Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La Vida… una poesía viva
Ir
Información

La Vida… una poesía viva

redes sidebar

“… nos hemos acostumbrado a la libertad y tenemos el valor de escribir exactamente lo que pensamos…”, escribió Virginia Woolf, en 1929, en “Una habitación propia”, el ensayo en el que plantea la necesidad de que las mujeres tengan un espacio propio para crear, para hacer que se escuche su voz. En esta serie, Plaza Pública reanuda la pregunta: ¿Cómo construyen su habitación propia las mujeres guatemaltecas? Aquí responde Sandra Morán, diputada.

Nací en la ciudad de Guatemala,el 29 de abril de 1960, de padre y madre nacidos en Quetzaltenango y Sacatepéquez. Soy una mujer de clase media baja, crecí y estudié gracias al trabajo de mi mamá. Desde pequeña aprendí el servicio al prójimo y la búsqueda de la justicia. En ese sentido, asumí desde muy pequeña el compromiso histórico de contribuir a construir una Guatemala con justicia social para todas y todos. Conocí la represión del Estado desde niña y lo que significó la persecución por las ideas propias. Hace cuarenta años estoy con Guatemala en su lucha por ser libre. Estuve catorce años en el exilio en México, Nicargua y Canadá. Regresé a Guatemala y me incorporé al proceso de los Acuerdos de Paz y su implementación. He vivido intensamente el presente y construyo mi/nuestro futuro compartido con amigas, compañeras, hermanas y familia. Me defino como una luchadora por la vida, en el mundo, y soy parte activa de movimientos que lo están construyendo; hoy con una tarea de representación en el Congreso de la República. Sueño y hago, hago y sueño como metodología de vida.

Aquí me presento ante ustedes….

Sobreviviente

Hoy me reconozco sobreviviente ante ustedes

Sobreviviente de múltiples experiencias de muerte

Sobreviviente de un nacimiento difícil,

De una violencia permanente y eterna

De amores inacabados

De dolores sin sentido

De despedidas permanentes

Y de tristezas profundas

Me reconozco sobreviviente de mí misma

De mi negación, de mi necedad

De mi mentira, de mis máscaras

De mi falta de escucha y reflexión

Me reconozco sobreviviente de sistemas de opresores

De todos

De porque soy mujer, de porque soy lesbiana

De porque no tengo recursos

De porque pienso diferente

De porque soy de color, de porque no hablo bien

De porque no lo sé,

De porque todo lo que ustedes quieran y crean

Me reconozco sobreviviente

El reencuentro doloroso con todos mis recuerdos

Olvidados, guardados, negados

Me reconozco sobreviviente de todo lo dicho

Y como tal me reconozco ante ustedes quizá sobrevivientes de igual manera

 

CUERPO MIO

Hoy te quiero reconocer cuerpo mío

así como sos

un poco ancho, un poco gordo

con algunas curvas y sin otras

así como sos, chaparro y gordito

Con todo lo que has mantenido

Con todo lo que has cargado

Hoy quiero reconocerte porque finalmente me hablaste

porque finalmente te di la oportunidad de contarme

porque finalmente te di el espacio para decirme

porque finalmente me atreví a entenderte

Hoy que te reconozco mancillado

sufrido

atrapado

escondido

Quiero decirte que te veo también como has sido

sobreviviente,

resistente

luchador

protegiéndote a ti mismo

construyendo las barreras necesarias para seguir siendo

Por todo eso te reconozco cuerpo mío

Como parte de mi misma

Como templo de mi alma

Como el que hace posible mi ser y hacer

Por eso te amo como sos

Así como sos y con todo lo que cargas

 

Buscando la felicidad, el amor, la ternura, como todas, me he enfrentado a mí misma, a la sociedad, comunidad, familia y formas de entender la vida.

Cuanta complicación

No entiendo la vida

No entiendo la forma de ver la vida

No entiendo el mundo

Con su debería de ser o no ser

No entiendo la necesidad de no ser

Cuando finalmente estoy aprendiendo a ser

No entiendo nada

Cuando el mundo me impide

Amarte con la libertad que solo el amor puede dar

No entiendo nada

Cuando las circunstancias

Nos impiden ser

Cuando finalmente nos atrevimos a reconocer nuestro ser

No entiendo nada

Cuando el fin es ser feliz,

Amar y ser amada

Y vivir

No entiendo nada

Cuando eso es lo que quiero

Y lo que encuentro son las circunstancias

No entiendo nada de la vida

O quizás la vida no entiende nada de mí

 

He vivido momentos de soledad y momentos de solitud que los acojo como parte de la vida misma y como parte de los momentos necesarios para estar conmigo.

 

 

Cuantos rostros

Cuantas sonrisas

Cuantos abrazos

Cuantos quereres

Y ahora

En el sentimiento de estar sola

Te busco…….

Vida

 

He vivido momentos difíciles que a su vez me permiten valorar los momentos grandiosos que la vida me ha permitido vivir. He aprendido en la práctica y en los compartires de mujeres y hombres. Soy autodidacta y he estudiado en la Universidad de San Carlos en dos etapas, entre 1979 y 1981, en la Facultad de Ciencias Económicas, y del 2004 al 2009 en Ciencia Política.

 

Momentos

Hay momentos en la vida

Que se te desgarra el pecho

Te sientes desesperada

Y tu ser va cayendo hacia lo más profundo del dolor….

Hay momentos en la vida

Que la furia te inunda el rostro,

El cerebro, las manos, el cuerpo

Que sientes que revientas al menor movimiento, palabra o insinuación

Hay momentos en la vida

Que te llenas de una intensa ternura que te brota poro a poro

para entregarla y entregarte

Poro a poro hasta lograr el éxtasis inalcanzado

Hay momentos en la vida

Que el corazón palpita fuertemente

las manos te sudan y la respiración se acrecienta

Y las palabras se te pierden en una intensa emoción de ser

Hay momentos en la vida

Que la risa te brota sin parar

Que tu cuerpo se estremece integramente

Hasta sentirte desesperadamente feliz y gozosa

Hay momentos que no te encuentras

Que no te sientes

Que no te ves

Que no conoces

Que no sabes

Que no sos

Hay momentos en la vida

Que te suceden cosas que jamás te vas a explicar

Que te sientes vos, toda vos, completa, así como sos

sin nada más que decir

Hay momentos en la vida

Que puedes sentarte, pensarte

Retomarte, analizarte y

Darte cuenta que tu vida está hecha de todos esos momentos

Que algo te han dado para seguir adelante….

Huehuetenango 26/4/99, Sandra Moran, en un momento difícil de la vida.

 

Reflexiones

La vida implica responsabilidad

Responsabilidad de ser

De identificarnos,

De sabernos, de buscarnos

De encontrarnos, reconocernos,

deconstruirnos,

reconstruirnos y construirnos seres diferentes

La vida implica responsabilidad

En, de y con nuestros actos,

Con nuestra individualidad y colectividad

Con nuestro ambiente

La vida implica responsabilidad con la vida misma, con esa, con la nuestra

Con esa que a veces ni la pensamos

Para que así finalmente podamos sentirnos siendo y haciendo, conscientes de que lo hacemos y dejamos de ser y hacer es por y para, nosotras y nosotros, los otros y las otras.

Entonces así, asumiendo nuestra responsabilidad

Podemos encontrarnos vos y yó, construyendo la vida y no solo viviéndola.

Sandra Morán, Guatemala, Mayo 2003

Junto a muchas mujeres, compañeras he enfrentado la persecución y amenazas de las fuerzas oscuras de este bello y horrendo país como dice Otto René Castillo, pero también he encontrado la libertad de ser y existir para vivir.

 

¡Hasta cuándo!

Hoy te escribo Guatemala como hace tiempo no lo hacía, en realidad pensé que nunca tendría necesidad de hacerlo, ilusa yo, ¿verdad?, creo que solo nosotros nos creímos el cuento. Así que heme aquí, de nuevo con el nudo en la garganta, los puños apretados y la rabia contenida.

Hoy de nuevo me pregunto ¿hasta cuándo?, ¿hasta cuándo? nuestra vida será controlada por otros, ¿hasta cuándo otros podrán decidir sobre mi vida, sobre mi muerte, hasta cuándo tendremos la libertad de decidir sobre nosotras mismas? No puedo creerlo, no puedo, no puedo creer que aquí en este bello y horrendo país, como diría Otto Rene, comer, reír, enamorarse y vivir siga siendo definido por algunos que controlan todo, esto lo dijo Otto Rene hace 40 años, y sigue siendo lo mismo.

Qué terrible Guatemala, qué terrible, qué frustrante, qué triste. Además, me da rabia, me da mucha rabia ver cómo estamos, tan indiferentes, o tan temerosos quizás, me da rabia que a pesar del tiempo, de los acuerdos, de los esfuerzos, siguen siendo los mismos, los mismos, los que han pasado controlando nuestra vida durante tanto tiempo. El no tener derecho de comer, reír, vivir el amor, y vivir la vida en plenitud a pesar de tanto esfuerzo, es terrible, es frustrante, es horroroso. Pero una vez más te escribo Guatemala, una vez más al igual que ayer, te digo que aquí estoy y aquí sigo, que como escribió Iduvina Hernández, Vale la Pena Vivir para que la Verdad no muera. Lo hice ayer y lo hago ahora, sigo viviendo para que la verdad no muera, para que estos poderes no estén tranquilos, para hablar, tocar, pensar, actuar, y vivir aunque no les parezca, muy a pesar de ellos, sigo aquí, muy a pesar de ellos VIVO, muy a pesar de ellos, mi nahual sigue vivo y yó con él.

En la Guatemala de la impunidad, la lucha y la esperanza, Agosto 7 del 2004

En el 2005 cuando los movimientos sociales expresamos nuestro desacuerdo con el tratado de libre comercio, por las repercusiones negativas que tendría en la vida de los pueblos, de las mujeres. La policía volvió a la práctica de la disolución de las manifestaciones con gases lacrimógenos impidiendo la libre expresión. Frente a eso escribí este poema…

LA BELLEZA

Por tanta mentira, tanto descaro, tanta impunidad

Quiero de nuevo encontrar la belleza

Quiero encontrar la belleza

Esa que está en ti, en vos, en mí

Esa que nos anima, que nos alumbra

Quiero encontrar la belleza, esa que está allí

Allí, en cualquier momento, en cualquier lugar

Esa que está allí, que no vemos

Que no descubrimos, pero que certeramente está allí

Por tanto y todo

Quiero encontrar la belleza

Esa que está en la luz y en la oscuridad

En la alegría y en la tristeza

En la fuerza y en la debilidad

En la lucha y en la paz

Por tanto y por todo

Quiero encontrar la belleza

Quiero aprender a verla, a descubrirla

A mantenerla, a promoverla

A compartirla

Por tanto y por todo

quiero encontrar la belleza, esa que está allí, allí.

…cuando por fin nos decidamos a verla.

 

Finalmente en nuestra vida, lo que buscamos es la felicidad y la libertad. La libertad de ser, de hacer, de vivir, de convivir. Esa felicidad que puede ser un estado, un momento, un sentimiento, es lo que aquí expreso, porque al final la encontré.

 

Te encontré

Cuánto buscarte

Cuánto desearte

Y ahora que te tengo

ahora que te siento

No sé qué hacer contigo

Cómo estar contigo

Que hacer o qué sentir

Por mucho tiempo te añoré

Por mucho tiempo traté de imaginarte

Y así te creí distinta a como te veo

Eras más grande, distinta

Qué paradoja

Tanto que te añoré

Y ahora que te tengo no sé qué hacer contigo

Te amé sin tenerte

Te soñé

No te pude crear porque no sabía cómo eras

Eras ese sueño añorado

Esos de los que el mundo habla

De los sueños que todas las personas quieren lograr

El camino hacia ti

No fué fácil

Y el encontrarte tampoco ha sido fácil

Talvez por eso no sé qué hacer contigo

Pues el tenerte significa estar conmigo

Y quizás por eso no sé qué hacer contigo

Pero aquí estas, tan simple como eres

Aquí estás conmigo, ya te encontré

Ya te siento

Ahora

Solo me falta aprender a vivir contigo

LIBERTAD

 

Comparto las miradas de buscar el amanecer como una fuente que nos da certeza que llegará y Guatemala florecerá… Y con mis compañeras y compañeros mantengo viva la memoria de quienes ya no están con nosotras y que abrieron camino para que continuemos el camino.

 

...Amanece con la exquisita dulzura del sol tierno, amante, cariñoso…..

Por fin Amaneció, y la paz llegó, quizás por segundos pero llegó

Amaneció por fin, luego de tanto esperarlo, amaneció por fin

Quizás por segundos, pero amaneció.

Ahora sé lo que es el amanecer, ahora sé lo que es Ahora aunque esté sumida en la más profunda de las oscuridades, puedo recordar el amanecer y con ello esperar,

Esperar con la paciencia eterna y la seguridad profunda

de que los rayos del sol saldrán con su amor profundo y amanecerá

Ahora puedo estar en paz,

el amanecer existe, es, así como el amor es.

 

CON MEMORIA

Sandra Morán (2008, en el 10 aniversario del Asesinato de Monseñor Gerardi)

Con Memoria

Abro Caminos

recorro veredas

Escucho los cantos

Y recobro susurros

Con memoria

Con memoria

Con memoria

Con Memoria

Camino las calles

Hilando tú historia

Alzo la voz en tú nombre, en mi nombre,

con los nombres

Construyo mi vida, Tu vida

Como hijos e hijas de la misma historia

Con Memoria

 

 

Finalmente esta soy yo.

Reinvindico mi derecho

A disentir

A ser diferente

A oponerme a proyectos de muerte

A vivir por la vida

A buscar la justicia y no aceptar la impunidad

A buscar… buscar en medio de tanta obscuridad

Reivindico mi derecho

A oponerme a que el ser humano sea vendido como mercancía

que la mercancía y el dinero sean la fuerza vital del mundo

a criticar a oponerme y a no rendir pleitesía al imperio

Reivindico mi derecho

a decir No de resistir

de organizarme

de ser, un ser libre y autónomo

Reivindico mi derecho

A soñar

A amar

A buscar

más allá del horizonte

A creer

Reivindico mi derecho

A unirme a otras y otros como yo

A crear movimiento

A crear algo nuevo

A construir la vida en medio de tanta muerte

Reivindico mi derecho

A la risa

A la ternura

Al ocio

Al descanso

A la recreación

A la energía vital

Reivindico mi derecho

A ser feminista de izquierda

A luchar por mí y por las otras y los otros

A vivir en búsqueda y en construcción

A desaprender y a construir junto a otras y otros

La nueva cultura de vida

La nueva civilización

Reivindico mi derecho

A ser

A ser

A ser una mujer integra

Aún en medio de esta sociedad que te fragmenta

Reivindico mi derecho

A una vida que una todo lo que sueño, quiero y hago

A una vida que una lo que hago con lo que siento

A una vida llena de placer, hacer y ser

Reivindico mi derecho a todo esto

Porque sólo así seré yo.

Jalapa, Mayo 2005

Texto
Edición