Nació en la Ciudad de Guatemala, estudiante perenne especializado en Relaciones Internacionales. Fue Primer Secretario y Cónsul de Guatemala en Inglaterra, dedica su tiempo libre a las letras, el cine y el futbol. Actualmente trabaja como profesor asociado en la Universidad Francisco Marroquín.

-A A +A

Kony 2012 y la tragedia guatemalteca

La semana pasada, la ONG Invisible Children Inc. lanzó su video Kony 2012 que, al momento de escribir estas líneas, ya ha sido visto más de 72 millones de veces.

El video es una campaña para detener al líder guerrillero más notorio de África, Joseph Kony (se pronuncia “Coin”), quien con su milicia insurgente, llamada el Ejército de Resistencia del Señor (LRA por sus siglas en inglés) han estado activos desde 1987, asesinando a más de 65 mil personas y secuestrando a más de 40 mil niños para engrosar las filas de sus tropas.

Hace tres años hice una traducción de un artículo de Newsweek que fue publicado en elPeriódico. Fue en esa oportunidad cuando indagué más sobre Kony, el LRA y la compleja situación que se vive en aquella región africana, una situación que el video de marras nunca aclara, al mismo tiempo que desinforma e incluso trivializa una realidad compleja. El mismo pretende concientizar al mundo sobre Kony y sus fechorías y al mismo tiempo generar presión para que el gobierno de Estados Unidos apoye por medio de asesores militares al ejército de Uganda en su esfuerzos por detener a este individuo que, dejémoslo claro, es un monstruo, pero no esta solo.

Hace 19 años, los hermanos Hughes se hicieron famosos con su película Menace II Society. La misma era una mirada cruda y brutal a la realidad suburbana en el sur de Los Ángeles. Los personajes principales eran Caine y O - Dog quienes vivían la vida loca gangsteril de drogas y violencia. En una entrevista sobre la película, los directores dijeron sobre los personajes, que ambos son tipos malos, sociópatas, pero O - Dog es tan perverso que el espectador ve a Caine, como el bueno de la película.

Esta analogía hollywoodense nos sirve para explicar la situación en Uganda durante los ochenta. Eran varios los grupos rebeldes que buscaban derrocar al entonces recurrente dictador Milton Obote (quien tomó el poder después del derrocamiento a Idi Amin, otro sangriento dictador). Uno de estos grupos era el Ejército de Resistencia Nacional liderado por Yoweri Museveni, el actual presidente de Uganda desde enero de 1986. Al tomar el poder, Museveni se dedicó a eliminar a sus rivales políticos al igual que a los otros grupos guerrilleros. Su represión fue más brutal que la de Obote especialmente en la parte norte de Uganda y por esto se movilizó Kony que formó el LRA en 1987. Esta es una situación en donde son varios los Caines y O – Dogs, cada uno es peor que el otro, pero todos son tipos malos.

Lo que el video de Kony 2012 no nos dice, entre una preocupante cantidad de cosas, es que Museveni también llegó al poder con un ejército de niños soldados. Esta sigue siendo una práctica del actual ejército de Uganda que tiene una trayectoria más brutal que el LRA de saqueo, secuestros, violaciones, asesinatos y también prácticas de canibalismo. Pero son ellos a quienes los audaces chicos de Invisible Children Inc. quieren que los asesores militares apoyen. Asesores que llevan más de once años “ayudando” a los africanos y los que, en contubernio con las fuerzas de Naciones Unidas y Museveni, montaron una operación encubierta para capturar al ahora famoso Kony quien se refugiaba en el Congo hace cinco años. “Trueno relampagueante” se llamó dicha operación, en donde los asesores estadounidenses desde la comodidad de su base enviaron a un pelotón de kaibiles guatemaltecos a una muerte segura. Dicho fracaso es conocido como “la tragedia guatemalteca”.

Trágica también es la película de los hermanos Hughes, pero más trágica resulta la propuesta del video Kony 2012. Este no es un problema unidimensional en donde detener solamente a Kony va a resolver los problemas de la región y de los niños. Más personajes deben ser detenidos y cambios más profundos deben llevarse a cabo. Las crisis humanitarias y los problemas estructurales no se resuelven con vídeos, cancioncitas, pulseritas y celebridades (cualquier similitud a Guatemala es pura coincidencia). La concientización es importante pero esta debe contar con toda la información disponible para reflejar la realidad y generar acciones capaces de cambiar la misma, de lo contrario se convierte en manipulación.

El video desinforma y trivializa una realidad compleja.