Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Guatemala: golpe bajo, moretón asegurado
Ir

Guatemala: golpe bajo, moretón asegurado

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
12 09 18

Read time: 3 mins

En este país le apostamos a la vida, pero dejamos que nos maten con cuchillo privilegiado, digo afilado.

En este país firmamos la paz y nos sentenciamos a la guerra silenciosa de los que capturaron el poder. En este país cerramos calles y avenidas enteras por negocios turbios que ofrecen un par de horas a los corredores de a 21 y condenamos de bloqueos a los que marchan bastantes más kilómetros por causas que poco tienen que ver con el desafío personal.

Del militar retirado al títere de los militares, la mierda se repite y los golpes parecen menos disimulados, más cínicos. La mentira 1 se contradice con la 2, pero siempre hay más para intentar hacernos nadar en purita falsedad. Los del poder defienden aquí, acusan allá, se arrepienten de esto, les pela pronto lo otro. Y, pues como no queda de otra, esperando nos tienen los gringos, que desde su propia confusión de imperio esquizofrénico en decadencia mandan mensajes de amor y odio enredados en el caldo centroamericano.

La sociedad civil se moviliza, pues asumo frustrante quedarse en la pura lectura de la cobertura noticiosa y en el intercambio ya patético de las redes sociales. La movilización no es masiva, pero sí joven y con contenido en los cantares y con saberes en las realidades. Y en el chirmol que quisieron convertir en una crisis política montada —o montándose— desde la última crisis, se les ocurrió la genial idea de provocar con lo polémico. Y en el saco de una ley metieron identidad de género, aborto, cuidado y protección de las niñas abusadas, educación sexual y la gran palabra romántica: la familia. Y bien oportunas las conferencias de prensa del presidente cerrando con carnaditas para hambrientos.

[frasepzp1]

Y en ese contexto agarran con clase mundial la ola los Guate por la Vida. Su comunicado de agosto de 2018 comienza así: «Transformemos Guate es un movimiento ciudadano que defiende la vida y la familia, […] los principios y valores, sin fines políticos». Y justo después hablan de las leyes que apoyan y para las cuales convocan a una marcha. ¡Por favor! Cada quien a su modo, con sus propias herramientas, conocimientos o ignorancias, se pronuncia, se manifiesta, se politiza. Y está bien, señores. Acepten su lado político, su lado comprometido, con su fe y su visión, muy propias, de lo que consideran democracia y respeto de los derechos de todos. Acepten que marcharon en un momento muy oportuno, u oportunista, de la discusión política. Marcharon masivamente los acarreados, los convencidos, los informados, los desinformados, los disfrazados y los encampañados. Se mezclaron, se vistieron de blanco y se pronunciaron.

No podemos negar el impacto de lo masivo. No podemos ignorar la incoherencia que padecen las multitudes. No podemos seguir engañando con números. Polarizados y de vidrios arriba ya estamos. Únicamente los bajamos para la limosna, pero hoy toca bajarlos: bajarlos hasta abajo y vernos de frente porque, como dice un amigo, «los fascistas van a lograr unirnos a pesar de nosotros».

Polarizados y de vidrios arriba ya estamos. Únicamente los bajamos para la limosna.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a
Plaza en 1 minuto (más o menos)
Si nos conoces pensarás que la síntesis no es nuestro fuerte
pero nos esforzamos por mandarte un resumen semanal. Casi siempre.