Cerrar

x
Menú
Facebook Facebook
Buscar
Ayuda
Habrá que ajustar el modelo
Ir
Opinión

Habrá que ajustar el modelo

redes sidebar

La economía del país se desacelera. Ya las autoridades revisaron a la baja las expectativas de crecimiento. Y los índices de percepción de los agentes económicos también van consecutiva y consistentemente a la baja.

En historia económica se aprende que existen hechos causantes y hechos desencadenantes de los fenómenos económicos. Muchos de los analistas con presencia en los medios encuentran atractivo culpar de la desaceleración a la crisis política de las últimas semanas, ocasionada por las protestas que piden la renuncia del presidente y de los 107 diputados que impulsaron reformas a leyes en el Congreso, consideradas instrumentos para perpetuar un modelo de corrupción e impunidad.

Hay otros que, encontrándose en un grupo de interés distinto, sostienen que la crisis económica se origina en la estrategia de combate de la corrupción implementada de 2015 a la fecha, siempre dándole un carácter coyuntural y en función de temas políticos. La verdad es que estas dos circunstancias pueden ser los hechos desencadenantes, mas no pintan para ser los hechos causantes. Las causas son estructurales y se encuentran afincadas en falencias de la estructura productiva y en la debilidad de las instituciones, que no permiten aprovechar las virtudes que se conocen y pregonan del modelo económico vigente.

Al momento de encontrar una salida y superar la crisis política, habrá que revisar el modelo económico vigente y fomentar una discusión informada, amplia y seria sobre su vigencia. Después de un poco más de tres décadas de ser implementado, no todo ha sido malo, pero hay aspectos de él que pueden estar cerca del agotamiento, dadas algunas condiciones actuales de los entornos nacionales e internacionales.

Los ajustes al modelo no podrán construirse a partir de parches. Se requerirán esfuerzos de la doctrina a la práctica que permitan adecuarse a los tiempos a sabiendas de que los rezagos son enormes, por lo que habrá que diseñar instrumentos de política que fortalezcan intertemporalmente la creación de capitales y nos preparen para recuperar condiciones de bienestar para la población. No se parte de cero. Algunos productos generados recientemente, como el plan K’atun o la propuesta de Política Nacional de Productividad y Competitividad, contienen elementos que se deben considerar y administrar en las dimensiones del espacio y el tiempo.

Texto
Texto