Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Un caco en la Sexta
Ir

Un caco en la Sexta

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
¿Importaba quién era él? Mañana no saldría en las noticias ni su nombre figuraría en las estadísticas policiales ni tendría 24 horas para ser escuchado ante un juzgado.
“Es que había un caco allá abajo”, le respondía el otro mientras le daba un beso y se limpiaba en el pantalón la última mancha de sangre que tenía en la punta de su zapato.
Ilustración por Dénnys Mejía
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 6 mins

Su nombre es lo de menos. O la fecha. Lo importante es el apelativo que lo sentencia. El suyo es “caco”. Y aquella patada en el estómago, la quinta o la séptima en una ronda interminable, le hizo apurar una arcada y vomitar sangre sobre el pavimento. Él, caco; él, malo; tan malo que los buenos, que eran más, que eran como una docena, corrieron a castigarlo.

Tenía el miedo dibujado en el rostro, los ojos saltados, la boca abierta y torcida hacia la izquierda. Si se le pudiera congelar justo cuando daba la última zancada sobre la 6ª avenida, en la zona 1, habría quedado con los pies en el aire, la cintura quebrándose hacia el lado izquierdo, la brazada imperfecta del que corre lo más rápido que puede, del que corre para salvar su vida, porque sobre él cayó la sentencia de culpabilidad con tan solo un grito.

-¡Éste es caco!

El Juez er...

Autor
Autor
a
a