Cerrar

Ir

El apretado triunfo del FMLN divide a los salvadoreños

"Tenemos pruebas que demuestran que existió una manipulación fraudulenta" - ARENA
La Fuerza Armada "se compromete a respetar los resultados electorales oficiales que emita el Tribunal Supremo Electoral"
Manifestantes de ARENA participan en una marcha pacífica este martes, en San Salvador, para denunciar un supuesto fraude.
El TSE de El Salvador realiza el escrutinio final "acta por acta".
Los seguidores del FMLN exigen el respeto de los resultados.
Tipo de Nota: 
Información

El apretado triunfo del FMLN divide a los salvadoreños

Tiempo aproximado de lectura: 5 mins
Historia completa Temas clave

La mínima diferencia del 0,22 por ciento con que Salvador Sánchez Cerén, del exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ganó el pasado domingo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de El Salvador, ha dividido literalmente en dos a los salvadoreños, y puesto en aprietos al frágil sistema democrático de ese país.

Redes-lateral

El FMLN, actualmente en el Gobierno, ha manifestado su disposición de defender el triunfo obtenido en las urnas y reclamado el principio democrático de mayorías, de que gana el que obtiene la mitad más uno de los votos. En este caso, según los datos de Tribunal Supremo Electoral (TSE) salvadoreño, Sánchez Cerén alcanzó 6.434 votos más que Norman Quijano, el candidato del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

En contraposición, ARENA, sin presentar evidencias contundentes, alega que las elecciones fueron fraudulentas, y aunque ha proclamado a Quijano como ganador de los comicios, pidió al TSE que “anule” las votaciones.

El presidente de ARENA, Jorge Velado, asegura que su partido logró el 50,12 por ciento de los votos, y el FMLN el 49,88 por ciento, según sus datos internos.

"Tenemos pruebas que demuestran que existió una manipulación fraudulenta", entre ellas "muchas diferencias en numerosas actas que confirmarán el resultado a nuestro favor", afirmó ARENA en un comunicado.

En medio de esa situación, los magistrados del TSE, que cuentan con el respaldo y reconocimiento de la ciudadanía, realizan el escrutinio final de los comicios, tal y como lo establece la legislación salvadoreña, para transparentar el resultado definitivo de las votaciones.

Gracias a la mediación de los observadores electorales de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA), los representantes de ARENA, que el martes habían abandonado el escrutinio, regresaron este miércoles, lo cual permitió a las autoridades electorales retomar el proceso.

"Vamos a participar, por supuesto, porque por lo menos queremos estar vigilantes de las cosas que pueden suceder" durante el escrutinio, dijo este miércoles Velado.

Por su parte el magistrado Eugenio Chicas, presidente del TSE,  dijo que al haberse reincorporado ARENA se revisará el trabajo que se hizo durante su ausencia, “para que de esa manera tengan conciencia, conocimiento, de lo que se ha realizado en las mesas de escrutinio y no haya desavenencias para la firma de los documentos que significan el escrutinio final".

ARENA se retiró del escrutinio con los argumentos de "falta de imparcialidad" del TSE y de que éste no respondía a su petición de contar "voto por "voto", pues sostiene que ganó las elecciones pero hubo un "fraude" en su contra.

El TSE rechazó la solicitud de ARENA por considerarla "improcedente", ya que la ley electoral sólo permite un recuento “voto por voto” en casos excepcionales.

El escrutinio final, acta por acta, que empezó el lunes, ha estado a cargo de delegados de ambos partidos y miembros de juntas receptoras de votos, bajo la vigilancia de fiscales electorales y representantes de otras entidades públicas, pero el presidente del TSE no precisó cómo se sustituyó a los opositores que se retiraron.

Según el escrutinio preliminar,  Sánchez Cerén obtuvo 1.494.144 votos a su favor, lo cual representa el 50,11 por ciento del total de los votos, mientras que Norman Quijano logró 1.487.510 votos, el 49,89 por ciento, para una diferencia de 0,22 puntos, es decir 6.434 votos.

Por otra parte,  la cúpula del Ejército salvadoreño  descartó este miércoles que tenga intenciones de intervenir, como lo pidieron algunos dirigentes de ARENA, y aseguró que respetará los resultados de las elecciones.

La Fuerza Armada "reitera su compromiso de respetar estrictamente la decisión soberana del pueblo salvadoreño expresada en las urnas", señaló un comunicado leído ante la prensa por el ministro de Defensa, general David Munguía Payés, junto a la cúpula militar.

"En consecuencia, (la Fuerza Armada) se compromete a respetar los resultados electorales oficiales que emita el Tribunal Supremo Electoral", añadió.

La Fuerza Armada dijo que decidió pronunciarse "ante el ambiente de tensión que se ha generado después de conocerse los resultados preliminares de la segunda vuelta electoral, y consciente de la importancia de fortalecer la democracia y la institucionalidad del Estado".

Advirtió que "bajo ninguna circunstancia se prestará a la manipulación de personas o grupo alguno que pretenda" utilizarla o influir en ella "para objetivos que atenten contra la voluntad del pueblo salvadoreño”.

Asimismo, expresó "su preocupación por el llamado que el día de las elecciones formularan dirigentes del partido ARENA a la Fuerza Armada, de intervenir en el proceso electoral, desconociendo con ello el nivel de profesionalización alcanzado por la institución armada y el mandato de obediencia, apoliticidad y no deliberancia, que la Constitución de la República le ordena".

Aunque todos deben esperar a que concluya el escrutinio final, lo cual podría ser este fin de semana, para que el TSE proclame al ganador de los comicios,  Medardo González, coordinador general del FMLN, dio por sentado que el triunfo de Sánchez Cerén es inalterable, y abogó por el inmediato inicio del proceso de transición del Gobierno.

"Tiene que comenzarse a trabajar en la transición" del actual Gobierno del presidente Mauricio Funes con el siguiente que asumirán el 1 de junio próximo, porque es necesario "acelerar la transición, que aunque seamos Gobierno del mismo partido se necesita trabajar en una concepción, en un concepto" para continuar el trabajo dijo González.

 Según González, "ARENA tendrá que aceptar esa realidad", es decir la derrota sufrida en las urnas, y permitir que, como lo establecen las reglas de la democracia, el partido ganador, el FMLN, gobierne ese país centroamericano durante los próximos cuatro años.

Autor

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a