Artículos / Lectura rápida

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

  • Sandra Sebastián
-A A +A
redes sidebar
Orquesta femenina “Alaíde Foppa”

Una deconstrucción social de la melodía

De diversas escuelas de música de toda Guatemala, 160 mujeres, entre 18 y 30 años, unieron su talento y sus voces para crear una de las metáforas sociales más contundentes de ese día lleno de símbolos: la del esfuerzo individual, la de los pedazos de sonido que cada una representaba, integrados, al final, en una sola melodía. El 25 de noviembre, día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, nació una orquesta femenina en honor a la poeta desaparecida Alaíde Foppa.

Ancestralmente se hace una relación directa entre la luna y las mujeres. Se habla de ciclos, de semillas en germinación. La última luna llena, la de noviembre tuvo ese eco. Coincidió con el Día de la no violencia contra la mujer, y desde temprano fueron invocadas en las redes sociales y en los medios. Ese día se inauguró un programa contra el acoso callejero, se anunció el comienzo del juicio por la desaparición de Cristina Siekavizza, se jugó otro partido en el campeonato femenino de futbol sala, y, en el atrio de la Catedral, la grabación de la voz de la poeta guatemalteca Alaíde Foppa, desaparecida en 1980, fue el preámbulo para la presentación de la orquesta femenina que lleva su nombre.

***

En medio de este país socialmente agreste, nacen con constancia iniciativas que buscan su reconstrucción. En una de ellas, El Memorial para la Concordia, coincidieron Julio Solórzano Foppa y Manuel Toribio. Dos hombres con experiencia en la música y con sensibilidad social. Solórzano, del lado de la gestión y la producción; y Toribio, del lado de la enseñanza. Así surgió la Orquesta femenina “Alaíde Foppa”, haciendo coincidir, además, en un solo proyecto, varios de los objetivos de El Memorial: la dignificación de las víctimas del conflicto, la comprensión de un país diverso, la inclusión, el trabajo con la juventud y los planteamientos de perspectivas de género, entre algunos de ellos.

Solórzano es el primer hijo de la escritora Alaíde Foppa, y heredero, además, de una tradición musical que empieza por su abuela, Julia Falla, una pianista de concierto que inculcó en su familia el gusto por la música, ese mismo que luego lo llevaría a tener un encuentro con la música latinoamericana, y luego a componer, fundar una disquera y gestionar conciertos en México con la nueva trova cubana. Fue director del Auditorio Nacional, el teatro más grande de México, y fundó una orquesta conformada por niños en Tepostlán, Morelos. Esa experiencia fue la que guio el nuevo proyecto. Se acercó a la gente del Conservatorio, la Municipalidad, el Sistema de Orquestas y el Ministerio de Cultura para que prestaran a las chicas que ellos estaban formando, prestaran algunos de sus instrumentos, y que esperaran recibir el intercambio con las maestras extranjeras que ayudarían a formar la nueva orquesta. Se dispuso a recaudar fondos para comprar otros instrumentos y así, lanzaron la convocatoria a la que asistieron alrededor de 150 jóvenes.

Manuel Toribio, por su parte, es un reconocido director de orquestas que ha trabajado en Grecia y España. Estuvo al frente del Conservatorio Nacional, y durante los últimos años ha estado a cargo de la creación de dos orquestas infantiles, una en Mazatenango y otra en Retalhuleu. Él es originario de Sumpango, Sacatepéquez, un pueblo que ha provisto al país con reconocidos músicos. Allí fue a dar su padre, proveniente de San Juan del Obispo, y de una familia en donde el solo apellido ya era indicio de su tradición musical. No hay Toribio que no sea músico, afirma. Él empezó tocando marimba de zarabanda cuando tenía 12 años, estudió en la escuela de música de Sumpango de donde salió becado para estudiar en el Conservatorio en donde emprendió una carrera con la que soñó el día en que escuchó por primera vez la 9a. Sinfonía de Beethoven por la radio. La idea de la creación de la Orquesta “Alaíde Foppa”, y los casos con los que se encontró a lo largo de las entrevistas que realizó a las decenas de aspirantes, le hizo recordar que el ámbito de la música nunca ha sido un espacio amable para las mujeres. Los testimonios eran impactantes, recuerda. Hablaban de discriminación, burlas por el instrumento que tocaban, porque los clarinetes, contrabajos, trompetas, no son “aptos” para una mujer, hablaban del acoso, y de la inclusión cuando necesitaban que el grupo de músicos tuviera “pegue”. Para ellas, la orquesta se convirtió en un espacio que finalmente les pertenecía.

***

Las situaciones que delataron las entrevistas son apenas una muestra breve. Se trata de orquestas, espacios poco convencionales, en donde se supone que se convive con otros seres humanos sensibles. Fuera de ellos, en la vida cotidiana, las situaciones de discriminación, acoso y falta de oportunidades llegan a adquirir matices alarmantes. Esa fue la razón por la cual, la Orquesta se propuso, además, aprovechar el conjunto de jóvenes para empezar a llamar la atención y crear consciencia de esas situaciones también desde dentro. Durante una semana, previa al concierto inaugural, las integrantes asistieron a un campamento en el que además de ensayar, se llevaron a cabo pláticas profundas acerca de la situación del país y de las mujeres, con el objetivo de propiciar en ellas un descubrimiento propio de sus potencialidades, y de esa manera fortalecer su empoderamiento en los entornos cotidianos. Así lo comentó Patricia Castillo, una trabajadora en los temas de género que colaboró como voluntaria en esta actividad, por el amor al proyecto y al recuerdo de Alaíde Foppa, a quien conoció en México cuando, a los 22 años, viajó como delegada del Frente Democrático contra la Opresión para hacer una denuncia internacional previo a la quema de la Embajada de España. A lo largo de su militancia, Castillo logró entender que el feminismo nace de un compromiso político, de una comprensión política de la situación de las mujeres. Que es un movimiento en construcción permanente, y que el espacio de creación que las jóvenes comparten dentro del proyecto podía ser fundamental para empezar a luchar en contra de las situaciones externas, y contra aquellas que consciente o inconscientemente empujan a la división, a la disputa por esos espacios limitados de participación a los que se pueden optar. Generar, en fin, una causa común de emancipación, en un país en el que tan solo unos días atrás se había anunciado la legislación a favor de que las niñas no puedan casarse antes de los 18 años, esas mismas niñas a quienes la sociedad no les ha presentado otras oportunidades reales en donde desarrollar sus capacidades y sus talentos.

***

Claudia Borrayo es ingeniera química y tiene una relación con la música desde los 8 años. Fue a esa edad cuando empezó a cantar y la inscribieron en el Conservatorio. A los 14 encontró en el arpa esa armonía que, solo quienes ejecutan algún instrumento, saben que existe entre ambos. Sin embargo dejó de estudiar arpa en 2004 y empezó a participar en audiciones para cantar. Ha participado en los coros de óperas como La Boheme, Aída, Il Trovatore y La Traviata, entre otros. Cuando apareció la convocatoria para ser parte de la Orquesta “Alaíde Foppa”, asistió. Sin embargo, el arpa no era parte de los instrumentos que conformaban el grupo. Pronto harían la convocatoria para formar el coro, entonces entró. Recuerda que lo que le sorprendió fue ver a las chicas tocando bronce metal, corno, trombón y percusiones, esos instrumentos en los cuales no se ve regularmente a una mujer. Ya dentro del coro, la inquietud era escuchar cómo iban a sonar sin las voces masculinas, si solo las voces femeninas iban a lograr la fuerza de una masa coral, y funcionó. A pesar de tener una carrera musical, Claudia sabe que la vida de quienes se dedican a la música no es fácil. Cantar en las óperas no es un trabajo remunerado, y aún así los cantantes deben cumplir con los ensayos y las presentaciones como profesionales. Son pocos los que logran mantener esa disciplina por amor. Ella lo ha logrado, y le entusiasma pensar que parte de los objetivos de esta nueva orquesta, sea no solo el pulirse, sino además, la posibilidad de transmitir el conocimiento adquirido a las generaciones más jóvenes.

Sandra Sebastián

La noche del 25 de noviembre, afortunadamente, no llovió; sin embargo mucha gente ya no pudo entrar al atrio de la Catedral para el concierto. El lugar se llenó para escuchar la primera presentación de la Orquesta femenina y el Coro que llevan el nombre de Alaíde Foppa: la escritora, la intelectual feminista, una de las tantas víctimas de la represión. El repertorio fue totalmente latinoamericano, y como parte especial de la noche, se estrenó una obra del maestro Joaquín Orellana, compuesta especialmente para la orquesta: Evocaciones a una ignota heroína, dedicada a las mujeres desaparecidas durante el conflicto armado interno. Esa noche, la respiración de las cantantes se sincronizó, y con ella también el latido de sus corazones, la masa coral respiró como si fuera una sola, y se unió al talento de las 105 jóvenes que ejecutaban individualmente su instrumento para llenar la noche con una sola melodía, como una metáfora de unión, fuerza y recuperación de espacios en armonía.

Como parte de las actividades del Memorial para la Concordia, la Biblioteca Nacional recibirá parte de la biblioteca de la escritora Alaíde Foppa a mediados de enero de 2016.
La orquesta se conformó con jóvenes procedentes de Escuintla, Chimaltenango, San Lucas, Antigua Guatemala, Salamá, Mazatenango, San Raymundo, Quetzaltenango, El Petén y Chiquimula.