Quien lava y alaba: el ejemplo del pastor Cash Luna | Plaza Pública

Cerrar

Ir

Quien lava y alaba: el ejemplo del pastor Cash Luna

Estos pastores se encargan de purificar las acciones criminales a cambio de grandes sumas de dinero y lo más importante, de convencer a las personas que lo que sucede es también por la gracia de su dios
En nuestra historia, crímenes brutales como los del genocida Efraín Ríos Montt fueron realizados en nombre de dios
Tipo de Nota: 
Opinión

Quien lava y alaba: el ejemplo del pastor Cash Luna

23 de Agosto de 2022
Palabras clave

Hay ciertos personajes en la historia de Guatemala que pasan desapercibidos en relación con su influencia y su poder. Hace un tiempo, esos personajes eran grandes oligarcas y empresarios con apellidos de abolengo, los primeros en enriquecerse ilícitamente a través del pueblo de Guatemala. Luego, llegaron otros, los más contemporáneos, muchos de ellos narcotraficantes, quienes aprendiendo de los primeros permitieron que políticos sin apellidos «bonitos», comerciantes y abogados se convirtiesen en los esbirros de su riqueza y poder. Ha sido tanta la avaricia, que el poco espacio que tenían en sus arcas los obligó a asociarse con varios religiosos, así como los primeros se asociaron con la milicia. Esta alianza política y corrupta es quizá la más exitosa de los últimos años.

Las iglesias, así como otros negocios, son las instituciones que por excelencia pueden prestarse al lavado de dinero. No hay sistema tributario que pueda ingresar a sus libros contables y auditar con certeza sus ingresos y egresos. Además, están libres de impuestos. Son los gerentes de las iglesias quienes pueden decir que el diezmo fue de Q.1,000 o Q10,000 ó quizá Q100,000, pues mientras más grande el templo, más personas lo visitarán, lo que fácilmente puede hacernos creer que la entrega co...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor