Cerrar

Ir

Blanca Stalling, la hija de Guatemala

Tipo de Nota: 
Opinión

Blanca Stalling, la hija de Guatemala

13 de Enero de 2017

Redes-lateral

La corrupción no tiene un jefe. La impunidad no tiene una cabeza que dirija el entramado. No existe el capo corrupto. No existe el padrino que disponga sobre vidas y haciendas. La impunidad es la organización social, una estructura sobre la cual en Guatemala se han desarrollado las relaciones sociales, económicas, fiscales, de políticas públicas, de justicia, etcétera.

Guatemala es una eterna corrupción.

Stalling solo es el último nombre en una lista en la cual se pierden presidentes, vicepresidentes, miembros de juntas directivas, gerentes, administradores, secretarias, alcaldes, concejales, diputados, jueces, magistrados, directores, ministros, asesores, presidentes de colegios profesionales, fiscales, abogados litigantes y asesores, policías, militares, maestros, sindicatos, empleados de cualquier nivel (desde jefes de sección hasta conserjes), en...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión

 

 

 

 

Ver Comentarios

 

 

 

 

Autor
a
a