Cerrar

Ir

El capricho de Corotú

Tipo de Nota: 
Opinión

El capricho de Corotú

09 de Marzo de 2017
Read time: 3 mins

Quiero compartir algunas lecciones de vida que me dio un gigante de 15 metros. Lo vi por primera vez hace como diez años, pero nos tratamos de cerca desde hace unos dos.

Redes-lateral

Lo primero que sorprende es que este sabio gigante sea un árbol. Corotú se llama en su tierra. También lo llaman Guanacaste o Conacaste.

Calculo que para abrazar a este particular corotú se necesitarían unas ocho personas rodeándolo con los brazos extendidos.

Imagino cuando llegó a su sitio. Una semilla peregrina decidió aterrizar en un espacio abierto de una zona urbanizada. Germinó, prosperó y llegó a convertirse en amo y señor del lugar. Decidió que nadie reclamaría ese espac...

Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a