Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
A los borregos nos llevan al…
Ir

A los borregos nos llevan al…

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
1 07 18

Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Los humanos tenemos la capacidad de aceptar dos verdades opuestas y de dejarlas residir en nuestros cerebros sin destruirnos como mensaje encriptado de Misión Imposible.

Nos paseamos entre la justicia y la compasión, entre la sinceridad y la amabilidad, haciendo ajustes para poder navegar esas aguas turbias de lo mejor para un momento dado. Repetimos muchas vivencias sin querer hasta que ese regreso a un punto del cual ya nos habíamos alejado nos hace parar en seco a considerar por qué estamos otra vez en el mismo lugar. Leemos historias cuya trama ya conocemos, vemos películas con finales anunciados y escuchamos música que juega básicamente con las mismas no...

Ser la oveja negra puede ser un riesgo: el de ya no pertenecer. Pero a veces no está mal salirse de un lugar donde no se puede ser diferente.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a