Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
La patria del finquero
Ir

La patria del finquero

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Opinión
4 08 11

Read time: 7 mins

De nuevo, la violencia finquera. Su reciente víctima se llamaba Sergio de León. Junto a su muerte, 250 familias de Santa Cruz Muluá, Retalhuleu, quedaron sin casa y alimento. 450 agentes de la Policía Nacional Civil y 60 del Ejército, armados con equipo de última generación, ejecutaron la orden emitida por el juez de paz Nery Arias.

 

Una de las cosas más notorias que anteceden a este desalojo es la relación “contractual” que había entre campesinos y la finquera Gladis Dubón. El acuerdo —hablado— era que los mozos, en clara relación servil, debían dar a la “señora” tres quintales de ajonjolí por manzana cosechada para asegurar el derecho al uso de la tierra.

¿A qué nos recuerda esa relación social? Ah sí, al feudalismo. El asunto es que los problemas del agro guatemalteco no nacen ahora, ni son causado...

La resistencia de estas comunidades de campesinos es una muestra de cómo la ciudadanía se construye en la rebeldía y lucha por la sobrevivencia.
Autor

NOTA:
Las opiniones expresadas en este artículo sonresponsabilidad exclusiva del autor. Plaza Pública ofrece este espacio como una contribución al debate inteligente y sosegado de los asuntos que nos afectan como sociedad. La publicación de un artículo no supone que el medio valide una argumentación o una opinión como cierta, ni que ratifique sus premisas de partida, las teorías en las que se apoya, o la verdad de las conclusiones. De acuerdo con la intención de favorecer el debate y el entendimiento de nuestra sociedad, ningún artículo que satisfaga esas especificaciones será descartado por su contenido ideológico. Plaza Pública no acepta columnas que hagan apología de la violencia o discriminen por motivos de raza, sexo o religión
Autor
a
a