Cerrar

Ir

Cicig, un árbitro para una guerra fría

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

Cicig, un árbitro para una guerra fría

Un tipo raro, el excelentísimo señor presidente. Un hombre difícil de comprender. Sus decisiones pueden no ser aleatorias, pero a simple vista a veces carecen de continuidad. Vean: empeñado en mantener ahí a tanta gente, tanto tiempo de más. Al ministro de Gobernación pese a la masacre de la cumbre Alaska, o al nombramiento del preso Byron Lima como director honoriario del sistema penitenciario, o al robo de sus logistas. Al ministro de Trabajo pese a que, incapaz de hacer cumplir el salario mínimo legal, propone que se legalice uno aún más inhumano. Al hasta hace poco ministro de Salud. Hay tantos ejemplos. Y destituir a alguien quizá no arregle demasiado. Pero ahora, de repente, tiene prisa por echar a la Cicig, que además le sale gratis.

Autor




Ver Comentarios