Cerrar

Ir

Reserva de la Biósfera Maya: las políticas de la anarquía y el surgimiento del orden comunitario

El «bloque forestal» más grande del país está resguardado bajo el régimen de gestión de las concesiones forestales. No hay otro de esa dimensión.
Tipo de Nota: 
Opinión

Reserva de la Biósfera Maya: las políticas de la anarquía y el surgimiento del orden comunitario

22 de Julio de 2020

Redes-lateral

En los años 60, la desaparecida Empresa de Fomento y Desarrollo de Petén tomó una decisión notable para el futuro de ese departamento: limitó la adjudicación de «parcelas» de colonización a las tierras al sur del paralelo 17º 10’ norte y, al mismo tiempo, reservó las tierras al norte para actividades forestales. Así, los ecosistemas de esa extensa zona conservaron su estructura, composición y funciones dominantes y quedaron contenidos en los 2.1 millones de hectáreas de lo que sería la Reserva de la Biósfera Maya (RBM).

Mientras se buscaba implantar un régimen de conservación estricta en las zonas núcleo y se adelantaban acciones para legalizar las tierras en la zona de amortiguamiento, la zona de uso múltiple finalmente albergó el prometedor mecanismo de gestión de recursos naturales bajo el régimen de concesión de tierras. Aunque la primera concesión se concretó en 1994, el proceso tuvo una escalada a partir de 1999. Culminó con la concesión de 14 unidades de manejo que abarcaron más de medio millón de hec...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a