Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Ir
Fotos
Francisco Luís Gordillo Martínez, excomandante de la Zona Militar 17 de  Quetzaltenango,, llega escoltado a tribunales el día de la resolución de  la fase intermedia del juicio.Edilberto Letona Linares, exsubcomandante de la Zona Militar 17 de  Quetzaltenango, ingresa a tribunales esposado.Manuel Callejas y Callejas, exdirector de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército.Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, exoficial de inteligencia de la Zona Militar 17  de Quetzaltenango, junto con su familia.Benedicto Lucas García.La imagen del Señor de Buena Esperanza, siempre acompaña a María Elena  Winter de Lucas, en todas las audiencias.Emma Theissen y su hija, María Eugenia, reciben abrazos solidarios.La imagen de Marco Antonio Molina Theissen, exhibida en el abrigo de su  madre durante la audiencia de resolución de la fase intermedia del juicio.La esposa de Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, anima la polémica en contra de una  observadora de derechos humanos durante la audiencia final de la etapa intermedia.El abogado Jorge Alfonso Lucas Cerna, hijo y defensor de Benedicto Lucas García, exponen los argumentos de defensa. El juez Víctor Hugo Herrera Ríos, a cargo de la fase intermedia del proceso, emite la resolución que envía a juicio a los cinco exmilitares.Hugo Ramiro Zaldaña Rojas observa a Benedicto Lucas García, exjefe de  Estado Mayor del Ejército, asomarse a las rejas para escuchar al juez.María Eugenia Molina Theissen llora al escuchar la resolución emitida por el tribunal.Periodistas rodean a Benedicto Lucas García, al terminar la audiencia en la que  fue enviado a juicio.Madre e hijas de la familia Molina Theissen, se abrazan al finalizar la  audiencia.

Justicia para Marco Antonio

redes sidebar

Marco Antonio Molina Theissen tenía 14 años de edad, cuando un grupo de hombres armados ingresó por la fuerza a su residencia, en la colonia La Florida de la zona 19, y se llevó sin decir a dónde y sin decir por qué. Ocurrió al mediodía del 6 de octubre de 1981. Desde entonces, su madre, Emma Theissen de Molina, y sus hermanas Ana Lucrecia y Emma Guadalupe, no han detenido un solo momento su búsqueda. Aún no lo encuentran. Aún no saben qué hicieron con él los hombres armados que se lo llevaron, y tampoco conocen los nombres de sus verdugos físicos, pero sí el de quienes dieron las órdenes de desaparecerlo; saben que lo hicieron en venganza porque Emma Guadalupe huyó de la Zona Militar en la que la mantuvieron detenida ilegalmente, donde la torturaron y violaron.

Lee también: Marco Antonio: El niño con el que el Ejército cobró venganza

El jueves 2 de marzo, el juez Víctor Hugo Herrera Ríos, titular del Juzgado Primero C de Mayor Riesgo, ordenó llevar a juicio oral y público a cinco antiguos militares sobre los que el Ministerio Público presentó “suficientes elementos probatorios” para acusarlos de ser los autores intelectuales de la desaparición de Marco Antonio y el secuestro y violación de Emma Guadalupe. El juicio, un proceso simbólico para las familias de los miles de detenidos-desaparecidos durante la guerra interna (1960-1996), deberá empezar dentro de tres meses. Durante ese lapso, los militares señalados (los cinco mayores de 60 años) continuarán en prisión preventiva. De ser hallados culpables por el Tribunal C de Mayor Riesgo, que conocerá el caso, podrían ser condenados a penas de más de 20 años de prisión.

Mira también: Benedicto

Los militares procesados, ocuparon las más altas jerarquías del Ejército durante los años más cruentos de la guerra (1978-1983): Manuel Benedicto Lucas García fue jefe del Estado Mayor del Ejército cuando ocurrieron los hechos; Francisco Luis Gordillo Martínez, comandante del cuartel Manuel Lisandro Barillas de Quetzaltenango, donde violaron a Emma Guadalupe; Manuel Antonio Callejas Callejas, director de la Sección de Inteligencia (G-2); Edilberto Letona Linares, segundo comandante en la Brigada de Quetzaltenango; y Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, oficial de Inteligencia (S-2) del Estado Mayor. Los cinco serán procesados por delitos contra los deberes de la humanidad; desaparición forzada y violación.

Plaza Pública documentó las primeras fases proceso penal en contra de los militares, que se inició en enero de 2016 y concluyó el jueves 2 de marzo. 

Texto
Edición
Texto
Edición