Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Capítulo 11. Una campaña internacional de denuncia. Lucía, junio de 1984
Ir

Capítulo 11. Una campaña internacional de denuncia. Lucía, junio de 1984

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Cinco días más tarde, un Jueves Santo, su cuerpo, el de su hermano Maynor René, de 21 años, y el de su hijo Augusto Rafael, de dos años, aparecían en su ve­hículo, en el kilómetro 19 de la carretera que condu­ce a Boca del Monte. Los asesinos organizaron la es­cena del crimen como si se tratase de un accidente de trán­sito. Pero Rosario Godoy tenía la ropa interior lle­na de sangre, mordidas en los pechos y a su bebé le habían arrancado las uñas.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información

Read time: 6 mins

Como una enredadera, la guerra se entrelazó con la vida. Algunos murieron asfixiados por ella. Otros supieron trepar. Esta es la historia de dos hombres, la Universidad de San Carlos y un crimen. Las vidas de Vitalino Girón, un expolicía que acabó siendo uno de los últimos intelectuales del partido comunista, y del rector Eduardo Meyer se entrecruzaron en 1984, cuando el Ejército aún decidía quién podía vivir en Guatemala y quién no. Documentos del Archivo Histórico de la Policía Nacional permiten comprender la lógica de una de las últimas campañas de “control social” contra el movimiento sindical ejecutadas por la dictadura militar.

Tras el secuestro de Carlos Cuevas Molina, sus hermanas op­taron por salir del país. Su esposa, Rosario Godoy, de­cidió quedarse.

En Guatemala, Rosario Godoy lideraba marchas y concentraciones de protesta; en Costa Rica, su suegra y sus cuñadas comenzaban una campaña internacional de denuncia. Hablaron con medios, contactaron con Amnistía Internacional, hacían ruido.

En 1984, Lucía Cuevas estudiaba en la Usac, y par­ticipaba ...

Autor
Autor
a
a