Cerrar

x
Dos alcaldes, una alcaldía, y un problema con la Historia
Ir

Dos alcaldes, una alcaldía, y un problema con la Historia

Recibe nuestro resumen semanal en tu correo
Un líder comunitario que pide no ser nombrado afirmó que la repetición de las elecciones es, entre otras cosas, una represalia en contra de la población por haber testificado en el juicio contra Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez. “Nos están confrontando y distrayendo. Buscan que entre nosotros mismos nos matemos, y poner así a la vista externa que el pueblo ixil es conflictivo. Quieren que se diga que entre ixiles se pelean, y unos creen que hubo genocidio y otros que no”, expuso.
Acerca de la alcaldía indígena, Virgilio Bernal opina: “Son los que provocaron el conflicto. Sus miembros son ex-combatientes, responsables de que corriera sangre”.
La fotocopia de una publicación de prensa fue fotocopiada y vendida por los lustrabotas en el parque central de Nebaj.
El alcalde de Nebaj, Pedro Cobo Raymundo en su oficina.
Concentración en el Salón Municipal de Nebaj.
Concentración en el Salón Municipal.
Concentración en el Salón Municipal.
Evento en el parque central de Nebaj.
Roberto Alejos, fundador del movimiento político “Todos”, abraza a María Rosa Pérez, Concejala Tercera, en el salón de reuniones del edificio municipal.
Rosa Santiago mira los afiches electorales del Partido Patriota pegados desde hace dos años en la pared de su casa.
Rosa Sánchez Marcos sostiene la última resolución del Tribunal Supremo Electoral, TSE, a favor de Virgilio Bernal.
De izquierda a derecha: el Alcalde Indígena Miguel Brito, el Alcalde Auxiliar Gerónimo Sánchez, el Segundo Regidor Gaspar de Paz y el Primer Regidor y primer Mayor de la aldea Acul, Manuel Raymundo.
redes sidebar
Tipo de Nota: 
Información
Read time: 21 mins
Historia completa Temas clave

Nebaj tiene un problema, o varios. El más evidente es un error en la boleta electoral que originó, desde el 2011, una absurda trifulca entre los dos políticos más destacados del Municipio. Pero esta disputa por dirigir la comuna es abonada, además, por la polarización de la población ixil en torno al juicio por genocidio y por la llegada de las hidroeléctricas. La contienda entre dos alcaldes se convierte en perfecta metáfora del sistema.

La plaza de Santa María Nebaj luce casi como en los días tranquilos: las señoras vestidas con el corte rojo encarnado se dirigen al mercado con sus canastos, enjambres de niños flacos buscan a quien lustrarle los zapatos, los muchachos retocan sus peinados con el agua de la fuente y las farmacias disparan música ensordecedora hacia la calle. Todo normal.

Pero algo rompe con la cotidianidad: es sábado, y los balcones de la municipalidad están atestados. Es la gente del alcalde de Nebaj, Pedro Raymundo Cobo. Ocupan el edificio para evitar que los seguidores del “otro alcalde” de Nebaj, Virgilio Jerónimo Bernal Guzmán, se apoderen del edificio.

Una batalla judicial y política opone a estos dos hombres desde los días siguientes a que se conocieran los resultados de las elecciones en septiembre del 2011. Los amparos, resoluciones, y fallos de diversos tribunales y juzgados del país han urdido tal embrollo que sería muy arriesgado decir cuál de los dos hombres es el alcalde legítimo y cuál está usurpando sus funciones.

La última resolución del TSE ordena que Pedro Cobo, alcalde electo en el 2011 por la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), le entregue el cargo a Virgilio Bernal, candidato perdedor del Partido Patriota. Sin embargo, un amparo otorgado por un juzgado de menor rango mantiene a Cobo en su puesto, a la espera de que la atareada Corte de Constitucionalidad resuelva. En este compás de espera, los partidarios de Cobo se han declarado en resistencia pacífica y resguardan la municipalidad las 24 horas.

Dos viejos zorros políticos y una misma loma

Desde hace 20 años, la política nebajense tiene dos caras: la de Bernal y la de Cobo. Ellos dos se han disputado la municipalidad en cada elección. La suerte y los votos, han favorecido a veces a uno, y a veces al otro. Esta notable fidelidad de la población se dirige hacia los hombres y no hacia sus colores, los cuales han ido cambiando con el tiempo. Mientras Bernal pasó del azul FRG al naranja del PP, Cobo empezó su carrera con el comité cívico “Cotón”, antes de pasarse al verde Uneísta. Hoy defiende la corbata morada de TODOS.

Pedro Raymundo Cobo, maestro de preprimaria bilingüe con permiso del Ministerio de Educación para ausentarse de su puesto por sus cargos políticos, fue concejal de 1992 a 1996, y alcalde de 1996 al 2004. En las elecciones del 2003 fue vencido por Virgilio Bernal Guzmán, abogado conocido también como Pap Xel. Bernal fungió como alcalde durante dos mandatos, del 2004 al 2012 antes de cederle nuevamente el puesto a Cobo, después de los polémicos comicios del 2011.

La competencia entre ellos no puede calificarse de leal. El Ministerio Público (MP) de Nebaj registra las numerosas veces en que uno u otro ha venido a denunciar a su contrincante por los más variados motivos: injuria y amenazas, difamación, coacción, incumplimiento de deberes. Ambos alcaldes, entrevistados por Plaza Pública, se acusan mutuamente de corrupción. Los dos afirman que el otro ha saqueado la municipalidad. Hasta ahora, ningún alcalde ha sido llevado a juicio, y las investigaciones duermen en distintas fiscalías del Quiché.

En el 2011, Pedro Raymundo Cobo pasó unas semanas en prisión, luego de que su adversario impulsara una denuncia por la construcción del mercado de Nebaj, cuando él era alcalde. Fue liberado por falta de pruebas y el caso fue archivado.

A su vez, Cobo ha interpuesto este año dos nuevas denuncias en contra de Bernal. Lo acusa de haber robado un manuscrito que representa el título de propiedad del ejido de Nebaj. Esto no representa un real peligro en cuanto a la tenencia de las tierras, ya que el Registro de la Propiedad de Quetzaltenango resguarda una copia del título, pero simbólicamente, la desaparición del manuscrito preocupa. Cobo acusa también a Bernal de haber sustraído de la municipalidad otro símbolo importante: las varas de autoridad. Preguntado al respecto, Virgilio Bernal indicó que no se le podía acusar de esto puesto que él “no ha entregado la alcaldía” y que Pedro Cobo “se ha apoderado ilegalmente de esta”.

Los partidarios de Pedro Cobo acusan también a Virgilio Bernal de haberse aprovechado de erario municipal mediante una empresa constructora llamada B&Q. Afirman que ésta le pertenece de facto, y que nómbrelas siglas B&Q provienen de Bernal y Quezada, los dos asociados. El Registro Mercantil indica que los propietarios de la empresa son Jorge David Quezada Aguilar e Isabel Encarnación Aguilar Balsells. Según Pedro Raymundo Cobo, estas personas son familiares cercanos de Bernal, pero Plaza Pública no lo ha podido comprobar.

Lo que queda claro es que durante los dos periodos con Bernal en la alcaldía, la constructora B&Q fue beneficiada con millonarios contratos. Según el portal Guatecompras, entre los años 2006 y 2012, la municipalidad de Nebaj le adjudicó obras en 38 ocasiones, por un total que sobrepasa los Q30 millones.

Bernal también tiene, desde el 2004, una denuncia por robo agravado interpuesta por la Red de Mujeres Ixiles de la aldea La Pista. Representantes de esta red no quisieron hablar con Plaza Pública sobre este tema, pendiente de ser conocido por los tribunales.

Las elecciones que dividieron Nebaj

Con las elecciones de septiembre del 2011, la pelea entre los dos alcaldes subió de tono y trascendió en los medios, con la recusación del resultado por parte del Virgilio Bernal.

En los comicios, Pedro Cobo obtuvo 12,202 votos, mientras que Virgilio Bernal obtuvo 8,971. Una diferencia contundente. Pero he aquí el detalle: el nombre de Bernal no aparecía en la boleta electoral. Aparecía el logotipo del Partido Patriota, pero en vez de la foto y del nombre del candidato, aparecía la mención “Vacante”.

Según Jimmy Ronald Ren Ixcamparij, diputado del Quiché por el PP, “esto desanimó a la gente, y muchos no fueron a votar”. Simpatizantes de Virgilio Bernal afirmaron a Plaza Pública que, de haber aparecido el nombre de su favorito, hubieran ganado fácilmente las elecciones. Lo que los simpatizantes de Pedro Cobo niegan con vehemencia.

Curiosamente, durante las elecciones, nadie protestó por esta omisión. El proceso se llevó a cabo con normalidad, y fue avalado por los observadores internacionales. Inmediatamente después de conocerse los resultados, el hasta ese momento alcalde, Virgilio Bernal, aceptó su derrota y, ante medios locales, resaltó que cuatro años pasaban rápido.

Sin embargo, seis días después de los comicios, Bernal presentó un recurso de nulidad en el TSE, dando inicio a una larga y absurda serie de recursos legales por parte de los dos rivales que aún no ha terminado.

El misterio de la casilla vacante

Nadie da razón del meollo del asunto: ¿Por qué el nombre de Virgilio Bernal no apareció en la boleta electoral? Ni siquiera el Tribunal Supremo Electoral, el responsable de esta omisión, es capaz de explicarla. Conjeturas, es todo lo que se puede obtener por las distintas partes implicadas.

La primera hipótesis, la que defiende Pedro Raymundo Cobo, pero también un empleado de la delegación de Nebaj del Tribunal Supremo Electoral, es que todo viene a raíz del finiquito de la Contraloría General de Cuentas (CGC) de Bernal. Resulta que, a mediados de julio del 2011, la CGC le revocó el finiquito a Bernal, así como a otros tres alcaldes (José Brígido Luna Peláez, de San Jerónimo, Baja Verapaz, y Luis Ambrosio López Chamorro, de Chinique, Quiché). Según informó elPeriódico, las anomalías detectadas en una auditoría le impidieron obtener este documento.

El carecer de finiquito prohíbe a los alcaldes iniciar un nuevo periodo en la municipalidad. Pero, paradójicamente, no les prohíbe participar en la contienda electoral. Así lo entiende en todo caso el TSE. Según elPeriódico, el 6 de agosto, los magistrados del TSE decidieron que Bernal no participara en las elecciones, pero el 15 del mismo mes, cambiaron de opinión y lo inscribieron.

A pesar de haber sido inscrito, su nombre no apareció en la boleta. El TSE nunca explicó lo que había pasado, ni siquiera en las vistas públicas ante la CSJ y la CC. Preguntada al respecto, la vocera del Tribunal, Karla Alvarado, sólo aceptó hablar en condicional: “Probablemente le hayan notificado el finiquito fuera del tiempo establecido y no dio oportunidad a la impresión de las boletas en el momento oportuno. Ese pudo haber sido el elemento primordial”.

Algo similar contestó el delegado municipal del TSE en Nebaj, Jaime Wosvelli Villatoro: “posiblemente, su inscripción se definió tarde, cuando las papeletas ya estaban impresas.”

Virgilio Bernal niega que el problema tenga que ver con el finiquito. Según su versión, Cobo, con la ayuda de Carlos Enrique López Girón, diputado por el departamento de Quiché que llegó al Congreso por la UNE y ahora es de la bancada de TODOS, compraron voluntades en la sede del TSE de Santa Cruz del Quiché de manera que se retirara su nombre de la papeleta.

El diputado lo niega tajantemente. “Es una de las tantas tonterías que dice la otra parte. Si yo tuviera la capacidad de manipular al TSE, cómo se explica que ahora éste quiera repetir las elecciones”, afirma Carlos López, antes de explicar que todo se debe al finiquito de Bernal.

Aunque el TSE nunca externó los porqués del asunto, este organismo procedió a dos destituciones por el caso de las elecciones de Nebaj. Según Virgilio Bernal, estas dos destituciones son la prueba de que hubo complot en su contra, y que el TSE, al darse cuenta, destituyó a los responsables. La primera destitución es la del director del Departamento Organizaciones Políticas del Registro de Ciudadanos, Francisco García Cuyún.

La segunda, es la del delegado del TSE en Santa Cruz del Quiché, Augusto Rolando Muñoz. Éste obtuvo un amparo que le mantiene hasta ahora en su puesto. Se le preguntó a Muñoz las razones por las cuales se había omitido el nombre de Bernal en la papeleta.

-No lo sé. Eso no tiene nada que ver con nosotros, y el TSE de Guatemala no nos ha informado de nada.

-Sin embargo, usted está en proceso de destitución por este caso.

-Sí, pero no le sabría explicar por qué. Talvez es que sólo en contra de los pequeños se vuelcan.

-El señor Bernal lo acusa de haber manipulado la papeleta para que no apareciera.

-Nada que ver. Son cosas que inventan. Nosotros no tenemos capacidad de poner o quitar a nadie de la papeleta. Nosotros sólo somos receptores: recibimos la documentación requerida para la inscripción de candidatos, y la mandamos a Guatemala. La boleta no se imprime aquí, ni decidimos quien entra en la boleta.

Rolando Muñoz afirmó que, al final, García Bernal sí cumplía con los requisitos para ser inscrito, y que esa documentación se mandó a Guatemala. Por eso, dice, se sorprendió cuando les llegó la boleta con la palabra “vacante”.

La historia sin fin de un proceso disparatado

Lo que sigue, es la batalla legal post elecciones. El que nadie parezca saber a ciencia cierta el origen del caos, convierte esta alcaldía con dos alcaldes en un pequeño monumento al absurdo judicial, en el vivo retrato de un aparato que se muerde la cola.

Inconforme con los comicios, Bernal se quejó ante el TSE. El TSE se negó a conocer sus reclamos, argumentando que tenía que haberlos presentado en el momento del conteo, y no seis días después. Bernal no se dio por vencido y se dirigió a la Corte Suprema de Justicia, la cual, en contra del TSE y del Ministerio Público, le dio la razón. El 12 de enero del 2012, la CSJ otorgó un amparo provisional a Bernal, dejando en suspenso la toma de posesión por su adversario, Pedro Cobo.

El TSE decidió obviar dicho amparo, y el 20 de febrero del 2012, bajo fuertes medidas de seguridad y conatos de peleas entre partidarios de los dos hombres, Cobo asumió el cargo.

Hubo que esperar hasta el 12 de marzo de 2012 para que la CSJ dejara en firme su resolución: dio nuevamente la razón a Virgilio Bernal, argumentando que con la palabra “vacante” en la papeleta, se violentaba el debido proceso, así como el derecho a ser electo. Ordenó por lo tanto que se repitieran las elecciones y que Cobo abandonara la municipalidad.

El pleito subió entonces a la Corte de Constitucionalidad, la cual, el 2 de agosto del 2012, confirmó el fallo de la CSJ a favor del candidato Bernal. A lo largo de estas audiencias, el TSE no se molestó en explicar el error de la boleta electoral.

Con la CC y la CSJ en su contra, el TSE aún no dio su brazo a torcer. Para retrasar la organización de nuevas elecciones, presentó una solicitud de asistencia: argumentó que si obedecía las órdenes de la CSJ, incurriría en una violación a la Constitución ya que tendría que anteponer el interés particular de Virgilio Bernal al interés general de los votantes de Santa María Nebaj. La CSJ ignoró los argumentos del TSE y le ordenó una vez más que se reinstalara a Bernal en la alcaldía y que se repitieran las elecciones.

Curiosamente, entre el momento en que la CSJ respondió a la solicitud de asistencia, y el momento en que se la hizo llegar al TSE, pasaron cuatro meses. Cuatro meses intensos políticamente para Guatemala, y especialmente para la región ixil, ya que inició el juicio en contra de Efraín Ríos Montt. Finalmente, el 29 de abril, inmediatamente después de la notificación por la CSJ, el TSE se rindió: anuló las elecciones y empezó los preparativos para unos nuevos comicios. Además, ordenó a Pedro Cobo desalojar la Municipalidad.

Roberto Alejos al rescate

En Nebaj, los efectos fueron inmediatos. Los allegados a Cobo, quien ya llevaba en el cargo un año y tres meses, se declararon en resistencia pacífica y tomaron la alcaldía. Se temió que la fuerza pública interviniera. Circularon rumores según los cuales agentes antimotines se habían concentrado en la base militar más cercana.

Cobo convocó a sus apoyos. Éstos son de lo más dispares: por un lado, organizaciones de la sociedad civil, como la Asociación ¿dónde están los niños y las niñas?, líderes comunitarios y las autoridades ancestrales del región ixil, agrupación que se opone a la minería y las hidroeléctricas, y por el otro, diputados del partido TODOS.

El domingo 5 de mayo, en un multitudinario acto público, apareció en la plaza central de Nebaj Roberto Alejos, ex presidente del Congreso de la República y quien se perfila como candidato presidencial para las próximas elecciones. Frente a una multitud venida principalmente de las aldeas de Nebaj, Alejos saludó a la tierra del “boxbol” (el plato típico del lugar), se vistió con el tradicional cotón ixil, abrazó a Pedro Cobo, apretó muchas manos, repartió sonrisas, y dio un discurso:

“Se quieren violar los derechos y la voluntad de la población de Nebaj. ¡Basta ya!”, exclamó. “Que quede claro, no tenemos miedo a que se repitan las elecciones, porque volveríamos a ganar. Pero no es legal y no es justo que se repitan porque los nebajenses ya decidieron quién era su alcalde”, agregó, mencionando después intereses poderosos y oscuros detrás del embrollo, intereses que luego, en conferencia de prensa, se negó a especificar. Terminó su discurso jurando que daría la vida por los ixiles. Luego se fue.

El apoyo de TODOS a Pedro Cobo fue más allá de los discursos. Según sus partidarios, el diputado Carlos Enrique López Girón, de TODOS, hizo gestiones hasta conseguir que un pequeño juzgado, el juzgado de la niñez y adolescencia y de adolescentes en conflicto con la ley de Santa Cruz del Quiché, dirigido por Jorge Mynor Acevedo otorgara, el 2 de mayo, un amparo provisional en contra de la decisión del TSE de repetir las elecciones.

El diputado López admitió que apoyó como “abogado y amigo”, pero rechazó la palabra “gestiones”, ya que resultaría sinónima de “prevaricato”. Agrega que cualquier tribunal de instancia puede otorgar un amparo provisional. “No hay rama que no sea susceptible de amparo”, recordó.

La CSJ podría anular sin dificultad el amparo provisional a Pedro Cobo. Misteriosamente, un mes después, la Corte no ha resuelto nada, permitiendo que el juez Jorge Mynor Acevedo, detenga las decisiones de las máximas instancias judiciales del país. Mientras, Pedro Raymundo Cobo ha podido seguir juntando aliados: diputados amigos de TODOS y de LIDER han aprovechado el respiro para presentar nuevos amparos.

Si la situación es ya de por sí enrevesada, hay que darle una vuelta de tuerca más: nadie sabe si Pedro Cobo podrá participar en los próximos comicios. Recordemos que no se trata de nuevas elecciones, sino de la repetición de las elecciones pasadas. Como lo recuerda la vocera del TSE, “Todo regresa a como estaban inscritos en el 2011. Es decir, deben presentarse los mismos candidatos y los mismos partidos.” Pero resulta que Cobo, entre tanto, ha abandonado la UNE para afiliarse a TODOS. Karla Alvarado admite no saber por lo tanto, si este podrá presentarse. “Hay que analizarlo jurídicamente”, opina. En la misma situación se encontraría el candidato que participó con Lider, y abandonó esta agrupación, y un candidato que participó con un Comité Cívico, disuelto una vez terminados los comicios. Volver en el tiempo, como lo exige la CSJ, está resultando poco menos que imposible.

Por su parte, Virgilio Bernal está convencido que la afiliación de su adversario a TODOS debería descalificarlo. Pero si esto no fuera suficiente, asegura que una vez que él, Bernal, sea restablecido en su cargo de alcalde, promoverá acciones legales en contra de Cobo, por el “saqueo de la alcaldía”, mediante facturas falsas. “Su destino es ir a la cárcel antes que participar en unas elecciones”, amenaza Bernal.

Otto Pérez Molina, también presente

El 10 de abril pasado, cuando el juicio por genocidio estaba en uno de sus puntos más álgidos, cuando uno de los testigos de la acusación lo incriminó directamente con los hechos por los que se acusa a Ríos Montt, Otto Pérez Molina visitó el triangulo ixil, usando como pretexto la entrega de Bolsas Seguras. En Nebaj, una multitud se reunió para escucharlo. Aparecieron pancartas de apoyo a su gestión, e incluso alguna que decía “No hubo genocidio”.

Pedro Raymundo Cobo pensó que esta visita suponía el reconocimiento a su autoridad como jefe edil. Él fue el encargado de darle la bienvenida al mandatario. “Como alcalde, es mi obligación darle la bienvenida al señor Presidente, y lo hice”, recuerda Cobo. Sin embargo, el discurso del alcalde fue muy directo a la hora de abordar temas polémicos:

“Queremos que la riqueza que producen nuestros ríos y montañas sean para el desarrollo de nuestra comunidad. Nuestros recursos naturales, que cuidaron nuestros abuelas y abuelos, nosotros los cuidamos para nuestros nietos y nietas”, afirmó. Acto seguido, pidió al gobernante que se suspendan los trabajos hidroeléctricos, y que se lleve a cabo un proceso de información y consulta a las comunidades. Además, exigió que las tierras nacionalizadas durante el conflicto armado, antes propiedad del ejido de Nebaj, sean restituidas con el fin de rebajar la conflictividad social en la región.

Pedro Cobo piensa que la repetición de las elecciones es un “castigo” por su discurso delante de Otto Pérez Molina. “Es parte de mi pecado mencionar estas cosas. Querían que dijera que todo iba bien, que es un excelente Presidente, que los diputados que le acompañan también son excelentes. Pero no es así. Lo que pasa, es que la verdad a veces duele.”

Los dos alcaldes y el juicio a Ríos Montt

El pleito entre Virgilio Bernal y Pedro Raymundo Cobo no es sólo el pleito entre dos políticos ixiles, dos ambiciones locales. También pone en evidencia la profunda fractura que divide a la sociedad nebajense: la que heredó del conflicto armado.

Virgilio Bernal reúne a los que niegan el genocidio. Sus detractores, como el secretario de las autoridades ancestrales de la región ixil, Miguel de León, afirman que fue él, junto con la Fundación contra el terrorismo, quien organizó la manifestación en apoyo a los generales enjuiciados que partió de Nebaj el 23 de abril. Miguel de León agrega que muchos de los manifestantes fueron engañados ya que se les dijo que la marcha era para pedir la entrega de fertilizantes y de la Bolsa Segura, y no para negar el genocidio.

Preguntado al respecto, Virgilio Bernal contesta: “Lo niego. Decir que yo promoví eso es mentira. Ésa fue una iniciativa del pueblo ixil. La población tiene derecho a expresar lo que quiere”. Acerca de la realidad o no del genocidio, afirma: “Se quiere pintar a los militares como monstruos, cuando son guatemaltecos como los demás. No hubo genocidio. Lo que hubo fue un conflicto armado y excesos, pero no sólo un bando debería estar en la silla de los acusados”.

Por su parte, la administración de Pedro Raymundo Cobo se ha caracterizado por una estrecha colaboración con la alcaldía indígena de Nebaj, organización fundada por el ex-comandante y ex-diputado de la URNG, Pablo Ceto. Esta organización busca restablecer el sistema de autoridades ancestrales en el Municipio, y se ha distinguido por sus posturas en contra de la minería y las hidroeléctricas. También exige la restitución al ejido de Nebaj de las tierras confiscadas por el Estado durante el gobierno de Efraín Ríos Montt.

La municipalidad ha apoyado a las autoridades ancestrales a resolver disputas entre comunidades, o miembros de una comunidad, sobre la tenencia de tierras. Además, el actual alcalde le ha cedido a las autoridades ancestrales, un local en el edificio de la municipalidad.

Acerca de la alcaldía indígena, Virgilio Bernal opina: “Son los que provocaron el conflicto. Sus miembros son ex-combatientes, responsables de que corriera sangre”.

Así las cosas, se entiende por qué, para varios líderes nebajenses consultados por Plaza Pública, en particular para los que aseguran que el ejército cometió un genocidio en contra del pueblo ixil, el asunto de las elecciones anuladas tiene un trasfondo ideológico importante.

Miguel de León afirma: “El regalo que le dieron a Bernal por organizar la manifestación, fue la repetición de las elecciones en Nebaj”. El líder afirma que las alcaldías indígenas no apoyan específicamente a Pedro Raymundo Cobo, sino que luchan para que no se repitan unas elecciones, cuando la población ya votó. “No somos juguetes. No estamos dispuestos a que vuelvan a pisotear la dignidad de los que votaron por un error del TSE”.

Un líder comunitario que pide no ser nombrado afirmó que la repetición de las elecciones es, entre otras cosas, una represalia en contra de la población por haber testificado en el juicio contra Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez. “Nos están confrontando y distrayendo. Buscan que entre nosotros mismos nos matemos, y poner así a la vista externa que el pueblo ixil es conflictivo. Quieren que se diga que entre ixiles se pelean, y unos creen que hubo genocidio y otros que no”, expuso.

La llegada de hidroeléctricas es también, según Pedro Raymundo Cobo, una razón más por la que el gobierno quiere reinstalar a Virgilio Bernal en la Municipalidad. “Lo que cree la gente del gobierno es que, por las hidroeléctricas y las empresas mineras, yo soy un obstáculo, porque yo no estoy de acuerdo con que vengan y no respeten a la población”, declara Pedro Cobo.

Miguel Ceto, sociólogo de Nebaj, quien está terminando su doctorado en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (EHESS), también está convencido de que detrás de la decisión de las cortes de restablecer al hombre del PP en la alcaldía, hay una motivación política. “El partido de Otto Pérez Molina tiene un arraigo muy fuerte en la región ixil. Nebaj es el último bastión que no ha ganado, puesto que controlan las municipalidades de Chajul y Cotzal. El interés real es, no solamente el tema del juicio a Ríos Montt, sino también la posibilidad del control total del ixil. Buscan tener un peón que juegue en la misma lógica que la suya”, afirma.

Por su parte, Virgilio Bernal niega todo trasfondo político en el asunto. Se remite a las resoluciones de las distintas cortes que lo han amparado, y recuerda que el problema no empezó con el juicio a Ríos Montt, sino que empezó en septiembre del 2011.

¿La paz amenazada de Nebaj?

¿Hasta dónde llegarán las consecuencias del inexplicado error del Tribunal Supremo Electoral? ¿Podrá esto agudizar la polarización que ya existía entre la población ixil, hasta desembocar en violencia?

Jimmy Ren, diputado por el Partido Patriota, cree que no. “La población de Nebaj es pacífica y no quiere confrontación. Hasta ahora, el pueblo se ha mantenido en calma, y creemos que así va a seguir”.

Otros, son más pesimistas y advierten que las concentraciones proselitistas que originará la nueva campaña electoral, podrían constituir un riesgo de desbordes de violencia.

Mientras tanto, cuando a nivel nacional se esperan las decisiones de las Cortes para reanudar el juicio por genocidio, en Nebaj sigue a la espera de la resolución de la CC que afirme o anule el amparo provisional del Juzgado de la niñez y adolescencia de Santa Cruz del Quiché. Pero sobre todo, espera que le digan de una vez por todas cuáles son sus autoridades municipales. Caciquismos locales, pugnas entre cortes y juzgados, un contexto político candente y un TSE que no da la cara, podrían agudizar las ya de por sí profundas contradicciones dentro de la población. En la plaza de Nebaj todo sigue en aparente calma. La población espera.

Autor
Autor
a
a