Cerrar

Ir

Una modesta respuesta al llamado antifeminista

Tipo de Nota: 
Opinión

Una modesta respuesta al llamado antifeminista

26 de Agosto de 2019

Soy una mujer guatemalteca, mestiza, nacida en 1984 y educada para ser buena: buena hija, buena esposa, buena madre, buena trabajadora, buena amiga, una buena mujer.

Redes-lateral

Todo se resumía a ignorar mis propias expectativas y anhelos para responder solo a las demandas e imposiciones de una sociedad violenta, religiosa, conservadora, doblemoralista e injusta. Conviví con expresiones de violencia en los círculos familiares, en las calles, en las camionetas, en la escuela, en la universidad. Se me pedía callar y sonreír, ser buena.

Como era de esperarse, nunca pude serlo. Me enfurecía tener que callar y fingir normalidad al observar a las mujeres de...

Me llenaba de terror y rabia ante hombres que en los buses me tocaban, me gritaban obscenidades, me mostraban el pene, me seguían y amenazaban.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a