Cerrar

Ir

Celestialmente perverso*

La familia no queda fuera. Solo se queda sin excusas para no hablar del tema.
Tipo de Nota: 
Opinión

Celestialmente perverso*

10 de Febrero de 2016
Tiempo aproximado de lectura: 7 mins

Soy mujer, soy humanista, soy científica. Para saber la primera quizá baste con verme, quizá no. Para saber las otras dos se necesita, por lo menos, entablar algún tipo de diálogo. Para entender lo que esas tres cosas juntas significan se necesita mucho más.

Redes-lateral

En el costal puedo agregar que soy blanca, latinoamericana, guatemalteca, de clase media; que tuve acceso a educación superior; que tengo un nombre, el apellido de mi padre y el de mi madre; que mis padres están vivos; que no estoy casada y no tengo hijos… Todo eso me hace quien soy. Tuve la fortuna de acceder a muchas cosas que la mayoría de guatemaltecos no tienen. Sí, hablo desde el privilegio. Tuve la oportunidad de elegir: elegir si quiero formar una familia o no y cuándo, escoger una ed...

Autor



Nota:
Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Ver Comentarios
Autor
a
a

Un solo correo

Comienza cada semana con las
notas más relevantes de
Plaza Pública

Suscripción
Suscripción
Lo más importante
de Plaza Pública en tu correo eletrónico