Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Dos veces presidente
Ir

Dos veces presidente

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Fotos
El Congreso se vio obligado a repetir la elección de su Junta Directiva para el período 2018-2019, por disposición de la Corte de Constitucionalidad que encontró una ilegalidad en la primera elección.

Álvaro Arzú Escobar lucía el jueves más sonriente que de costumbre. Su alegría, contagiosa, se reflejaba en el rostro de Felipe Alejos Lorenzana. Los jóvenes diputados celebraban haber hecho historia en el Congreso de la República. En menos de un mes lograron sumar votos suficientes para ser electos presidente y vicepresidente del Organismo Legislativo. La primera vez, el 13 de enero pasado, 92 legisladores les apoyaron para dirigir la Junta Directiva del parlamento; y en la segunda, celebrada el jueves, lo hicieron 90.

“Es el máximo honor que he recibido en mi vida, ser electo presidente del Congreso dos veces en dos semanas”, fue la única frase que dijo Arzú Escobar, tras ratificación de su mandato, evitando ser cuestionado por los periodistas.

La elección debió repetirse por disposición de la Corte de Constitucionalidad (CC), que dio razón a la organización Acción Ciudadana sobre que entre los diputados elegidos para dirigir el Congreso el 13 de enero había quienes tenían impedimento legal de ocupar algún cargo directivo por tránsfuga. Es decir, por haber abandonado el partido político por el fue elegido y cambiado a otro. La disposición fue incluida en las reformas a la Ley Orgánica del Legislativo aprobadas en 2016.

Lee también: Arzú y Morales unen fuerzas o el pacto de corruptos se consolida

Y aunque en ambas contiendas Arzú y Alejos cantaron victoria, la negociación de los votos para la elección del jueves fue más “difícil”. Es que entre una y otra, mucha agua había pasado bajo el río. Cosas de política y de justicia. Esta vez, una petición para que le sea retirada la inmunidad (para ser investigado por tráfico de influencias y cohecho activo) pesa sobre el Primer Vicepresidente, lo cual lo pone en una posición de debilidad ante la posibilidad de que los tribunales accedan a la misma. Además, las minoritarias bancadas de oposición, encabezadas por la Unidad Nacional de la Esperanza y Encuentro por Guatemala, limaron diferencias y ofrecieron batalla con una planilla encabezada por Luis Fernando Montenegro; solo obtuvieron el apoyo de 55 diputados (de los 80 que necesitaban), pero marcaron distancia.

Lee también: El cartel de los millonarios traficantes de influencias

Desde las bancadas de oposición se escucharon denuncias sobre supuestas negociaciones fraudulentas entre el partido oficial y el Ejecutivo con los diputados que votaron a favor de la planilla ganadora, pero ninguno aportó pruebas ni aceptó ser identificado.

El temor de que las investigaciones por casos de corrupción del Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) los alcance, sigue siendo el principal punto de coincidencia entre la mayoría de legisladores. 

Simone Dalmasso

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a