Cerrar

El ejército que no se autodepuró

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

El ejército que no se autodepuró

Al ser cuestionado tres meses antes de las elecciones de 2011 sobre la infiltración del crimen organizado en el ejército y sus planes para depurarlo, el entonces candidato Otto Pérez Molina dejó entrever que el tema no le preocupaba “porque el ejército es la única institución en la que se da una autodepuración”. Casi dos años después del inicio de su gobierno, el ejército sigue siendo un ministerio opaco, infiltrado y al que se le quiere dar tareas de depuración de otras instituciones.

En el último caso reconocido por el mismo Ministerio de la Defensa, en 2013, al menos 1,449 granadas de fragmentación de 40 milímetros para fusil M-79 fueron robadas del polvorín de la Primera Brigada de Infantería del Comando Aéreo del Norte, en Petén. El responsable de la brigada es hoy el jefe del Estado Mayor del ejército. Y según organizaciones expertas, como Iepades, que los “robos de armas del ejército” sean frecuentes muestra una acción sistemática de desvío de armas presuntamente par...

Autor