Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
¡Basta de decirles hijos de puta a los diputados!
Ir
Opinión

¡Basta de decirles hijos de puta a los diputados!

redes sidebar

Laregla.gt, un nuevo medio feminista de comunicación, detectó ayer cómo en los insultos provocados por la ira ciudadana contra el Congreso se filtraba un profundo machismo, por lo que escribió este artículo con alternativas.

Vivimos en un país tan pero tan machista que, cuando 105 diputados en el Congreso deciden aprobar por mayoría cambios al artículo 407 del Código Penal, que modifican el delito de financiamiento ilícito por el de financiamiento electoral no registrado, los llamamos «¡hijos de puta!».

Cuando sus maniobras liberan a los secretarios generales de sus partidos políticos de la responsabilidad penal de la financiación electoral, les mentamos la madre.

Cuando sus medidas benefician tan transparentemente al presidente Jimmy Morales, a quien además acababan de blindar de una investigación por el delito de financiación ilícita, lo calificamos de una «gran hijueputada».

Y cuando vuelven conmutables las penas por homicidio, extorsión, robo agravado, pornografía infantil, falsificación de medicamentos y trata de personas… Bueno, ya saben.

El problema es que la violencia de estos insultos recae sobre la madre del diputado o de la diputada. ¿Por qué quitarle responsabilidad a quien votó? ¿Por qué depositar la culpa sobre su madre? Insultémoslos porque hicieron un #PactoDeCorruptos para modificar el delito de financiamiento electoral ilícito, pero no los acusemos de ser hijos de mujeres que realizan trabajo sexual.

¿Por qué reforzar el ciclo de violencia contra las mujeres que tanto daño nos hace? ¿Por qué alimentar el estigma contra las trabajadoras sexuales? ¿Por qué insultar a alguien más? ¿Por qué eximir a los diputados de su responsabilidad?

Rompamos ese ciclo de la violencia contra la mujer.

A continuación les presentamos un listado de apelativos para los diputados y las diputadas del Congreso de Guatemala, con todo y su definición de la Real Academia Española, para que utilicen durante los próximos días.

  1. Vil
    Bajo o despreciable. Indigno, torpe o infame.
  2. Ruin
    Vil, bajo y despreciable. Mezquino y avariento.
  3. Infame
    Que carece de honra, crédito y estimación. Muy malo y vil en su especie.
  4. Corrupto
    Que se deja o ha dejado sobornar, pervertir o viciar. Dañado, perverso, torcido.
  5. Miserable
    Ruin o canalla.
  6. Pusilánime
    Falto de ánimo y valor para tomar decisiones o afrontar situaciones comprometidas.
  7. Mierda
    Excremento. Suciedad, inmundicia. Persona despreciable.
  8. Bazofia
    Mezcla de heces, sobras o desechos de comida. Cosa soez, sucia y despreciable.
  9. Escoria
    Cosa vil y de ninguna estimación.

También encontramos algunos más rebuscados y antiguos, como pierdepueblos, culiparlante, menerre, urdemalas, maniobrero, firmón, majadero, peterete, sabandija, zote, mequetrefe, orate, ovejo, palurdo, pelele, piltrafa y tunante.

Y, por supuesto, nunca debe faltar el muy chapín cerote (¿o es serote?). Así que dense gusto. Se merecen un buen insulto, pero ellos y ellas, no sus mamás. ¿Qué opinan? Ahora, ¡a manifestar!

 

***

Este artículo apareció originalmente en Laregla.gt. Plaza Pública lo reproduce con su autorización.

Texto
Texto