Cerrar

x
El capricho de Corotú
Ir

El capricho de Corotú

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
9 03 17

Read time: 3 mins

Quiero compartir algunas lecciones de vida que me dio un gigante de 15 metros. Lo vi por primera vez hace como diez años, pero nos tratamos de cerca desde hace unos dos.

Lo primero que sorprende es que este sabio gigante sea un árbol. Corotú se llama en su tierra. También lo llaman Guanacaste o Conacaste.

Calculo que para abrazar a este particular corotú se necesitarían unas ocho personas rodeándolo con los brazos extendidos.

Imagino cuando llegó a su sitio. Una semilla peregrina decidió aterrizar en un espacio abierto de una zona urbanizada. Germinó, prosperó y llegó a convertirse en amo y señor del lugar. Decidió que nadie reclamaría ese espac...

Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor ...
Autor
a
a