Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Caso Odebrecht: Sinibaldi y Baldizón, los socios
Ir

Caso Odebrecht: Sinibaldi y Baldizón, los socios

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Este es el tercer caso en que el MP y la Cicig señalan a Sinibaldi de haber participado en hechos delictivos durante el gobierno del PP
La negociación de la trama fraudulenta inició en diciembre de 2011 cuando Sinibaldi se reunió en Guatemala con un directivo de Odebrecht.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Entre abril de 2014 y abril de 2015, la constructora brasileña pagó sobornos por US$17,9 millones a políticos guatemaltecos que se esforzaban por aparentar rivalidad ante la opinión pública, cuando en realidad eran socios en negocios sucios. Las siguientes fases de la investigación prometen nuevos nombres y detalles.

Un año exacto tardó el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), en determinar la supuesta participación de Alejandro Sinibaldi Aparicio y Manuel Antonio Baldizón Méndez, en el caso Odebrecht. Miles de documentos analizados, decenas de investigadores y expertos en inteligencia financiera, una decena de viajes a Brasil, Panamá y Estados Unidos, y al menos —de momento— dos testigos protegidos (altos ejecutivos de la constructora brasileña), forman parte del trabajo realizado durante ese tiempo para armar la Fase I de la investigación.

En las próximas semanas, anunció la fiscal general Thelma Aldana, se conocerán detalles de las siguientes fases (una o dos más), en las que se prevé se alcance a otros actores políticos y empresariales del país. De momento los reflectores están puestos sobre Sinibaldi y Baldizón, actores de primera línea en la negociación de las coimas que Odebrecht repartió en Guatemala, de la misma manera que lo hizo a lo largo de América Latina durante los últimos tiempos.

Sandra Sebastian

Este es el tercer caso en que el MP y la Cicig señalan a Sinibaldi de haber participado en hechos delictivos durante el gobierno del Partido Patriota (PP), en el cual fue ministro de Comunicación. Antes fue implicado en los casos de Cooptación del Estado y Corrupción y Construcción. Se encuentra prófugo desde junio de 2016. Contra Baldizón, candidato presidencial del desaparecido partido Libertad Democrática Renovada (Lider) en las elecciones de 2015, hasta el momento solo se le ha implicado en este caso. El poderoso político y empresario petenero, desde enero de 2016 se movía entre Ecuador, República Dominicana y Miami (EE.UU.), desde donde dirigía sus negocios. Justo al intentar ingresar a esa ciudad del estado de Florida, fue detenido el pasado sábado. Fuentes del MP aseguran que el Departamento de Estado estadounidense le había revocado la visa de ingreso a ese país dos días antes, y que un juzgado de Mayor Riesgo de Guatemala había emitido una orden internacional de captura al día siguiente. Para evitar su deportación a Guatemala, ha pedido asilo político en Estados Unidos. Mientras se resuelve su situación, permanece recluido en un centro de detención de migrantes de Miami.

[frasepzp1]

“Un caso como este, de carácter internacional, que implica a tantas personas e instituciones en diferentes países, no se puede investigar en dos meses como quisieran los críticos”, explica una fuente cercana a la Cicig. La Comisión y la Fiscalía, agrega, “no pueden responder a los tiempos ni a los intereses políticos” de ningún grupo. “Hay que saber esperar”.

En clave carioca

Quienes ofrecieron al MP y la Cicig la información más valiosa sobre la participación de Sinibaldi y Baldizón en esta trama de corrupción, fueron dos ejecutivos de Odebrecht cuyos nombres no fueron revelados. Ambos precisaron fechas, reuniones, números de cuentas de bancos en el extranjero, nombres empresas Off shore y de personas a quienes la constructora brasileña depositó los sobornos. Los dos fueron aceptados como testigos protegidos, se les concedió criterio de oportunidad y se les impuso una multa de Q500 mil a cada uno.

[relacionadapzp1]

La empresa brasileña pactó con el MP pagar a Guatemala en concepto de reparación por el daño ocasionado al país, US$17,9 millones, la misma suma que entregaron en concepto de sobornos a los políticos guatemaltecos. También devolverá el material que adquirió para la construcción de la obra objeto de corrupción, emitirá una disculpa pública al país por los daños ocasionados y renuncia a cualquier demanda o arbitraje por incumplimiento del contrato.

Al margen de ello, la Procuraduría General de la Nación (PGN) iniciará un proceso judicial en contra de la constructora ante tribunal Contencioso Administrativo, con el objetivo de obtener un resarcimiento a favor del Estado guatemalteco. Odebrecht recibió el 71% del monto total del contrato gracias a la intervención de Sinibaldi, y apenas realizó el 32% de la obra.

Archivo

“En su declaración el colaborador 1 señala que Alejandro Sinibaldi pidió un porcentaje del 7.5% del monto del proyecto”, explicó Aldana. Es decir, US$17,9 millones de los US$249,824,349.24 en que pactaron la ampliación de la carretera CA-2 Occidente del corredor del Pacífico. Esa suma fue obtenida por medio de dos créditos internacionales, uno con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil, y el otro con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), los cuales fueron aprobados por el Congreso de “urgencia nacional” a finales de 2012.

[frasepzp2]

Según el MP, la negociación de la trama fraudulenta inició en diciembre de 2011 cuando Sinibaldi Aparicio se reunió en Guatemala con un directivo de Odebrecht. En enero 2012, tras asumir como ministro de Comunicaciones, ya se había pactado la adjudicación del contrato a favor de la constructora brasileña.

Los testigos protegidos explicaron que Sinibaldi pactó con Odebrecht que los pagos se hicieran por medio del Meinl Bank de Antigua y Bermuda, a través de su concuño Juan Arturo Jegerlehner Morales y el abogado Juan Ignacio Florido, ambos en prisión por el caso de Construcción y Corrupción.

Las investigaciones del MP y Cicig también implican a Carlos Arturo Batres Gil, prófugo desde el pasado fin de semana, quien habría recibido dinero de los sobornos acordados con Sinibaldi. Batres Gil, fue secretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, e hijo del exdiputado y empresario farmacéutico Carlos Arturo Batres Rivera.

Entre abril 2013 y abril de 2015, Odebrecht hizo siete desembolsos ilícitos a favor de los guatemaltecos. Suspendieron los pagos justo después del 16 de abril de 2015, cuando salieron a la luz las primeras investigaciones del caso de La Línea. Según las investigaciones, Alejandro Sinibaldi recibió al menos US$9,3 millones en sobornos; Jegerlehner Morales US$2,6 millones; Batres Gil US$4,9 millones, y Baldizón US$1,3 millones. Se cree que parte de ese dinero fue distribuido entre otros implicados en el caso que, se espera, sean incluidos en la Fase II.

El próximo presidente de Guatemala

Manuel Baldizón llegó a Odebrecht por medio de Alejandro Sinibaldi. En 2013 el entonces ministro de Comunicaciones le presentó el candidato presidencial de Lider a los directivos de la constructora brasileña. Para entonces Baldizón era el favorito para ganar las elecciones presidenciales de 2015, según las encuestas. La coima pactada para el candidato fue de US$3 millones. Pero solo recibió U$1.3 millones a través de depósitos hechos a su abogado Diego Chacón Yurrita, y a Pablo Mauricio Yañez Guerra, hombre de confianza. El MP asegura que Jorge Eduardo Antillón Klussmann, capturado el fin de semana, y Axel Antonio Arauz Monzón, citado a prestar declaración, también formaban parte de la red de sobornos.

Sandra Sebastian

“Manuel Baldizón le dijo a los directores de Odebrecht que él sería el próximo presidente de Guatemala y fue por ello que gestionó el pago de los sobornos”, dijo Iván Velásquez, comisionado de la Cicig, durante la conferencia de prensa en la sede del MP. Para entonces, Sinibaldi también aspiraba a ganar las elecciones presidenciales. Era el candidato del Partido Patriota, aunque las encuestas lo ubicaban por debajo de Lider. Desistió de su empeño presidencialista luego de que su agrupación empezará a caerse en pedazos en 2015 por los casos de corrupción que el MP y la Cicig empezaron a presentar.

A la espera de la Fase II. 

Autor
Edición
Autor
a
Edición
a