Opinión / Migraciones

Plaza (Plaza Pública en papel) Lo que no sabías que querías saber, pero ahora te es urgente preguntarlo

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es Plaza?

Plaza es el periodismo de Plaza Pública en papel. ¿Un libro? ¿Una revista? Plaza es un objeto hermoso para leer y coleccionar. Una revista de gran formato –tamaño carta, de aproximadamente 200 páginas cada número-, con el cuidado diseño de Workaholic People, que se publicará tres veces al año. Cada edición tendrá su propia personalidad: podrán ser números monográficos o ecléctico, se reproducirán temas publicados en la plataforma digital, y se buscará lanzar temas aún inéditos en la web que aporten nuevas miradas sobre las líneas temáticas de PzP. En Plaza se busca rescatar textos que por su calidad narrativa merecen ser leídos apaciblemente, o que por su impacto y trascendencia es importante que encuentren la permanencia del papel. Plaza busca satisfacer al sibarita de la lectura pausada, alejada del ruido del internet, brindar la satisfacción al coleccionista –de fotos, de textos, de libros-, saciar al que se interesa por tener explicaciones profundas sobre Guatemala. Plaza es una coquetería para la mesa del café y una bella compañía para las tardes de sillón o de hamaca.

¿Qué es Plaza Pública?

Plaza Pública (PzP) es un medio en internet de periodismo de profundidad, análisis, investigaciones y debates, radicado en la capital de Guatemala. Fue fundado el 22 de febrero de 2011 por la Universidad Rafael Landívar y reivindica los derechos humanos, la democracia, la justicia social y la búsqueda de la verdad. Se enfoca en las causas y efectos de la desigualdad, la inequidad y las dinámicas que atentan contra la dignidad de las personas. Es un medio sin ánimo de lucro, nos financiamos principalmente con presupuesto de la universidad, y somos apoyados por organizaciones (como Open Society Foundation e Hivos) Apostamos por la innovación, por el periodismo narrativo, y creemos en el papel de la comunidad de lectores como garantes de la independencia y la calidad del medio.

¿Por qué Plaza Pública comete la locura de hacer el salto mortal al papel?

La misma naturaleza digital nos hace continuar en la busca de nuevas formas para llegar a los lectores, y hacer que los temas que interesan al medio y que consideramos esenciales para el debate nacional, lleguen a más ciudadanos y que desaparezcan de las agendas de los líderes de opinión y permanezcan en el debate público. Buscamos todos los medios y plataformas para trasladar nuestro periodismo. En ese sentido, no somos ortodoxos del Internet, y creemos que el papel tiene un aún enorme potencial, especialmente para los temas de profundidad, textos con la narrativa que es ya un sello de PzP, y con imágenes que van retratando el país, estén presentes, físicamente, como objeto cercano a los lectores, para la lectura pausada. Además, claro, adoramos los libros y el papel, somos unos nostálgicos, y qué gozo el olor del libro nuevo, el fetiche, y qué delicia leer en papel.

¿Cómo me suscribo?

Hay cuatro formas para suscribirte:

1) Depósito monetario:

  • Paso 1.

    Revisa en la hoja de suscripción las modalidades de pago, para conocer cuál es la que te conviene y saber cuánto debes depositar. (Para toda Guatemala:
  • Paso 2.

    Realiza la transferencia o depósito en:

    Banco Industrial.

    Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Cta #185003731-6

  • Paso 3.

    Llena la hoja de suscripción y ¡voilá! Recibirás el número inmediato a tu suscripción (si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja. No habrá ningún problema si todavía quedan ejemplares).

2) Con nuestros aliados suscriptores:

En librería Sophos (Plaza Fontabella, zona 10) o en librería y café Watson (Paseo Cayalá, zona 16).

  • Paso 1.

    Vas a la caja y dices que te quieres suscribir a Plaza.
  • Paso 2.

    Realizas tu pago con tarjeta o en efectivo.
  • Paso 3.

    Llenas la hoja de suscripción y ¡listo!

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

3) Tienda online Kemik:

Entra a la https://kemik.gt/ y en el buscador escribe “suscripción” allí te desplegará las diversas opciones de suscripción (1 o 2 años) y varias según el país donde vivas. Aquí el enlace para un año en toda Guatemala: https://www.kemik.gt/suscripcion-anual-a-plaza-1-a-o-guatemala.html Si vives fuera de Guatemala, vean la respuesta siguiente:

¿Si vivo fuera de Guatemala, puedo suscribirme?

¡Claro! Plaza llega a cualquier parte del mundo. Los costos de envío varían entre Centro América, el resto de América (Norte, Sur y el Caribe), y el resto del mundo. Estamos puliendo el método, pero ya lo puedes hacer:

Puedes hacerlo en tienda online https://www.kemik.gt/ , busca la suscripción de acuerdo a la región en donde vives. Parecerá que sólo puedes hacer pedidos en Guatemala, ¡pero no! Introduce toda la dirección, (incluido, municipio, departamento o estado; y muy importante: el país en donde quieres tu suscripción). No hay ningún costo por el envío. Si tienes algún problema con la compra escríbenos un mensaje en el perfil de fb de Los Amigos de la Plaza o directamente en la tienda en línea.

También hacerlo a través de una transferencia bancaria:

  • Paso 1:

    Revisa en la hoja de suscripción el costo a tu región:
  • Paso 2:

    Realiza la transferencia bancaria:

    Bank: The Bank of New York Mellon

    SWIFT/BIC: IRVTUS3N

    Fedwire (ABA): 021000018

    Account name: Banco Industrial, S.A.

    Account No.: 8033141875

    SWIFT/BIC: INDLGTGC

    USD amount to send:

    Final beneficiary name : Asociación de Amigos de Plaza Pública

    Account No. at Banco Industrial, S.A.: 185-003731-9

    Final beneficiary Address: 7a. avenida 5-10 zona 4, Centro Financiero, Apartado

    Postal 744, Guatemala, Guatemala, C.A.

  • Paso 3:

    Llena la ficha de suscripción. (Si quieres que tu suscripción sea en retroactivo, recibiendo números pasados, acláralo en los comentarios de la hoja).

Si tienes cualquier duda, escribe a suscripcionesLAP@gmail.com

Si no me he suscrito, ¿cómo la consigo?

Plaza nace el 28 de abril de 2016 y a partir de allí la podrás encontrar cada cuatro meses en diversos puntos de distribución (recuerda los meses clave: abril, agosto, diciembre).

La puedes encontrar en:

Librería Sophos, Watson Books & Coffee, La Casa del Libro en La Casa de Cervantes.

En estos tiempos en que es cada vez más complicado sostener las iniciativas en papel. ¿Cómo se sostendrá Plaza?

El plan es que Plaza sea autosostenible. La Asociación de Amigos de Plaza Pública respalda y gestiona el proyecto, y ha buscado diversas maneras de que pueda subsistir:

1) La apuesta más importante es confiar en los lectores, en quienes creen en el periodismo de Plaza Pública y quienes disfrutan la lectura y aman el papel. Entonces, la confianza máxima es creer que una buena base de suscriptores amigos nos permitirá la estabilidad, y la distribución en librerías, centros culturales, cafés, etc. nos permita seguir imprimiendo.

2) El patrocinio: de empresas, organizaciones, instituciones que confíen en nuestro trabajo, que apuesten por la necesidad de una ciudadanía informada, que crean en la cultura y que quieran aliar su marca con Plaza. Los patrocinios nos dan un margen de respiro y si en algún momento hubiese excedentes en los ingresos, éstos servirán para que la Asociación de Amigos de Plaza Pública apoyen investigaciones y proyectos de Plaza Pública para seguir trabajando.

Papel, la edición #1 de Plaza: es patrocinada por Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), L’Aperó, Sophos, Watson Books & Coffee. ¡Gracias totales por la confianza y el apoyo!

3) El financiamiento: un espaldarazo considerable. Una institución, organización o empresa, apoya con una donación para la impresión de más ejemplares, que serán distribuidos en bibliotecas públicas, escuelas y organizaciones.

¿Y si quiero ser patrocinador o financista de Plaza?

¡Fantástico! Escribe a amigosdelaplazapzp@gmail.com y te contactaremos.

¿Quiénes son los Amigos de Plaza?

La Asociación de Amigos de Plaza Pública (LAP), es una asociación civil, sin ánimo de lucro, conformada por lectores, amigos, ciudadanos, y equipo de Plaza Pública para apoyar los proyectos e iniciativas del medio. Entre sus objetivos, además de constituirse en apoyo para proteger y defender el derecho a la información y a la libre expresión, está el de generar fondos y gestionar proyectos directamente relacionados con el medio. Desde su conformación, una de las iniciativas propuestas y apoyadas por sus miembros fue el de la publicación en papel de material de Plaza Pública.

La Asociación administrará y velará por generar los fondos que permitan la sostenibilidad y continuidad del proyecto. Para esto, considera indispensable la alianza con instituciones, empresas, organizaciones y ciudadanos que compartan el interés por el periodismo de profundidad y calidad que produce Plaza Pública.

Para más información: amigosdelaplazapzp@gmail.com

x

Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Ha trabajado como investigadora y consultora para varias instituciones, Academia para el Desarrollo Educativo (AED), Consejo de Población, Fundación Visión Mundial Guatemala, OPS, Family Care International (FCI), Unicef, Unesco, Ministerio de Agricultura y Ganadería/FAO, Ciesar y Programa Nacional de Desarrollo Humano/PNUD, así como en temas de educación, diversidad cultural y lingüística, salud y desarrollo. Laboró durante diez años en el Instituto de Lingüística y Educación de la Universidad Rafael Landívar. Especialista en metodología cualitativa, ha realizado trabajo de campo en diversas comunidades y municipios de todo el país. Cuenta con publicaciones sobre temas como cultura maya, interculturalidad, enseñanza de un idioma maya como L1, enseñanza del castellano como L2, tradición oral y promoción de los derechos de la mujer.

redes sidebar

Las remesas, un aporte al desarrollo local

En los últimos seis años, las remesas han aumentado 73 % y actualmente constituyen el 11 % del PIB. Sin embargo, es a nivel local donde tienen mayor impacto, pues para las familias beneficiarias significan la diferencia entre estar encima o debajo de la línea de pobreza.

Margarita Ramírez Vargas

Recientemente, la Organización Internacional de Migración (OIM) dio a conocer los datos de la Encuesta sobre Migración Internacional de Personas Guatemaltecas y Remesas 2016. Según esta, más de un millón y medio de personas recibe mensualmente un promedio de $379.00, monto similar al salario mínimo agrícola y no agrícola, que beneficia a alrededor del 38 % de la población guatemalteca.

Aunque la pobreza es un problema multidimensional, las remesas ayudan a aminorar esta situación y posiblemente sean la razón de que la pobreza extrema haya disminuido en los últimos años. Las comunidades sin población migrante muestran mayores rasgos de pobreza: sin tierras productivas, mala comunicación con centros urbanos y poca presencia institucional e inversión pública, los pobladores no tienen los medios suficientes para mejorar sus condiciones de vida por sí solos, pero tampoco para asumir la deuda del pago de un coyote que los lleve al extranjero, ni tienen redes sociales que los acojan e introduzcan en el nuevo lugar de vida y trabajo. Son los miembros de familias con ciertos recursos los que pueden arriesgarse a migrar y asumir las deudas que ello implica.

Totonicapán es uno de los departamentos con mayor número de familias rurales beneficiarias de remesas. También es, a nivel nacional, el departamento con mayor disminución en las prevalencias de desnutrición crónica, lo que se deduce al comparar la Encuesta Nacional de Salud Materno-Infantil 2008-2009, la misma encuesta del período 2014-2015 y el Censo de Talla en Escolares de Primer Grado de Primaria del Sector Público (tercero y cuarto, 2008 y 2015 respectivamente). No todos los municipios del departamento muestran el mismo comportamiento. Los municipios al sur, como San Cristóbal Totonicapán, muestran mejoras en la disminución de desnutrición crónica, mientras los situados al norte, en el Corredor Seco, como Santa Lucía La Reforma, muestran incluso aumento en esta. La desnutrición crónica se refiere a la disminución sostenida de una ingesta calórica inadecuada ya sea por un consumo bajo de alimentos o por el consumo de alimentos no apropiados nutricionalmente. La disminución de la desnutrición crónica responde a un conjunto de situaciones e intervenciones de organismos gubernamentales y no gubernamentales, pero las remesas han contribuido de diversas maneras a que las familias tengan acceso a una mayor variedad y cantidad de alimentos.

En el caso de algunos municipios al sur de Totonicapán, existen condiciones favorables como tierras fértiles, acceso a fuentes de agua para riego, mejor comunicación (carreteras y transporte) con centros urbanos importantes y mayor presencia institucional del Estado. Pero a nivel familiar las remesas han propiciado cambios fundamentales. En el cantón San Ramón, de San Cristóbal Totonicapán, las mujeres han asumido la jefatura del hogar haciéndose cargo de las tierras y de los telares de pie, lo cual ha permitido ampliar la base de las fuentes de ingresos. Además, ante la ausencia de las parejas, la fecundidad ha disminuido, pues, «si no hay marido, no hay patojo». El aumento de ingresos y el menor tamaño de las familias han permitido a las madres dedicar más tiempo a sus hijos e hijas y ofrecerles una dieta más variada. Una madre explicaba claramente las diferencias entre la crianza de su hijo adolescente y la de su niña pequeña: con su hijo cargado a la espalda, iba a trabajar al campo y no tenía un horario establecido de alimentación, así que, cuando creía que la criatura tenía hambre, simplemente le pasaba pedacitos de tortilla. Ahora, en cambio, su marido le envía dinero, por lo que ya no trabaja en el campo y puede sentarse con su niña a la mesa, servirle cereal con leche y observar cuánto come, un aspecto importante para mantener la salud de su hija. Y es que los migrantes no solo envían dinero, sino también dan recomendaciones para mejorar las condiciones de vida familiar: «comprale su lechita a la nena», «que los patojos vayan a la escuela».

Las transferencias monetarias condicionadas crearon el hábito de enviar regularmente a niños y niñas a la escuela, pero las remesas han ayudado a que continúen sus estudios y les han facilitado a las familias afrontar gastos como uniformes y refacción. Y en el caso de la educación secundaria, libros y transporte, pues no todas las comunidades tienen un instituto de educación básica en su localidad. Ante la falta de abastecimiento de los centros de salud, las familias tienen la opción de buscar servicios privados de salud y de comprar medicina. La falta de empleos impulsa la migración, pero, a pesar ello, las familias rurales apuestan por la educación como un medio para mejorar sus condiciones de vida.

Las remesas no solo aportan mejoras a nivel familiar, sino que además facilitan las contribuciones que las familias aportan a proyectos comunitarios como introducción de agua potable, mejoramiento de calles o caminos e incluso celebración de fiestas patronales. Además, no es extraño observar, en establecimientos educativos públicos, pizarrones, pupitres u otros objetos donados por organizaciones de migrantes. Adicionalmente, las remesas ayudan a mover la economía local a través de la creación de pequeños negocios, la construcción de viviendas y oferta de empleo para diversos trabajos. Las remesas apoyan el desarrollo de comunidades donde las acciones del Estado han sido insuficientes.

Ante las actuales políticas de migración promovidas por el presidente Donald Trump, cabe preguntarse qué acciones tiene previstas el Estado guatemalteco ante la posibilidad de una posible deportación masiva de connacionales y, como consecuencia, la disminución de las remesas que sostienen una parte importante de la economía y del bienestar de muchas familias guatemaltecas.

 

***

Referencias

  • Banco de Guatemala (2017). «Guatemala: ingreso de divisas por remesas familiares, período 2010-2017». Disponible aquí. Recuperado el 22 de febrero de 2017.
  • MSPAS, INE, Segeplán e ICF Internacional (2015). «VI Encuesta de Salud Materno-Infantil (ENSMI) 2014-2015. Informe de indicadores básicos». Guatemala.
  • MSPAS, INE, UVG, Usaid, Embajada de Suecia, CDC, Unicef, Unfpa, OPS y Proyecto de Mejoramiento de la Atención en Salud (2010). V Encuesta de Salud Materno-Infantil 2008-2009. Guatemala: MSPAS, INE, UVG.
  • Ministerio de Educación y Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (2009). «Tercer Censo Nacional de Talla en Escolares del Primer Grado de Educación Primaria del Sector Oficial de la República de Guatemala. Resumen ejecutivo e informe final». Guatemala.
  • Organización Internacional de Migraciones (2017). Encuesta sobre Migración Internacional de Personas Guatemaltecas y Remesas 2016. Guatemala.