de ellas, pensando en el encierro su futuro de mamás.

Los datos dan cuenta de la tragedia. Más del 80 % de los casos de violación son una afrenta de los más cercanos, y alrededor del 30 % son causados por el padre biológico, según el PDH. Para 2016, 2 500 niñas y adolescentes inscribieron a sus hijos en el Renap. Y en los primeros meses de 2017 la cifra rozaba las 600 inscripciones, como hace constar el Observatorio en Salud Reproductiva. Pero dudamos en protegerlas.

Las condiciones políticas y sociales que hacen que las niñas sean madres son, en gran parte, una responsabilidad del Estado. La ausencia de políticas y de programas que resguarden su seguridad, la falta de esfuerzos por cambiar las relaciones de poder que sustentan los embarazos y la carencia de muestras de justicia severa contra violadores hacen que las niñas no tengan certeza de un futuro mejor. Están completamente a la deriva, cargando un niño pequeño en brazos.

La Ley para la Protección Integral, el Acceso a la Justicia y la Reparación Digna y Transformadora a las Niñas y Adolescentes Víctimas de Violencia Sexual, Explotación Sexual y Trata de Personas plantea una serie de acciones concretas e integrales necesarias y urgentes para las niñas de hoy. Se incluyen la necesidad del cambio de estereotipos sexistas y el involucramiento de todas las instituciones públicas en esa sensibilización. Se proponen una política pública y un modelo de protección para lograr la reparación digna y transformadora en casos de violencia sexual, embarazo forzado y maternidad forzada en niñas y adolescentes. Se visualiza hablar con padres, con profesores, con profesionales de la salud.

También plantea la interrupción del embarazo en las primeras 12 semanas para niñas de 14 años y menos. De los ocho principios generales de esa ley, el octavo es, a mi parecer, el más importante. «[El] interés superior de la niña y [la] adolescente» es una garantía que se aplicará en toda decisión que se tome, la cual busca proteger su dignidad en todo momento (primer principio). Además, propone escuchar a las niñas, de manera que con un conocimiento informado puedan decir qué piensan y qué sienten.

Entonces, me imagino preguntándole a una niña de 10 años abusada por un tío si quiere ser mamá. Le aclaro que deberá cuidar a otro niño, que deberá cuidarlo a toda hora. No irá más a la escuela, no podrá salir a jugar más chibiricuarta. Deberá seguir viendo al hombre que ahora es su papá y el papá de su hijo. ¿Qué diría yo a esa edad?

No imagino una maternidad forzada. Ser mamá no puede ser una condena y, sin embargo, en Guatemala lo es para miles de niñas que van muriendo con todo y su futuro mientras juegan con un niño pocos años más pequeños que ellas.

Se impone encontrar soluciones.

41

Texto
Texto
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que las síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.