Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
¿Arte robado? La batalla legal de las tejedoras mayas
Ir

¿Arte robado? La batalla legal de las tejedoras mayas

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
“Nosotras somos artistas y queremos que el Gobierno reconozca el trabajo de nuestras manos. Algunos tejidos muestran la tristeza de nuestro país, y otros la grandeza de nuestro conocimiento. Somos las que aportamos el arte por el que los turistas vengan a Guatemala”, reclama García.
¿Qué tan viable es la demanda de las tejedoras en términos jurídicos? En la demanda, las tejedoras acusan al Estado guatemalteco de ser “excluyente y racista”.
Cristina Boj y Gloria Estela García, se preparan para tejer a mano con el típico telar de cintura
María Alberta Choc, enseña un traje ceremonial usado por las mujeres durante las procesiones de la cofradía local.
Detalle de un güipil típico de la región de Sacatepéquez.
Juana Bacajol, teje al telar de cintura en un cuarto de su casa.
Angelina Aspuac, representante de AFEDES, se prueba un güipil antiguo.
Francisca Chocoyo Choc,  teje al telar de pedal en su casa.
Proclamas y peticiones ante la CC.
Las tejedoras en la sala de audiencia de la CC.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 20 mins

Un grupo de tejedoras mayas de Sacatepéquez busca probar que la legislación de propiedad intelectual de Guatemala omitió proteger la autoría de los diseños e indumentarias textiles indígenas. Si la Corte de Constitucionalidad falla a su favor, provocarán un giro en toda la estructura de comercio de la industria textil.

—¡Usted no debería ponerse eso porque no es Cofrade de Santo Domingo Xenacoj!

Indignada, la tejedora Cristina Boj, regaña a su colega del mismo oficio, María Alberta Choc, por colocarse encima un güipil que está reservado para los cofrades del pueblo, título sacramental que data de tiempos coloniales. Ella la reprendió en kaqchikel, mientras Alberta “modelaba” para los periodistas la indumentaria de ese pueblo de Sacatepéquez. Dos tejedoras traducían al castellano, y explicaban que lo ...

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a