Cerrar

Ir

Encontré a la niña del canasto

Tipo de Nota: 
Opinión

Encontré a la niña del canasto

16 de Agosto de 2019

En un pueblo chico, buscarla fue tarea sencilla. Una amiga conocía a la madre de la hermosa niña, y localizarla telefónicamente fue cuestión de un par de horas. Acordamos charlar.

Redes-lateral

Ya había investigado algunos temas para estar preparada en el momento de hablar con doña Betty, quien estaba en una reunión en la municipalidad. Me enteré de que ella tenía un hijo pequeño con problemas de aprendizaje y de visión. Estaba esperándola cuando se escuchó a lo lejos nuevamente aquella vocecita.

—¿Quiere lichas?

—¡Venga, mi amor! —me apresuré a llamarla, notoriamente emocionada al verla entrar—. ¿Es cierto que se llama Ángeles? —pregunté.

—Sí— respondió ella, e...

—¿Y si le digo que la quiero poner en el colegio Purulhá? —le propuse. Su rostro instantáneamente se iluminó.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a