Cerrar

Ir

La ciudad

Tipo de Nota: 
Opinión

La ciudad

11 de Abril de 2019
Tiempo aproximado de lectura: 3 mins

Vivir acá no por accidente ni como castigo, aunque eso parezca.

Redes-lateral

Estar varias horas entre el tráfico con el carro parado porque voy a una reunión, presionando el freno hasta que se acalambra el pie y comienza a invadir la ansiedad que logra poseer la pierna completa, que ahora brinca necia. Observar el verde-amarillo-rojo del semáforo que cambia insistente, pero uno no se mueve. Entonces se hace fácil culpar al de Emetra, tirarle el carro a cualquiera o utilizar la lógica bicondicional de frenar si y solo si uno ve la manita saliendo por la ventana aletean...

Empiezo a ser más consciente del tiempo que paso en el carro oyendo música, sola, sin hablar con nadie. Ya hasta he dicho que me gusta el tráfico.
Autor
Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a