Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Ir
Fotos

Alega inocencia

redes sidebar

José Efraín Ríos Montt pasó al estrado. La jueza Yassmín Barrios no le permitió usar el texto de un libro que llevaba. Así las cosas, el general retirado se dirigió a los fotógrafos y camarógrafos que se ubicaron frente a él para retratarle, y dijo: "Les voy a contar una historia".

Dirigía su mirada a ellos, y estos atentos al relato y los altibajos tonos de su voz, que hace tiempo no se oía, los periodistas le escuchaban.

Ríos Montt se declaró inocente ante el Tribunal de Mayor Riesgo A. Empezó narrando su experiencia como jefe de Estado (1982-1983).

"Nunca he tenido intención o el propósito de destruir a ninguna raza o etnia nacional, mi situación de jefe de Estado fue específicamente para retomar el rumbo de la nación", dijo.

"Yo me presenté voluntariamente ante el Ministerio Público para ser juzgado, no quería que se me dijera genocida porque no soy genocida", aseveró.

"Nunca autoricé. Nunca firmé. Nunca propuse. Nunca ordené que se atentara contra una raza, una etnia o una religión. Nunca lo hice y de todo lo que han dicho no ha habido ni una prueba que evidencie mi participación", destacó.

"No quise hacer un Estado facista ni nada por el estilo; quise un país con identidad", resaltó.

"Yo no era comandante de compañía, yo no era un jefe de batallón, yo no era un comandante de zona, yo era un jefe de Estado", subrayó.

Ríos Montt responsabilizó a la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) de la confrontación entre pueblos que ha vivido el país; además, acusó que el grupo subversivo le había declarado la guerra al Estado guatemalteco.

El militar retirado rompió el silencio un día antes en que se declarará la etapa final del juicio por genocidio y delitos contra los deberes de la humanidad en el que está acusado junto con su jefe de inteligente Mauricio Rodríguez Sánchez.

Este viernes está programada la conclusión de Rodríguez. Esa parte será la que termine el debate y le dará paso a la fase en que los jueces deliberen en lugar secreto para que horas después citen a las partes para la lectura de la sentencia.

Autor
Autor
a
a