Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La operadora de sí misma
Ir

La operadora de sí misma

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Stalling logró el puesto de magistrada en la CSJ porque es una negociadora política. En esta ocasión, aliada del llamado grupo del Ejecutivo, operado por el presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, Juan de Dios Rodríguez, y el empresario Gustavo Herrera.
Durante los diez años que lleva al frente del IDPP, a Stalling se le reconoce el fortalecimiento de la institución a través de la carrera del defensor público. Un abogado que trabajó con ella en la Defensa Pública la cataloga como “una líder nata”.
Sandra Sebastián
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 30 mins

En el juego de poderes e influencias para elegir a los funcionarios que durante los próximos cuatro años dirigirán el poder Judicial de Guatemala, Blanca Stalling ha hecho tratos con casi todos para ser elegida. Diez años a la cabeza del Instituto de la Defensa Público Penal e hilando paciente sus alianza dentro del Colegio de Abogados, ha logrado un poder que nada por sí solo en la ciénaga de la justicia guatemalteca; y que le llevó a ocupar el puesto, ahora congelado, de magistrada en la Corte Suprema de Justicia.

Finales de 1982. En la parte occidental de Berlín. Faltan  siete años para que caiga el muro. Blanca Aida Caal Dávila, una joven de 25 años, baja del taxi, recién llegada del aeropuerto de Guatemala sin saber ni una palabra de alemán.  Acaba de abandonar la universidad de San Carlos en el octavo semestre de Derecho, para seguir a su esposo, el militar y médico Julio Molina Avilés, quien acaba de conseguir una beca para estudiar su doctorado en Medicina. Va acompañada de sus hijos Ot...

Autor
Autor
a
a