Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
¡Gracias, Jimmy Morales Cabrera! ¡Gracias, presidente!
Ir

¡Gracias, Jimmy Morales Cabrera! ¡Gracias, presidente!

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
3 03 18

Read time: 3 mins

No, no es inocente, no es un tonto útil, no es un inepto rebasado por las circunstancias, no es un inconsciente fanático obnubilado por la fe y las profecías, no es el ungido. No.

No es un ser frágil manipulado por la Guatemala inmortal. No es un político sin bancada. No.

No es un oscuro ser asustado. No es frágil y obsoleto. No.

Es el presidente de los jimmyliebers, el que desde el principio montó una estrategia de netcenters y perfiles falsos para manipular la verdad y mentir descaradamente.

El presidente que se cambió el nombre y quiso llamarse oficialmente como su nombre artístico. No es James. Es Jimmy, el amigo de Tres Quiebres, de Lima, de Otto, de los Melgar Padilla, de Jovel, de Erwin Escobar, de Puñalito Ovalle, de Javier Hernández y su bancada comprada a golpe de saldo y sangre. El que pide un aplauso por el diputado (asesino de periodistas) Juárez y apoya al hijo del sempiterno Arzú en un Congreso espurio y descarado.

El presidente que prefiere a las mujeres calladitas, a los niños con hambre bajo el sol. El presidente de las niñas quemadas vivas bajo llave, insulto y violación.

Él es el culpable, el responsable, el que ordena «publíquese y cúmplase», el del tiempo perdido, el de los videos dominicales escupiéndole a la cara al futuro, vomitando descaro y arrogancia.

Jimmy, ese, el que debilita y debilita la institucionalidad y se rodea de todos los poderes fácticos posibles, los grupos paralelos que han matado y siguen matando al 70 % de los habitantes de este país de la pobreza, del aislamiento, del hambre disfrazado de hierbitas silvestres. Ese Jimmy que tiene el poder y se siente ofendido. Ese señor con playera de la selección que va tomando y ganando posiciones.

Jimmy, el del Ejército carpintero, bacheador, transero y cómplice.

Jimmy de las protecciones mafiosas, que lo mismo manda a sus amigos a disfrutar antejuicios al Congreso que los oculta en un cuartel.

Jimmy de las obsesiones y los viajes a ninguna parte. Jimmy de la Joviel, Degenhart y Hiemann.

Pero gracias, presidente. Usted sirve mucho didácticamente. Cuando queramos enseñar las consecuencias de un sistema político copado por partidos políticos de cartón, sin ideología, sin identidad, sin historia, sin cuadros, mostraremos su presidencia.

Gracias, presidente, porque, cuando queramos recordar a la persona que encarnó lo peor del sistema de favores y vicios y la política de ataque a las débiles instituciones, pensaremos en usted.

Gracias, presidente, porque tuvo la cualidad de ser tan nefasto que logró unir en mínimo común denominador a una amalgama de sectores que están seguros de que el camino por el que usted nos lleva solo puede representar que los matones, mafiosos y ladrones tomen sin oposición el control de este no país.

Gracias porque, con usted, el sistema tocó fondo.

Solo queda subir.

Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.