Cerrar

Ir

Crónica de cómo la SAT empuja al ciudadano a la quiebra, al sector informal, a la migración internacional o a los brazos de las redes de corrupción

Me cito con él y con un colega suyo. Me piden Q5 000 para habilitar mi NIT. «Nosotros nos aseguraremos de que en 24 horas pueda imprimir sus facturas».
¿Qué hacer cuando se vive en un Estado gobernado por ineptos, ineficientes y corruptos? ¿Qué hacer cuando las burocracias imponen reglas administrativas arbitrarias y volátiles?
Tipo de Nota: 
Opinión

Crónica de cómo la SAT empuja al ciudadano a la quiebra, al sector informal, a la migración internacional o a los brazos de las redes de corrupción

08 de Mayo de 2015
Read time: 8 mins

El Gobierno nos dice que en Guatemala los ciudadanos sufrimos de un gran mal. Lo hemos oído mil veces: que no tenemos cultura tributaria. Con ese eslogan la SAT ha buscado docilizarnos para que paguemos nuestros impuestos. En la página de Declaraguate se acosa al ciudadano con preguntas sobre qué hacer con los evasores. ¿Se les deberían quitar sus bienes? ¿Se les debería enviar a la cárcel? ¿Se les debería multar? Nunca vemos una reflexión por parte de la SAT sobre sus procedimientos administrativos, que hacen imposible cumplir con las obligaciones tributarias. Visito la SAT y todo lo que veo son obstáculos a lo que ellos denominan cultura tributaria. Sus prácticas, la atención y el ambiente solo generan mayor deserción tributaria.

Redes-lateral

Mi relación actual con la SAT comienza en diciembre de 2014. Necesito cambiar mi domicilio y también mi régimen tributario. Es decir, debo cumplir con las obligaciones de ley de informar en dónde recibir notificaciones y de pagar más impuestos por haber excedido el máximo permitido por el régimen de pequeño contribuyente.

Llego a la SAT y se me informa que tengo que llevar un recibo de agua o de luz y una carta de la persona que me renta el apartamento en el que vivo. Como lo que me pi...

Autor



Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a