Artículos / Guatemala

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
  • Sandra Sebastián
-A A +A
redes sidebar
Licitaciones y adjudicaciones dudosas

UNAERC, negocios de mala sangre

Los pacientes con insuficiencia renal quedan en el centro de negocios millonarios. Ahí, justo ahí, no valen nada, salvo si su padecimiento representa un valor agregado. En Escuintla, desde hace un año, la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (UNAERC) ha adjudicado contratos a una empresa sin experiencia. Esto a pesar de inconformidades, graves señalamientos, e incluso auditorías minuciosas realizadas por la Contraloría General de Cuentas.

Donde hay enfermedad, los negocios sobrevuelan como zopilotes. Es ahí –sobre todo en la Salud Pública– donde empresas sin experiencia de cómo prestar un servicio médico específico, ganan concursos convocados por el Estado. Es ahí donde los contratos millonarios se hacen y se pactan a espaldas y riesgo de los más vulnerables, enfermos crónicos que ya no cuentan con fuerza suficiente para pelear. La justicia, a veces, como en el caso de los contratos dirigidos entre el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y la Droguería PISA de Guatemala S.A., consigue devolver el golpe: captura a los responsables del mal manejo de los recursos del Estado e intenta que cumplan una condena. En otras ocasiones  –las más–, nada sucede y permanecen las dudas.

Puede haber inconformidades, anomalías, hallazgos, intentos de denuncia, contratos sospechosos, auditorías minuciosas, advertencias, quejas… pero nada sucede. Tal es el caso de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (UNAERC), la entidad estatal encargada de atender a los enfermos renales, que en septiembre de 2014, contrató los servicios de SabiaPharma S.A., una empresa que jamás había prestado asistencia para enfermos renales, que no contaba con un local propio, que había subarrendado 30 máquinas de hemodiálisis (tratamiento médico que elimina artificialmente sustancias tóxicas de la sangre), que en su patente de comercio sólo aparecía como una droguería de ventas al por mayor, que su dirección física reportada era compartida con otra empresa, Corporación Men-Del S.A., y aun así, con todo en contra, le fue adjudicado un concurso de “Arrendamiento de Infraestructura” por Q5,615,328.00 para atender enfermos crónicos renales en el departamento de Escuintla.

Por este contrato, la UNAERC recibió ocho inconformidades. “La base legal utilizada en el evento es incorrecta”, señalaba el Centro de Diálisis S.A.; “existen indicios de acuerdo previo entre dos proveedores para esta adjudicación (SabiaPharma y Men-Del)”, se quejaba Productos del Aire, S.A.; “Información incorrecta”, reclamaba la Fundación de Asistencia Médica Ocupacional para la Recuperación del Enfermo Renal (Amor). Todas las impugnaciones fueron rechazadas: "Improcedentes, en virtud de que en este caso se siguió el procedimiento que marcan las normas aplicables”, defendía UNAERC en el portal de Guatecompras.

“Para este concurso desde el inicio vemos una anomalía. El problema se origina en el momento en que este concurso trata de un arrendamiento pero que también incluye kits para pacientes de hemodiálisis. La incongruencia radica en que un arrendamiento, según la ley de contrataciones del Estado, no puede incluir productos de consumo, y más si son perecederos, de una sola aplicación. En este caso lo correcto pudo haber sido realizar dos concursos separados”, dice el abogado de Acción Ciudadana Eddie Cux. “Lo que buscaba UNAERC era que, al tratarse de un concurso por excepción, el beneficio fuera para un solo proveedor”, añade.

“Un auditor nunca entenderá a los médicos”

En Escuintla, los pacientes atendidos por UNAERC en el turno de las 10:30 A.M. están a punto de conectar sus cuerpos a las máquinas que desintoxicarán su sangre a lo largo de cuatro horas. Vienen de Tiquisate, Chiquimulilla, de otros departamentos como San Marcos, Jutiapa o Santa Rosa. Algunos cumplen con llegar tres veces a la semana para realizar el tratamiento. Otros, como Héctor Velásquez, agricultor, consiguen conectarse a la máquina de hemodiálisis cuando piden permiso para faltar al trabajo. “Me sentí mal, mareado. No quiero hincharme como otras veces. Preferí faltar de nuevo al chance y venir a cambiarme la sangre”, dice.

Hasta hace poco más de un año UNAERC no existía en el departamento de Escuintla. Desde su fundación en 1997, mediante acuerdo gubernativo, esta institución encargada de los enfermos renales en estado crónico bajo responsabilidad del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), ha operado de forma centralizada desde la capital de Guatemala. Las nuevas instalaciones de UNAERC en Escuintla fueron creadas para atender un estimado de 180 pacientes. Sin embargo, el número de pacientes que asisten a este lugar ha sido menor, incluso lejano a los 180 que estimaba la institución, como reconoce el director administrativo, el doctor Douglar Rumaldo Guerrero.

[frasepzp1]

Cada paciente de UNAERC usualmente requiere de tres hemodiálisis a la semana. Cada hemodiálisis realizada utiliza un kit (gasas, jeringas, agujas, adhesivos, guantes) como parte del tratamiento. Por esta razón, en el concurso que fue adjudicado a SabiaPharma, la UNAERC fue específica en la necesidad de adquirir 30 máquinas para las hemodiálisis de 180 pacientes, pero además solicitó 14,040 kits para los tratamientos que se realizarían durante cuatro meses.

No obstante, las sumas de kits y hemodiálisis para este requerimiento de la UNAERC no cuadran. Se trata de 180 pacientes que realizarían tres hemodiálisis a la semana, equivalente a 2,160 kits exactos para un mes. Es decir, en el contrato de cuatro meses firmado entre UNAERC y SabiaPharma, se debieron haber solicitado únicamente un aproximado de 8,700 kits. La compra por 14,040 kits –una cifra sobredimensionada– sería viable para 6.5 meses, es decir, casi dos meses más de lo establecido en las bases legales del concurso publicado en Guatecompras.

En consecuencia, el contrato de UNAERC con SabiaPharma no fue cumplido a cabalidad. La junta directiva de esta entidad, como la junta de licitación que evaluó la adjudicación para SabiaPharma, ha recibido diversos señalamientos. Los más graves, por la mala administración de esta compra, fueron detectados por la Contraloría General de Cuentas (CGC) mediante una auditoría.

“Hay una inadecuada planificación en la adquisición de insumos”, resaltó la CGC en su informe de auditoría interna, presentado en abril de 2015, al analizar el concurso de Q5,615,328.00 adjudicado a SabiaPharma. La CGC detectó que los 14,040 kits fueron comprados por Q281.95 cada uno, para un total de Q3,958,5878. La CGC, de hecho, detectó que la capacidad máxima de kits real que podía consumir UNAERC para el periodo del contrato era de sólo 7,110. Para febrero de 2015, como indica el informe de la CGC, aún había 6,620 kits sin utilizar, resguardados en una bodega de la z. 18. Es decir, SabiaPharma cobró  por unos kits, y por unos tratamientos, que en realidad no podrían ser utilizados en el tiempo –septiembre a diciembre – que fue establecido en el contrato con UNAERC para Escuintla.

Ante estas anomalías, el doctor Guerrero, encargado de esta compra anómala, admite su error para planificar este evento. “Llenamos las emergencias de Escuintla con 60 o 70 pacientes. Fueron los primeros que pedían la oportunidad de tratamiento. Para llenar los 180 nos ha tomado cinco meses. Hasta ahora que estamos al ras. Nosotros creímos que al momento de abrir íbamos a estar completos. Y no fue así. Estuvimos los primeros cuatro meses con el 50 por ciento de los totales. Teníamos estimados 240.  Pero luego llegaron 70 y así se fueron agregando. Y mucha gente no quiso irse para Escuintla”, explica Guerrero.

Sobre la duración del contrato, Guerrero dice que el contrato de arrendamiento con SabiaPharma fue ampliado, más allá de los cuatro meses, pero no específica bajo qué términos, salvo que “la salud es un derecho constitucional”. Por su parte, Luis Francisco Valdés, representante de SabiaPharma ante la UNAERC (y el Estado), se comprometió a aclarar esta situación con Plaza Pública, sobre cómo y porqué la CGC encontró 6,620 kits sin utilizar. Al cabo de dos semanas, ni Valdés, ni ningún representante jurídico de SabiaPharma, envió la información ofrecida sobre la forma legal en que había sido ampliado su contrato para la utilización de los miles de kits sobrantes al momento de vencerse el tiempo de cuatro meses  estipulado en el concurso de Guatecompras.

“Los kits se terminaron hasta julio”, dijo Valdés sin inmutarse al ser entrevistado. “Eran kits para cuatro meses pero se utilizaron durante 11 meses”, añadió sin reparo.

“Los servicios de salud siempre se planifican con cuatro meses de antelación”, defiende el doctor Guerrero. “En ese momento –septiembre de 2014– se planificó un abastecimiento que durara hasta 2015. Con el cambio de año se termina el periodo fiscal y nos quedamos con un presupuesto siempre en cero. Con los 14 mil kits asegurábamos el abastecimiento”, añade Guerrero al referirse a un contrato, en sí, que fue planificado para seis meses y medio pero que legalmente sólo tenía validez para cuatro meses, y que en realidad duró once.

—La CGC ha hecho graves señalamientos… —se le dice al administrador general de UNAERC. 

—Un auditor no entiende el mundo de los médicos. Si me surge una epidemia debo controlarla, a como dé lugar. Y luego el auditor pregunta que por qué no planifiqué esa compra. En ningún momento hice mal uso de los recursos del Estado —argumenta Guerrero.

Ampliarse, crecer, a pesar de una crisis

En los últimos años, UNAERC se ha declarado en una crisis permanente. Su presupuesto (que depende del Estado) se ha incrementado en los últimos años, y de manera directamente proporcional, la deuda adquirida con proveedores y grandes farmacéuticas se ha vuelto impagable. De Q45 millones con los que inició sus operaciones en 1997, UNAERC pasó a recibir Q70 millones del presupuesto general de la nación en 2004, luego, en 2012, el Congreso de la República le otorgó un incremento con el que alcanzó los Q100 millones para su funcionamiento. En 2014, los administradores de UNAERC protestaron para solicitar una nueva ampliación de su presupuesto. Arrastraban para entonces una deuda de Q90 millones con organizaciones con las que tienen convenios de cooperación para atender pacientes renales como Fundación Amor y algunas farmacéuticas.

Un año después, a principios de 2015, la deuda de UNAERC aumentó aún más.

 “UNAERC está en crisis, pues necesita atender a 3,504 pacientes y no tiene la capacidad para hacerlo”, explicaba Zulma Calderón, jefa de la Unidad de Supervisión Hospitalaria de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), en enero de este año. En ese momento, la empresa Baxter de Guatemala S.A había dejado de proveer los medicamentos para los pacientes de insuficiencia renal, tras esperar a que se pagara una deuda que alcanzaba los Q108 millones. El Congreso de la República, ante las protestas de los pacientes, accedió a conceder un nuevo aumento para el presupuesto de UNAERC: Q200 millones, de los cuales Q152 millones servirían para su funcionamiento y operatividad. Los restantes Q48 millones, como dijo el administrador general de esta entidad, Douglas Guerrero, serviría para pagar la deuda con los proveedores.

[frasepzp2]

No obstante, entre protestas, marchas de pacientes, falta de medicamento, déficit presupuestario, deudas, los directivos de UNAERC ignoraron la crisis y decidieron expandirse, descentralizarse, crecer. Un manifiesto de Interés marcaba septiembre de 2014 como la puesta en marcha de las operaciones de UNAERC en Escuintla. Y con este documento, por añadidura, se concretaba la justificación legal para realizar una compra millonaria, con un solo oferente, sin experiencia en temas de hemodiálisis: la droguería SabiaPharma S.A. 

“En promedio se están quedando sin recibir tratamiento de hemodiálisis más de 50 pacientes al día, debido a que la capacidad instalada de UNAERC fue rebasada”, justificaron entonces los directivos.

Acto seguido, crearon el concurso por excepción en Guatecompras, para 180 pacientes de hemodiálisis en Escuintla.

En Escuintla, una empresa con estas características, con esta infraestructura, con el número preciso de máquinas solicitadas por UNAERC era una feliz casualidad. Todo un hallazgo. Existía.

El Douglas Rumaldo Guerrero Rodas explica: “Buscamos una empresa que pudiera suplir nuestras necesidades para la nueva sede. Encontramos SabiaPharma, participó y le fue adjudicado”.

Cuando dos empresas ocupan el mismo lugar

—¿El concurso por excepción fue pensado entonces por la existencia de SabiaPharma en Escuintla? —se pregunta a Guerrero.

—Previo a buscar una empresa hicimos un mapa de prevalencia. El número de pacientes de UNAERC en la región sur es bastante. No quiere decir que en el resto del país no se den casos de enfermos renales crónicos. Entendemos que por la cercanía con la capital, el número de personas de la costa sur que llega a nuestras instalaciones en la capital es mayor. Por ello pensamos en una sede en Escuintla —dice el administrador de UNAERC.

Según Anallise Castillo, de Fundación AMOR, no hay estudios específicos que aporten evidencias de por qué existe un mayor número de enfermos renales en la región sur de Guatemala. Descarta además que se deba a los químicos o insecticidas que se utilizan en las largas jornadas laborales en los ingenios de azúcar o palma africana. “Es una región calurosa. El problema es que las personas se hidratan con aguas gaseosas. Hasta diez en un día”, asegura Castillo.

—¿Sin embargo, SabiaPharma nunca había brindado un servicio de hemodiálisis?

—Pero sí está capacitada. Acreditaron el servicio.

— Antes de que se le adjudicara este concurso, SabiaPharma no existía en Escuintla. ¿Cómo se explica esto?

—La empresa presentó el respaldo legal de arrendamiento. El lugar era el adecuado. Las máquinas también estaban acreditadas. Todo se encuentra en el interior del Hospital Génesis de Escuintla —explica Guerrero.

En el interior del Hospital Génesis todo resulta confuso. SabiaPharma, UNAERC, y otra corporación, de nombre Men-Del, dedicada también a la atención de pacientes renales, comparten el mismo espacio.

La propietaria de Corporación Men-Del, Claudia Lily del Cid García de Garrido, es también la nefróloga (especialista en enfermedades renales) ahora encargada de UNAERC en Escuintla.

En este espacio, es aún más confuso tratar de entender que Men-Del, desde febrero de 2014, como ha quedado documentado en su página de Facebook, ofrecía servicios de hemodiálisis con las máquinas que ahora SabiaPharma utiliza para atender a los pacientes de UNAERC en Escuintla.

“Men-Del nunca ha utilizado testaferros para ganar un concurso”, enfatiza del Cid para refutar cualquier vínculo entre las dos empresas. “La otra empresa (en referencia a SabiaPharma) vino a hacer los arreglos con el Hospital Génesis para utilizar instalaciones que en algún momento fueron un sueño. Un sueño que había sido diseñado para pacientes del seguro social”, explica del Cid, aunque no aclara si las máquinas que utilizó su corporación fueron vendidas, arrendadas, al Hospital Génesis o a SabiaPharma.

A la fecha, Men-Del, ha participado en varias ocasiones en concursos del IGSS, según Guatecompras, pero sólo en una ocasión se le adjudicó un contrato para servicios técnicos de hemodiálisis por Q85,500.

Para este reportaje, ni la doctora del Cid, ni el doctor Guerrero, ni Luis Valdés lograron explicar el por qué dos empresas (SabiaPharma y Corporación Men-Del), en el momento de adjudicar el contrato de UNAERC en Escuintla, ocupaban exactamente el mismo lugar.

“Es algo muy difícil de entender”, dijo Guerrero, luego de evadir varias veces la posible relación entre SabiaPharma, Men-Del y la doctora del Cid. “El proveedor solo nos brinda apoyo técnico, no necesariamente debe estar en las instalaciones de UNAERC en Escuintla”, justificó Guerrero.

 Más pragmático, Valdés, el ejecutivo de SabiaPharma a cargo de los servicios de UNAERC en Escuintla, indico que la empresa evaluó el panorama, revisó los concursos en Guatecompras, habló con el Hospital Génesis, y pensó: “si salíamos adjudicados, pagábamos la renta (por uso de las instalaciones del Hospital Génesis). Como sí salió, empezamos a trabajar”.

—¿SabiaPharma nunca ha realizado servicios de hemodiálisis, no lo indica su patente de comercio? —se cuestiona al ejecutivo de Sabiapharma.

—Nuestra apuesta es crecer, es ganar. En este momento está en trámite en el registro mercantil la razón social para brindar el servicio de hemodiálisis.

—¿Cómo es posible que SabiaPharma ganara un concurso de UNAERC entonces, sin que su patente especifique el servicio de hemodiálisis?

—Nosotros cumplimos con todo lo legal. Participamos. Ganamos. El servicio ha sido bien brindado a los pacientes a lo largo de todo este tiempo —responde Valdés. Al mismo tiempo niega cualquier vínculo entre SabiaPharma y Men-Del.

A la fecha, los pacientes renales de Escuintla no han presentado quejas sobre el servicio de SabiaPharma, como enfatiza el doctor Guerrero. Pero las suspicacias permanecen en cuanto a la forma en que se adjudicó el negocio.

A pesar de todo, lo mismo

En fechas en que organizaciones como Acción Ciudadana, o la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), denunciaba el fraude de los contratos entre el IGSS y la Droguería PISA de Guatemala, la junta directiva de UNAERC, con más de 6 mil kits de SabiaPharma no utilizados en Escuintla, resguardados en una bodega de la zona 18 y alquilada por más de Q60mil, según los hallazgos de la CGC, se atrevió a lanzar un nuevo concurso para adquirir nuevos kits de hemodiálisis para abastecer su sede de Escuintla. Esta vez UNAERC solicitaba 12,960kits. La CGC lo señala en su informe, y recalcaba, de nuevo, “la mala planificación de compras”.

Tras la auditoría de la CGC de este último requerimiento de kits, UNAERC desistió y anuló el evento en Guatecompras. La CGC nunca presentó una denuncia formal por estas anomalías, salvo multas a los directivos de UNAERC, quienes  se han negado a pagar por considerar, como señala Guerrero, que no se ha hecho nada malo.

Los 14,040 kits de UNAERC Escuintla se terminaron finalmente en junio de 2015. A partir de entonces, sin más ofertantes, las compras directas de kits han beneficiado de nuevo a SabiaPharma. Esta vez por montos exactos de Q89, 989, para evadir la realización de eventos de cotización (con más de un oferente) que deben llevarse a cabo, según la ley, cuando el monto de compra es superior a los Q90mil.

“Lo importante es abastecer la unidad en Escuintla”, justifica el administrador de UNAERC. “Tuvimos que hacer compras directas, menores a Q90 mil, porque de qué otra forma podíamos seguir brindando el servicio... Además de esto los pacientes pusieron un amparo, para asegurar su tratamiento. Ante ese marco legal, teníamos que continuar”, dice Guerrero con tranquilidad, a pesar de haber fraccionado más de seis compras para beneficiar a SabiaPharma.

A la fecha, la UNAERC ha publicado un nuevo concurso de licitación para mantener con vida su sede en Escuintla. La historia se repite. No importan las inconformidades, las posibles denuncias penales, las auditorías internas de la CGC, los exámenes especiales del MSPAS, los señalamientos de la sociedad civil. Nada impide que SabiaPharma, como única oferente, continúe siendo la gran ganadora. Esta vez, a finales de julio de 2015, ha ganado Q5,179,356.00 por la compra de  18,360 kits que serán aplicados en Escuintla en los próximos meses.

“Es un ejemplo más de cómo las empresas buscan a los pacientes más vulnerables, y en torno a ello, lucrar, hacer negocio”, dice Eddie Cux de Acción Ciudadana. “Son pacientes terminales, con altas probabilidades de fallecer. ¿Cómo garantizar la salud de estos pacientes con compras directas? ¿Cómo defenderse si algo sale mal, en una licitación, en un contrato arreglado, ante el Estado?”, agrega.

En tan solo un año, según datos del MSPAS, 28 pacientes de insuficiencia renal crónica han fallecido en la UNAERC de Escuintla. El MSPAS no detalla la causa de la muerte de estos pacientes. Tampoco se habla de quejas por parte de los enfermos. El pronunciamiento del MSPAS, hasta el momento, sobre lo que sucede en la UNAERC de Escuintla, como indican en su oficina de comunicación social, es únicamente que tienen previstas nuevas auditorías.

Nota de edición: 
Un Manifiesto de Interés marcaba septiembre de 2014 como la puesta en marcha de las operaciones de UNAERC en Escuintla. Y con este documento, por añadidura, se concretaba la justificación legal para realizar una compra millonaria, con un solo oferente, sin experiencia en temas de hemodiálisis: la droguería SabiaPharma S.A.
“Un auditor no entiende el mundo de los médicos. Si me surge una epidemia debo controlarla, a como dé lugar. Y luego el auditor pregunta que por qué no planifiqué esa compra. En ningún momento hice mal uso de los recursos del Estado”, argumenta Guerrero.