Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
De su pluma socialista
Ir

De su pluma socialista

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
3 09 18

Read time: 4 mins

Eso dijo de mis escritos una persona cuando publiqué en las redes sociales el comunicado de la doctora María Consuelo Porras Argueta, fiscal general de la república y jefa del Ministerio Público, en el cual ella fijó su postura con relación a la tromba desatada por el presidente Jimmy Morales.

A raíz de semejante absurdo (del presidente), se puede notar cada vez más que a los corruptos el único argumento que les está quedando es acusar peyorativamente de izquierdismo o socialismo cualquier intento que acometa a su guarida. Porque ¿cómo diablos se les ocurre —por ejemplo— que el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, es izquierdista?

Advirtamos las posturas estadounidenses en relación con el enésimo affaire de Morales y distingamos sus fuentes, que de izquierdistas nada tienen. Se trata de los conservadores.

De Biden, vicepresidente de los Estados Unidos de América: «La decisión del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, de dar por concluido el mandato de la Cicig representa un serio golpe a los esfuerzos anticorrupción en el hemisferio. La administración estadounidense debería condicionar su asistencia a la continuación de las operaciones de la Cicig».

De la Embajada de los Estados Unidos en Guatemala: «Ref. #2018-45. Desde 2013, el Gobierno de los Estados Unidos ha donado 148 vehículos Jeep J8 al Gobierno de Guatemala. Estos vehículos fueron donados para que las Fuerzas de Tarea Interinstitucionales Tecún Umán, Chortí y Xinca combatieran la actividad criminal y el narcotráfico en las fronteras de Guatemala. Varios de estos vehículos fueron observados recientemente en la Ciudad de Guatemala, incluso cerca de la Cicig y de la Embajada de los Estados Unidos. Estados Unidos está vigilando de cerca que todo el equipo donado para la aplicación de la ley en Guatemala sea usado de manera apropiada y según los acuerdos bajo los cuales fueron donados».

De la Embajada de los Estados Unidos en Guatemala: «Ref. #2018-45. 31 de agosto de 2018. Comunicado de prensa. Estados Unidos es consciente de la decisión del Gobierno de Guatemala de no renovar el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). Como lo han declarado muchos altos funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos, creemos que la Cicig es un socio efectivo e importante para luchar contra la impunidad, mejorar la gobernanza y hacer que los corruptos rindan cuentas en Guatemala».

De Adriana Beltrán, directora de Seguridad Ciudadana de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA): «La comisión anticorrupción de #Guatemala, @CICIGgt, juega un papel fundamental en la lucha contra el crimen organizado, que lleva a muchos a huir de Centroamérica. Es indispensable que el Congreso de Estados Unidos deje claro que esta acción acarreará serias consecuencias».

[frasepzp1]

De Norma Torres, congresista por el estado de California: «Estoy consternada por la decisión del presidente Morales de no renovar el mandato de la Cicig o la visa de su comisionado, Iván Velásquez. Con esta decisión, el presidente ha abandonado por completo la promesa de campaña de un gobierno más transparente».

De los representantes Eliot L. Engel, miembro de junta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, y Albio Sires, miembro de junta del Subcomité de la Cámara de Representantes del Hemisferio Occidental: «Condenamos enérgicamente la decisión del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, de no renovar la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) cuando su mandato expire el próximo año. El anuncio de hoy es un importante retroceso para Guatemala en su lucha contra la corrupción y la impunidad. La Cicig ha sido transformadora al llevar justicia a los guatemaltecos comunes, e instamos al presidente Morales a reconsiderar esta decisión desacertada. Además, tomamos nota de nuestra grave preocupación por las provocaciones del presidente Morales a la Cicig a través de una presencia militar y policial innecesaria».

Por el amor de Dios, ¿alguien puede argumentar que las personas mencionadas y los funcionarios de la embajada estadounidense en Guatemala son izquierdistas? Y no listo más nombres por falta de espacio.

El culmen de la estulticia de Morales y de sus adláteres fue haber enviado vehículos artillados donados por Estados Unidos para provocar a los miembros de la embajada. Ya me imagino (a manera de broma) cómo temblaban los marines que resguardan al embajador. Conste que algunos miembros del Ejército se desmarcaron de inmediato de semejante tontada. Explicaron que los vehículos no eran de la institución armada, sino del Ministerio de Gobernación.

Pueblo de Guatemala, no nos polaricemos. Aquí no hay luchas de izquierdas, derechas u otras ideologías. Aquí se trata de una lucha del bien contra el mal. De la ley contra la corrupción, de la justicia contra la injusticia y de la moral contra la inmoralidad. Así sea Morales el primer apellido de don James.

Y entiéndase: mi pluma tiene tanto de socialista como yo de Napoleón Bonaparte.

Aquí no hay luchas de izquierdas, derechas u otras ideologías. Aquí se trata de una lucha del bien contra el mal.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a