Cerrar

Ir

Mi país, más que mi patria, mi fincota

Nadie, en su sano juicio, quiere dejar de ser el Napoleón de su reino, el finquero de su dominio, por más reducido o insignificante que este sea.
Tipo de Nota: 
Opinión

Mi país, más que mi patria, mi fincota

11 de Febrero de 2012
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Redes-lateral

Es difícil señalar qué es exactamente lo que incomoda de las campañas publicitarias facilonas y superficiales de superación nacional como la pepsimorfosis.

Que son profundamente ajenas a cualquier entendimiento crítico de la realidad nacional es de por sí obvio. Que apelan a un nacionalismo vacuo y simplista que difícilmente pase de las puras buenas intenciones, también.

Pero más allá de esto, lo que molesta de estas campañas es el uso descarado del archiconocido arte de vendernos gato por liebre; es decir, de hacernos creer que Pepsi tiene un enorme corazón altruista cuando lo que realmente le interesa, como a cualquier otra corporación,...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión




Ver Comentarios
Autor
a
a