Cerrar

x
Ir
Fotos
La aldea Pambach, Alta Verápaz. Los pobladores esperan a sus muertos.Los niños también lloraron en el interior de la ermita donde oraron por los hombres que regresaron al pueblo. En el antiguo destacamento militar de Cobán fueron encontradas 533 osamentas por la FAFG. Se han identificado 22. Padre e hijo son llevados a casa para velarlos. Una camisa blanca y pantalones nuevos visten los huesos de Fernando Cal.Fabiana Xuc Moos le da la bienvenida a Fernando, su esposo. El velo de novia de su esposa cubre la osamenta de Santiago Jalal.Matilde Chiquín besa la caja que contiene los huesos de su hijo Santiago, así como lo besaba cuando era un bebé, de la cabeza a los pies.Los vivos descansan con los muertos. Ciriaca Caal sostiene los retratos de su esposo y su hijo, Esteban Tul y Alberto Caal.El único hombre que sobrevivió. Lo hirieron con machete y contó lo que vio.Un último recorrido por el pueblo. La comunidad lingüística Poqomchi' también fue víctima de la guerra en Guatemala. Habitan las regiones de Alta y Baja Verápaz y El Quiché.Un nicho para los seis hombres de Pambach. "Juntos los encontraron, juntos se van enterrar", acordaron sus familiares. Después de 31 años Fernando Cal Jalal, Santiago Jalal Ja, Esteban Tul Tul y su hijo Alberto Caal, Baldomero Chiquín y Alberto Baaz, tienen un lugar para que sus familiares les lleven flores.

Los hombres vuelven a casa

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar

Tranquila, viejita, que él ya nunca más va a irse de aquí. Secate esa única lágrima que te ha quedado y abrazalo otra vez, como te vi hacerlo cuando llegó. Fabiana, querías tocarlo, verlo, saber si era de verdad. Pero la cajita que te entregaron ya no pesaba, y tu Fernando era un hombre fuertote, que cuando volvía de vender el lazo de maguey en las aldeas de las Verapaces levantaba a los patojos del suelo con una sola manaza. A los siete que ya estaban crecidos y al octavo que guardabas en tu...

Autor
Autor
au
a