Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Un año después
Ir

Un año después

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
25 04 16

Tiempo aproximado de lectura: 8 mins

El jueves 25 de febrero recién pasado, como parte de las actividades de aniversario de Plaza Pública, fui invitado como panelista al foro titulado La Evolución de la Protesta, en donde tuve la oportunidad de compartir espacio con Édgar Gutiérrez, Regina Solís y Mónica Mazariegos (como moderadora), además de que contamos con la valiosa y edificante participación de un público sustanciosa y felizmente diverso en personalidades y opiniones.

Aunque Plaza Pública planea eventualmente compartir un video del foro, aprovechando que hoy, 25 de abril, se cumple un año de la primera manifestación multitudinaria que dio pie a toda una bola de nieve social, política y cultural —que no hemos terminado de desenmarañar—, aprovecho para compartir el texto que escribí para esa ocasión y que, por cuestiones de tiempo y ansiedad (en esos días estaba padeciendo una crisis de ansiedad y pánico que ya está ahora bajo control médico), ...

Su justo lugar es simbólico y en el plano moral. Eso no hay que confundirlo. No lo hace menos importante.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
No, no podemos darnos el lujo de no entender que, en efecto, ver el vaso medio lleno aniquila la urgencia de volverlo a llenar.