Cerrar

Ir

El pecado original de la anticorrupción

Ninguna política pública que esté centrada en la represión podrá ser transformadora, sino que seguirá replicando el carácter autoritario del Estado.
Tipo de Nota: 
Opinión

El pecado original de la anticorrupción

28 de Marzo de 2019
Palabras clave

No le demos vueltas al asunto y vayamos al grano: el problema de la anticorrupción es que es represiva porque el sistema penal es el brazo represivo de un Estado como el guatemalteco, que es especialmente autoritario.

Nadie duda de la buena intención de la anticorrupción, de sacar a punta de procesos penales a las personas corruptas para que entonces la gente buena recupere el Estado. Es un discurso fácil de asimilar y, ante la desesperación de la población de no encontrar un horizonte de cambio, es inevitable abrazar la idea, principalmente porque cae en una población que no necesita mucho para polarizarse y crear en su imaginario la idea del enemigo político, de este grupo versus el otro.

El prime...

Autor



Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor