Cerrar

De cómo distinguir un gato de una liebre
Ir

De cómo distinguir un gato de una liebre

redes sidebar
Tipo de Nota: 
Editoriales

La desnutrición crónica infantil se redujo 1.7% en el último año, según el Diario de Centroamérica, y el Gobierno, ansioso por obtener resultados, enseguida se lo atribuyó al Pacto Hambre Cero. Desde su concepción, las metas de Hambre Cero eran altísimas y las esperanzas de todos también. De Naciones Unidas, promotora del modelo y en parte esclava de su éxito o fracaso, a los Estados Unidos, pasando por el Gobierno, todos hablamos de lo importante que es reducir la desnutrición. Estamos tan necesitados de buenos resultados y se han invertido tanto dinero, ilusión y esfuerzo que existe la necesidad de que la cosa funcione. Entonces, la desnutrición crónica se redujo 1.7% en el último año. Es una buena noticia. Bueno, pues en realidad no.

No nos confundamos.

Por un lado la encuesta no dice que la desnutrición crónica infantil se redujo un 1.7% en el último año. Bien lo reconoce el Gobierno. Dice que se redujo un 1.7 puntos porcentuales en una muestra de 166 municipios a los que el Ejecutivo da prioridad en sus intervenciones, es decir, en esos 166 municipios la prevalencia de desnutrición crónica infantil cayó de 59.9% a 58.2%. Es una diferencia sustancial, porque ni sabemos lo que pasa en el resto del país ni podemos e...

Autor